Conéctate para seguir esto  
Seguidores 0
Shiba87

Salud Mascotas
Ehrlichiosis canina, un enemigo silencioso

3 posts en este tema

u6d1flm.jpg?1

 
La Ehrlichiosis canina, comunmente conocida simplemente como Erliquia, es una enfermedad de perros y gatos (también humanos) causada por una bacteria llamada Ehrlichia canis.
Se transmite a través de parásitos, en la inmensa mayoría de los casos garrapatas, pero también puede darse el caso de transmisión por la picadura de mosquitos y ciertos tipos de platelmintos.
El parásito, al picar a un animal infectado con al enfermedad absorbe no sólo su sangre sino también la bacteria y al cambiar de anfitrión se la trasmite través de su saliva, propagando así la enfermedad.
Otro factor de contagio es la transfusión de sangre de un perro infectado a otro sano, pero ya hablaríamos de intervención humana directa en la propagación de la enfermedad.
 

SRCmvQZ.jpg

 
La Erliquia puede ser detectada muy fácilmente realizando un análisis de sangre (No uno convencional sino específico), pero llegar a diagnosticarla se vuelve una tarea muy complicada dada la inespecificidad de sus síntomas que, además de variados, dependen, entre otras cosas, de la virulencia de la cepa, la salud del animal, las condiciones...
Además de esto, se considera una enfermedad "silenciosa", porque si bien tras la picadura del portador, que en el caso de las garrapatas se estima que deben estar adheridas entre 5 y 20 horas para suponer un riesgo real de contagio, los síntomás se manifestarían entre 8 y 20 días después de manera aguda, en muchos casos la enfermedad permanece latente durante meses o incluso años (fase subclínica) o la levedad de los síntomas hace que pase desapercibida para nosotros, presentándose algunos de ellos de manera tímida a lo largo del tiempo, para finalmente, en un momento en que el perro se encuentre más debil de salud, hacer acto de presencia de forma repentina, en lo que ya se consideraría la fase crónica de la enfermedad.
 
Entre los síntomas que pueden apreciarse, aunque ya hemos dicho que son bastante inespecíficos, afectan a múltiples órganos y se presentan de manera irregular en el tiempo, se encuentran:

  • Depresión
  • Letargo
  • Falta de coordinación
  • Cojeras
  • Rigidez en la marcha (por depósitos de inmunocomplejos en las articulaciones)
  • Fiebre
  • Anorexia (no quiere comer)
  • Pérdida de peso (principalmente por lo anterior)
  • Hemorragias (especialmente nasales)
  • Petequias (Difíciles de detectar bajo el pelo)
  • Linfadenopatía (agrandamiento de los ganglios linfáticos)
  • Inflamación de las articulaciones
  • Encefalitis
  • Problemas respiratorios
  • Mucosas pálidas
  • Edema de las extremidades
  • Convulsiones espontáneas
  • Signos neurológicos.
  • Distensión y dolor abdominal por aumento del bazo
  • Cambios de comportamiento y ánimo.
  • Uveítis (inflamación de la lámina intermedia del ojo)
  • Mucosas pálidas.
  • Fiebre
  • Edema escrotal
  • etc, etc

eU5Hs4J.jpg

 

Es por esto que en el diagnóstico deben tenerse muy en cuenta aquellos animales que presenten un cuadro clínico compatible con algunas de las alteraciones mencionadas, especialmente si tiene un historial previo de infestación por garrapatas y/o se encuentra en áreas endémicas de Ehrlichiosis (normalmente zonas cálidas).
En ocasiones puede ser necesario realizar una aspiración de médula ósea para detectar la enfermedad en la fase subclínica ya que es principalmente a ésta y a las células del sistema inmúnológico a quienes ataca la enfermedad.
 
Afortunadamente, el pronóstico de un perro afectado por erliquia es muy favorable ya que es curable en cualquier fase de la enfermedad con un tratamiento basado principalmente en antibióticos y corticoides
y aunque la duración de éste varía (normalmente son 6 u 8 semanas, pero dependerá de lo avanzada que esté la enfermedad, los órganos afectados y el estado del animal) y puede requerir otros tratamientos adicionales para combatir alguno de los síntomas puntuales (Recuperar el apetito, combatir la anemia, mitigar el dolor...), salvo en casos donde la enfermedad haya degenerado tanto que el perro esté en fase terminal, la recuperación total es más que probable y el paciente empieza a manifestar un mejoría evidente pasadas 24 o 48 horas en los casos de perros en fase aguda.
Los perros en fase crónica siguen teniendo un pronóstico muy favorable en cuanto a la curación de la enfermedad, pero la recuperación de los daños producidos por ésta en los órganos afectados, la depresión del sistema inmunológico (Recordemos que la erliquia ataca a la médula ósea) que lo haría vulnerable a otras enfermedades, el bajo número de plaquetas que podría ser decisivo en caso de presentarse hemorragias... hacen que, en definitiva, el pronóstico en fase crónica depena de las características de cada caso particular.
 
No obstante el tratamiento debe ser seguido a rajatabla (ya que podríamos crear resistencia al antibiótico de no ser así) y una vez curado (Algo de lo que nos cercioraremos con nuevos análisis) nada impide que pueda volver a infectarse (Aún no existe vacuna aunque se ha hecho algunos avances) así que habría que hacer especial hincapié en la prevención para que no sufra de nuevo una picadura.
 
 

☆ Adi ☆, pacoeloyo, haihaya y 4 otros le gusta esto

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!


Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.


Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto  
Seguidores 0