Ir al contenido

Buscar en La Comunidad

Mostrando resultados por etiquetas 'ppp'.

  • Buscar Por Etiquetas

    Añade etiquetas separadas por comas.
  • Buscar Por Autor

Tipo de Contenido


Foros

  • Contacto con el staff
    • Novedades / Anuncios del foro
    • Sugerencias
    • Problemas relacionados con el foro
  • Zona general de charla
    • Presentaciones
    • Charla
    • Zona de Humor, Curiosidades y Otros
    • Mascotas Vagos
    • Noticias del Mundo
    • Tecnología
    • Ayuda y consultas de carácter general
  • Zona GNU/Linux
    • Ayuda, consultas y soporte GNU/Linux
    • Distribuciones GNU/Linux
    • Repositorios. Software GNU/Linux
    • Personalización
    • Raspberry Pi
    • Arduino
    • Manuales / Tutoriales / Guías GNU/Linux
    • Programación
    • Noticias GNU/Linux
    • Hablando de GNU/Linux
  • Zona Gaming
    • Juegos GNU/Linux
    • Noticias Gamer
    • Charla Gamer
  • Zona Móvil
    • Ayuda y soporte para dispositivos móviles
    • Apps Móviles
    • Manuales / Tutoriales / Guías Móviles
    • Roms para dispositivos Móviles
    • Noticias sobre dispositivos Móviles
    • Hablando sobre dispositivos Móviles
  • Zona Mozilla
    • Ayuda, consultas y soporte Mozilla
    • Aplicaciones Mozilla
    • Roms Firefox OS
    • Manuales / Tutoriales / Guías Mozilla
    • Noticias Mozilla
    • Hablando de Mozilla
  • Microsoft
    • Papelera del Foro

Encontrar resultados en...

Encontrar resutados que...


Fecha de Creación

  • Start

    Fin


Última Actualización

  • Start

    Fin


Filtrar por numero de...

