Conéctate para seguir esto  
Seguidores 0
Shiba87

Salud Mascotas
Alternativas para combatir el calor

2 posts en este tema

7u4HCim.jpg

 

Hace ya tiempo comentamos cómo una idea tan extensamente difundida como rapar a los perros para que pasen menos calor en verano no sólo no tenía los efectos que cabría esperar, sino que contribuía a aumentar mucho más la temperatura de sus cuerpos, resultando en un grave riesgo para su salud.
 
En esta ocasión toca hablar de lo que sí resulta saludable para nuestros amigos de 4 patas cuando tienen que enfrentarse a las altas temperaturas del verano.
 
Sobra decir que las primeras recomendaciones a tener en cuenta son las más básicas para cualquier ser vivo y las mismas que serían recomendables para nosostros, beber y siempre tener disponible agua fresca, evitar las horas de más calor, permanecer a la sombra en lugares frescos, etc. Por supuesto, jamás dejar a un perro dentro de un vehículo cerrado, ni siquiera "dos minutos".
 
Los perros, especialmente los que poseen un manto de pelo de doble capa, suelen comenzar con la muda, una de las maneras naturales que tienen para adaptarse a temperaturas más altas, al comenzar el verano o tras el último celo antes de éste. De esta manera, consiguen modificar la configuración de la capa externa para hacer frente a las altas temperaturas del período estival.
 
Debemos entender que el pelo, es el principal protector de la piel y también de un posible golpe de calor. La piel y el pelo cumplen la función de regular la temperatura corporal.
También es la principal barrera que impide la transmisión de enfermedades por parásitos como los mosquitos o flebomotos (Leishmanía)
 
 
Peluquería
 
Los profesionales de esta disciplina son responsables de garantizar, en primer lugar, la salud de nuestros amigos, en segundo su comodidad y en tercer y último lugar también cuidarán el aspecto estético para cumplir con las exigencias del propietario.
 
El procedimiento que nos viene a todos a la cabeza es, por supuesto, un corte de pelo correcto y saludable, es decir:

  • Con una longitud tal que no deje la piel expuesta. Tras el corte sólo apreciaremos pelo, la piel bajo el mando no será visible.
  • Corte y cepillado van juntos. De esta forma se elimina el exceso de subpelo.
  • El uso de maquinillas debe ser mínimo, especialmente por lo dicho en primer punto.
  • El corte será uniforme y el subpelo no superará la capa de cobertura.

Otro proceso muy recurrido, sobre todo en perros con manto de doble capa, es la muda artificial
Básicamente consiste en acelerar o forzar lo que supondría un proceso de muda natural, mediante el uso de una serie de herramientas de peluquería. El objetivo principal es eliminar el subpelo acumulado bajo la capa de cobertura, aumentando a aireación y reduciendo así la acumulación de calor.  Podría considerarse un cepillado profundo y a gran escala.
 
Podemos clasificarlo en dos tipos:

  • Muda artificial de pelo medio-largo. Se suele realizar con herramientas como el king coat, rastrillos, hoces, deslanadores, etc. El resultado es un manto más fino, compuesto casi esencialmente por la capa de cobertura. Es bastante evidente la pérdida de volumen tras este procedimiento.
  • Muda artificial de pelo corto. Para este proceso se utilizan rastrillos en forma de hoz o manoplas, ya que el pelo no es lanoso sino más parecido a cerdas.

Una técnica más laboriosa realizada por peluqueros profesionales es el Stripping. Se lleva a cabo mediante herramientas manuales con pequeñas cuchillas. La idea es arrancar el pelo muerto o muy maduro, principalmente del subpelo. El resultado visual es similar al conseguido con una maquinilla, pero con las siguientes diferencias:

  • Se elimina principalmente subpelo
  • El pelo de cobertura que se elimina se hace de raíz, así que no se debilita. La capa de cobertura no perderá longitud, evitando así que la piel quede expuesta.
  • También el subpelo se quita de raíz, lo que impide que crezca más rápido y por encima del de cobertura. Así se mantiene la estructura correcta del manto y las funciones de cada capa.

Existe el mito de que al perro le duele mucho, pero realmente no es así. La pega real es que es un proceso muy, muy, muy lento, por lo tanto mucho más caro y estresante para el perro (El peluquero que no se atreva a quejarse :maligno:).
 
 
En casa
 
Todo empieza siempre en el hogar. Mantener una buena rutina de cepillado, algún baño cuando sea necesario y, en general, todo lo relacionado con la higiene y salud de nuestro perro.
Al cepillar vamos retirando poco a poco el exceso de subpelo acumulado, tal y como en una muda artificial pero en este caso "de andar por casa". Ocasionalmente, también puede ser beneficioso bañarlo después (y si te pregunta, esto te lo recomendó otro, yo no tengo culpa :silba:), para terminar de eliminar los restos de restos de pelo muerto que puedan quedar y también para hidratar el manto y piel (usando el champú, gel o acondicionador adecuados para ello).
 
En perros cuyo pelo tienda a enredarse, nos desharemos también de los nudos, facilitando la labor al profesional de la peluquería y evitando vernos obligados a tomar medidas no tan saludables por culpa de nuestra dejadez.
 
 
Dispositivos de refrigeración
 
Y no, no estamos hablando de neveras y aire acondicionado, sino de algo más "personal".
 
Existen en el mercado multitud de soluciones para ayudar a nuestro perro a sentirse más cómodo durante épocas de calor, ya sea dentro de casa como durante los paseos.
 
