Ir al contenido

Recommended Posts

KPesuaE.jpg

 

Unas palabras de Julio Ortega que, como ha ocurrido en muy pocas ocasiones, no puedo sino dejarlas tal cual, sin cambiar siquiera una coma.

 

Hay personas con la mirada tan alta y tan perdida en la lejanía que no tienen ni idea de lo que sucede justo debajo de su culo y detrás de sus pies.

Algunas de esas personas, por desgracia, poseen perro, y salen a caminar con él sujeto a una cadena, pero cuanto acontece al otro lado de ella parece estar teniendo lugar en otro universo, en otra dimensión.

Los perros se paran a olfatear, lo sabes, ¿Por qué tiras de él?

Los perros se paran a hacer caca, lo sabes, ¿Por qué tiras de él?

Los perros se paran a relacionarse con otros perros, lo sabes ¿Por qué tiras de él?

Los perros se paran a hacer pis, lo sabes, ¿Por qué tiras de él?

¿Por qué no le dejas percibir lo que le rodea o interaccionar con otros de su especie del único modo que puede hacerlo?,

¿Por qué no le permites que cumpla sus necesidades vitales?

¿Por qué tiras?

Tiras porque nunca ves qué está haciendo. Tiras porque sales con él pero realmente sales por ti y para ti. No dejas de tirar aunque al hacerlo notes que él se había detenido, y ni tan siquiera te molestas en girar la cabeza y mirar para saber por qué lo hizo. Si adviertes resistencia, sólo tiras con más fuerza.

La respuesta es que tu perro no te importa, que puede haber mil motivos para que lo tengas pero la verdad es que no existe ni una sola razón que te haga digno, o digna, de tenerlo.

Si no dispones de tiempo,

ni de paciencia,

ni de ganas,

ni de delicadeza,

ni de inteligencia,

ni de sensibilidad,

¿Para qué tienes un perro que sobra en tu vida tanto como tú en la suya?

Si voy por la calle, detrás de ti, y te veo hacer eso, pienso en cómo me gustaría empujarte cuando te detienes a charlar con un conocido o a contemplar un escaparate, y en que disfrutaría tirando con fuerza de tu pierna cuando estás sentado, o sentada, en el retrete.

En un extremo de esa correa que agarras va atado un ser vivo, pero parece que por el otro, por el tuyo, sólo va una majadera o un mastuerzo.

No era una mirada elevada ni profunda la que llevabas, eran las legañas de la egoísta y la miopía del necio.

 

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Si no dispones de tiempo,

Mi bichito es una gatita callejera, muy maja ella y la verdad es que desde que la cuido hace ya más de medio año, se que tiene sentimientos, a veces quiere estar conmigo, otras estar sola, otras quiere incluso que la siga cuando se escapa a la calle (vivo en un bajo) y que la persiga la divierte mucho y a mí también. Y desde luego los días en los que estoy enfadado carezco de estas cualidades para saber tratarla:

ni de paciencia,

ni de ganas,

ni de delicadeza,

ni de inteligencia,

ni de sensibilidad,

 

así que símplemente la ignoro, creo que eso es mejor que gritarle o encerrarla. O incluso a veces cuando estoy mal me sucede lo contrario, es como uno de esos osos de peluche que no me avergonzaba abrazar cuando tenía 3 años.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Invitado
Responder en este tema...

×   Has incluido contenido con formato.   Eliminar formato

  Sólo se permiten 75 emoticonos como máximo.

×   Tu enlace ha sido insertado automáticamente.   Deshacer y mostrar como enlace

×   Su contenido anterior ha sido restaurado.   Limpiar editor

×   No puedes pegar imágenes directamente. Súbelas a algún hosting de imágenes y pega la dirección URL

Conéctate para seguir esto  

×
×
  • Crear Nuevo...