Joined

  • Start

    Fin


Grupo


Página Web


Diaspora


Pump


GNU Social


Google +


Twitter


Facebook


Xmpp


Skype


Steam


Desura


MediaGoblin


Youtube


Vimeo


Picasa


Flickr


Email


Lugar


Intereses

Encontramos 2 resultados

  1. Normalmente suelo huir de la polémica gratuita, pero es un tema que había que tocar en algún momento, al menos por encima. Ya hemos hablado del racismo canino y ahora vamos a intentar sacar algunos números sobre el tema en cuestión, los ataques provocados por las diferentes razas de perros, aunque ya les adelanto que no va a ser una tarea sencilla ni tampoco demasiado esclarecedora, cada fuente, cada estudio, cada persona que lo ha estudiado tiene una opinión, unos datos y diferentes resultado Por mi parte intentaré aunar todo lo que he podido ir recopilando para tratar de darle algún sentido, así que tampoco se lo tomen muy enserio. Estadísticas de ataques caninos en distintos países Incidencias caninas en Francia 2013 Posición Raza Porcentaje de incidencias 1. El pastor alemán protagoniza el 10 % de las mordeduras. 2. Labrador retriever. Sí, el labrador está segundo, con un 9 %. 3. Jack Russell Terrier. En tercera posición, con un 6 %. 4. Beauceron, 3 % de las mordeduras. 5. Border collie, < 3 % de las mordeduras también. 6. Boxer, < 3 % de las mordeduras. 7. Rottweiler, < 3 %. 8. Pastor belga, < 3 %. 9. Braco, 2 % de las mordeduras. 10. Cocker spaniel, < 2 %. 11. Siberian husky, < 2 %. 12. Pit bull, < 2 %. 13. Teckel, < 2 %. 14. Perro de aguas, < 2 %. 15. Yorkshire terrier, < 2 %. http://www.invs.sante.fr/ Si sacan la calculadora y sumamos todos los porcentajes podemos llegar como mucho a un 54% del total de los casos registrados. ¿Qué pasa con el nada despreciable 46% restante? El porcentaje restante corresponde a razas sin identificar, casos sin documentar o perros sin raza definida. Aquí tenemos el primer problema, casi la mitad de los datos recogidos son totalmente inútiles o han sido desechados. El segundo problema tiene más que ver con la forma de calcular los porcentajes. Es cierto que si calculamos el porcentaje de incidencias por ataque en base a la raza del perro que la protagonizó obtendremos los valores que vemos arriba, pero al mismo tiempo estamos olvidando el número de ejemplares que existen de cada raza. En ese sentido, es de suponer que una raza tremendamente popular, de la cual existe un enorme número de ejemplares, simplemente por volumen, es más propensa a aparecer en este tipo de listas, mientras que otras razas más exóticas, por el mismo motivo, pueden pasar inadvertidas. El porcentaje de incidencias debería calcularse en base al número de ataques y también el total de ejemplares de la raza, pues estarán de acuerdo conmigo que estadísticamente no representan lo mismo 10 ataques por parte de una raza de la que existen 10 ejemplares en la región, que los mismos 10 ataques para una raza con 100000 individuos censados. Lista de muertes provocadas por perros en Estados Unidos realizada por DogBite Posición Raza Porcentaje de incidencias entre 2005 y 2013 1 Pit Bull Terrier 62,2% 2 Rotweiller 11,7% 3 Husky 3,9% 4 Pastor Alemán 3,9% 5 Mestizo 3,5% 6 Mastiff/Bullmastiff 3,5% 7 Bulldog Americano 3,2% 8 Boxer 2.1% 9 Combinación de varias razas/perros 6% http://www.dogsbite.org/pdf/9-year-dog-bite-fatality-chart-dogsbiteorg.pdf Si existe una definición de manipulación las dos, tanto ésta como la siguiente se lleva la palma, en la misma web encontrarán de todo, incluyendo propaganda populista Made In USA. No tengo ni idea de cómo han analizado/obtenido los datos pero la intención es clara, alarmar a la gente hablando de muertes, vídeos, fotos... Con tal de generar polémica todo vale. La sección de Mitos sobre el PitBulls, sin desperdicio Estadística de Ataques de perros por raza en Estados Unidos http://www.visualizing.org/embedded/49227 El mismo caso de antes pero centrándose en ataques en general, no sólo en casos con desenlace fatal. Estadística de Toronto 2001 - 2010 http://caveat.typepad.com/DBRF_Canada_1966_forward.pdf http://caveat.typepad.com/files/dogbitesto-1.pdf 10 años de datos de los ataques acaecidos en territorio Canadiense y con los mismos fallos que encontramos en el caso de Francia, no sabemos si es una cuestión de número de ejemplares o si verdaderamente existe predisposición por parte de la raza. Estadística de mordidas de perros en Estados Unidos junio 2009 Víctima del ataque Dueño/s del perro Otras personas Otros perros 1 Beagle 7.9% Salchicha 20.9% Akita 29.3% 2 Salchicha 5.9% Chihuahua 16.1% Pitbull* 22,0% (Pitbull