 
Chalecos y collares
 
Del mismo modo que existen abrigos y chubasqueros para que nuestros perros puedan afrontar los inclemencias del tiempo durante el invierno, también existen sus versiones opuestas. Prendas diseñadas para mitigar el calor.
 
Aunque existen multitud de soluciones, las más comunes suelen estar basadas en tres conceptos bastante similares:
 

8PY1yWp.jpg


 
Prendas humedecidas que disminuyen la temperatura interior gracias a la evaporación. El chaleco/collar se empapa y se coloca sobre el perro. El agua acumulada entre las capas de material se irá evaporando, disminuyendo así la temperatura interior, mientras el perro permanece seco. Es el mismo efecto que tendríamos en un botijo.
El problema principal de este método es que para evaporar el agua es necesario el calor y/o la luz solar directa, por lo que no funcionarán demasiado bien en entornos donde no se den estas condiciones
 

PRlXuGB.jpg?1


 
De forma y aspecto muy similar, pero un peldaño más arriba, están los chalecos de gel. El principio sigue siendo el mismo, un tejido húmedo que refresca al perro, pero en este caso es un gel refrigerante el que se activa con el gua.
Son más duraderos, el efecto es más eficiente y funcionaría en cualquier entorno, pero sus componentes pueden ser tóxicos si se ingieren. Si nuestro perro es propenso a comerse la ropa que le ponemos, esta solución no sería muy recomendable.
 

yFpHw0H.jpg


 
La tercera opción es la que probablemente nos sea más lógica, pero al mismo tiempo la que ha demostrado ser más aparatosa y no demasiado eficiente.
Agua u otros fluidos congelados son una forma muy tradicional de enfriar las cosas y meter unas cuantas barras refrigerantes en un chaleco/collar después de haberlas dejado un buen rato en el congelador, nos pueden servir para "enfriar" a nuestro perro,
 

Mantas
 
Puede sonar a contradicción, pero al igual que en el caso de los chalecos, las mantas refrigerantes están diseñadas para refrescar a nuestros perros. Ideales para que se sienta a gusto durante la hora de la siesta.
 
akb5zVn.jpg
 
 
Consideraciones generales
 
Las hemos nombrado un poco por encima nada más empezar el post, pero nunca está demás recordarlas con más detalle.
 
 
Aunque podría sonar ilógico, los perros con un manto de pelo de doble capa, como ya hemos dicho más arriba, suelen tener un buen mecanismo de regulación de temperatura, no así los braquicéfalos (chatos), pues los perros no transpiran como los humanos. Su mecanismo de termorregulación se limita, básicamente, a la transpiración a través de la boca y en menor medida, a través de las almohadillas.
 
Las recomendaciones a tener en cuenta, de manera general, son las siguientes:

  • Agua fresca siempre disponible para que pueda hidratarse y refrescarse.
  • Lugares frescos y a la sombra, evitando largas exposiciones al sol.
  • Los coches estacionados son una trampa mortal. Incluso con las ventanillas bajadas, la temperatura interior sube enormemente en apenas unos minutos. No dejes a tu perro dentro de uno de estos hornos.
  • Nosotros llevamos siempre calzado, nuestros perros no. Algo tan común como cruzar el asfalto de una calle en un día soleado (o cualquier otra superficie caliente) puede ser una tortura para nuestro perro, que se dejará las almohadillas en el intento
  • Es de sentido común, evitar las horas de más calor, realizando los paseos a primera o última hora del día cuando las temperaturas son más bajas.
  • También planificaremos nuestras salidas y excursiones, buscando lugares frescos y a la sombra.
  • Playa, piscina, estanques, ríos... si a tu perro le gusta el agua y siempre garantizando su seguridad, no pierdas oportunidad y llévale a pasar un rato agradable a alguno de estos lugares. Pero cuidado con los mosquitos, porque también son amigos de frecuentar estas zonas.
  • Cepillados, peluquería, dispositivos de refrigeración. Estamos hablando precisamente de eso, así que no tienes excusa para no recurrir a ellos
  • Ojo con los golpes de calor. Estaremos siempre pendientes del estado físico de nuestro perro. Debemos estar atentos a signos como:
    • Pereza y desgana para moverse
    • Respiración rápida y/o costosa
    • Mucosas de las encías y conjuntiva que se tornan de color azulado.
    • Temblores musculares y/o tambaleo
    • Vómitos
    • Aumento del ritmo cardíaco
  • Si aún así nos vemos en la tesitura de tener que enfrentarnos a un golpe de calor, debemos dirigirnos al veterinario sin demora. Mientras lo hacemos procederemos de la siguiente manera:
    • Intentaremos bajar la temperatura corporal de nuestro amigo llevándolo a un lugar fresco, aplicando frío en zonas como la cabeza, cuello, ingles o axilas.
    • Podemos poner al animal bajo un chorro de agua.
    • Le daremos agua pero no le obligaremos a beber. Si es incapaz de tragar, nos limitaremos a humedecerle la boca.
    • Podemos ayudarnos con un ventilador o pasar cubitos de hielo por la nariz, las axilas y por los lados del cuello.
    • Para todos las recomendaciones anteriores debemos tener presente que el cambio de tempera no debe ser brusco porque podemos producir más daños o incluso irnos al extremos opuesto provocándole una hipotermia.

Pero sin duda alguna lo que debe primar ante todo es el sentido común. De esta forma podremos pasar un verano agradable junto a nuestro mejor amigo de una manera saludable :guiño:

mrnadix, elmoyer, artiza y 4 otros le gusta esto

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!


Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.


Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto  
Seguidores 0