Terrier, American Staffordshire Terrier, Staffordshire Bull Terrier) 3 Chihuahua 5.4% Pastor Ganadero Australiano 9.6% Jack Russel Terrier 21,8% 4 Jack Russel Terrier 3.8% Collie 8.0% Pastor Ganadero Australiano 20,6% 5 Boyero de Berna 3% Beagle 7.9% Chihuahua 17,9% 6 Collie 2.3% Jack Russel Terrier 7.7% Salchicha 17,9% 7 Pitbull* 2.3% (Pitbull Terrier, American Staffordshire Terrier, Staffordshire Bull Terrier) Pitbull* 6.8% (Pitbull Terrier, American Staffordshire Terrier, Staffordshire Bull Terrier) Perro pastor alemán 16,4% 8 Perro pastor alemán 2.1% Bóxer 5.7% Bóxer 15.7% 9 Dogo alemán 1.9% Dogo alemán 5.7% Collie 13,5% 10 Husky de Siberia 1.9% Rottweiler 4.8% Beagle 9,5% Éste, aunque igualmente sesgado, es muy interesante porque está clasificado en tres categorías diferenciando a quién iba dirigido el ataque y se ve claramente que el tema es mucho más complejo de lo que podríamos imaginar, no son sólo números sin más, hay muchas más cosas detrás. Potencia y consecuencias de los ataques Y aprovechando la ocasión, seguimos hablando de razas de perro, ataques y mordidas, mucho tacto para intentar abordar el asunto sin generar más dudas y malentendidos, pues me gustaría tratar también otro mito muy arraigado y al mismo tiempo el orgullo de los poseedores de muchos perros PPP que usan a estos ejemplares como una extensión de si insignificante P.... personalidad Todos habremos oído en alguna ocasión cómo al referirse a los perros mal denominados PPP, cosas como que la fuerza de su mordida equivale a... tan fuerte como... más dura que... por supuesto metiendo cocodrilos de por medio para comparar ¿Cuál es la verdad en torno a todas esas exageraciones de la calle/medios? Lo cierto es que, como todo, depende de muchas cosas, no sólo la raza, la morfología, el carácter, sino también otros factores como puede ser el "entrenamiento". Como el resto de músculos del cuerpo, un perro ejercitado para ese fin podrá morder con una fuerza mayor que aquel que nunca ha entrenado este aspecto aún siendo de idéntica raza. Lamentablemente no existen estudios verdaderamente serios sobre el tema, ya que es muy complicado reunir el número de ejemplares suficientes de cada raza que estén en óptimas condiciones, conseguir un instrumento de medición adecuado, pero aún más complicado si cabe es conseguir que todos los perros muerdan lo más fuerte posible para poder recoger los datos. Lo que normalmente se suele hacer son estimaciones en base a la morfología del cráneo y la mandíbula, la envergadura, el tono muscular, etc A partir de esas estimaciones se hace la comparación y, evidentemente, los resultados varían considerablemente. Por ejemplo, el estudio realizado por Alfonso Ignacio Picó Peris en 2007: Bajo esta misma gráfica del estudio podemos leer lo que ya hemos comentado: Ya nos indica el Dr. I.Brisbin de la Universidad de Georgia (EE.UU) que:
  2. Es algo innato en el ser humano atacar a aquello que no comprende o que teme, poner etiquetas e inventarse excusas para justificarse. En el mundo canino y dado que los pobres perros no gozan de voz y voto en el asunto, se dan dos situaciones de las que ya hemos hablado en más de una ocasión. Tenemos centenares de "razas" de perros diferentes, engendradas en primer lugar por buenas razones, con fines concretos y con propósitos más egoístas y estéticos durante el último siglo, convirtiendo a grandes ejemplares sanos y de trabajo, en complementos de moda "exclusivos" que poder exhibir. Al margen de todos los problemas genéticos, las granjas de cría intensiva, los perros de usar y tirar... pero en este caso hablaremos de la otra cara de la moneda, pues si bien siempre existen razas de moda, que todo el mundo corre a comprar y que varían cada pocos años, también varían cada cierto tiempo las razas a las que culpamos de todo. Durante los años 70, todos señalaron al Doberman, un peligro público que no sólo era uno de los perros de ataque y guarda favoritos sino que, como todo el mundo sabía, al hacerse mayores les crecía demasiado el cerebro, se volvían locos y atacaban a quien se les pusiera por delante, incluyendo a sus propietarios a quienes ya no reconocían Una década después, allá por los 80 y a pesar de la buena imagen que tenía anteriormente, el Pastor Alemán pasó de "Rintintin" a amenaza pública, muy probablemente por el aumento del número de ejemplares debido precisamente a su popularidad. Para posteriormente recuperar nuevamente su estatus. Lamentablemente esta afinidad por la raza, además de un hueco en muchos hogares, también le ha valido un buen número de problemas genéticos a los ejemplares de exposición y a muchos perros "caseros" que derivan de estos. Llegamos a los 90 y hay que buscar un nuevo culpable y quién mejor que el poderoso Rottweiller, que si bien nunca se ha quitado de encima su estigma, a día de hoy a pasado a estar en segundo plano o a ni siquiera ser nombrado porque ahora el que está "de moda" es otro. Entramos en el siglo XXI y nada cambia, sigue siendo necesario señalar arbitrariamente al origen de todos nuestros males y ahora le toca el turno a los pitbulls y cuando decimos Pitbull también decimos Staffordshire o Bull Terrier o American Bully... porque ¿Cuántos son capaces de distinguirlos? Y de todas formas ¿Qué más da? Si un perro parece peligroso o está haciendo cosas "malas", es sin duda un [Insertar raza peligrosa de moda aquí] de esos. Y ya está, ya hemos podido señalar al culpable de todos nuestros males. La enorme cantidad de prejuicios y leyendas populares alrededor de ellos también se ha disparado, atribuyéndole características tales como "genéticamente agresivo" , "asesino creado para pelear" y entre los orgullosos poseedores de un perro de pelea también está la colosal potencia de su mordida o su fiereza innata. Y como humanos responsables, no se nos ocurre otra cosa que recurrir a todos los medios a nuestro alcance para acabar de una vez con esta lacra de la sociedad y es cuando a alguien se le ocurre la idea de crear una etiqueta y de legislar en consecuencia. Nace la normativa PPP para Perros Potencialmente Peligrosos. Evidentemente, a la hora de redactar la ley no se tomó en cuenta las recomendaciones de los expertos en la materia, ni las estadísticas anuales de ataques sufridos por perros, ni las denuncias impuestas por los afectados, ni tan siquiera se trató de usar mínimamente el sentido común, simplemente se le colgó el muerto a la raza/s peligrosa/s que estaba/n de moda para que la gente estuviera contenta. Tanto es así que dependiendo del país, comunidad, estado, provincia o localidad en la que nos encontremos, la lista de perros regulados por esta normativa no coincide y cada cual incluye o deja de incluir razas según su propio criterio subjetivo. Y para casos donde la lista que aparece en el anexo 1 del real decreto no llega, tenemos un segundo anexo con una serie de características muy concretas que de cumplirse la mayoría de ellas estaríamos, inequívocamente, ante un ejemplar que debe ser regulado como establece la normativa PPP. Y sí, sé lo que están pensando. Este anexo no describe las características generales de un animal que pudiera ser considerado peligroso sino que se centra en la apariencia específica de una raza en particular. Sin embargo, este anexo es tan concreto y a la vez tan ambiguo que resulta totalmente inútil. Y como prueba, he aquí un ejemplo de raza, que casualmente está muy muy de moda aunque ya empieza a remitir, que según lo expuesto es, inequívocamente, un PPP. Y lo pueden leer varias veces que verán que únicamente ha fallado en uno de los requisitos, el tamaño, de resto cumple fielmente con lo necesario para ser considerado un PPP y por tanto, tendría que ser tratado como tal. [sarcasm]Especialmente por tener el pelo corto, porque todos sabemos que es la peor de las características listada. No hay nada más peligroso que el pelo cuando es corto[/sarcasm] Otro de los grandes sinsentidos que podemos apreciar en dicho anexo es precisamente la característica en la que nuestro ejemplo de animal asesino ha fallado, el tamaño. Un perro con una altura de cruz de 71cm y un contorno de pecho de 81cm también dejaría de cumplir este apartado. Han querido incluir como factor de peso el tamaño y al mismo tiempo lo han limitado. Esto no tiene otra explicación que lo que ya comentamos antes, este anexo no trata de dejar claras las características que podrían hacer que un perro pudiera considerarse como peligroso sino que es una burda copia parcial de lo que describe el estándar de una raza muy particular que está ahora mismo en boca de todos. Al margen de lo mal hecha que está estamos ante un círculo vicioso, pues como esclavos de las modas que somos, tanto la raza juguete que esté en alza en un momento determinado hará que el número de ejemplares de ese tipo aumente considerablemente porque todos desean tener uno, el número de descerebrados que para sentirse "malos/poderosos" adquieran la raza peligrosa de turno también se incrementará, lo que hará que el número de incidentes debido a irresponsables y no a los perros en sí, que supuestamente esta ley quería impedir, también lo haga. Cuando lo único que había que legislar es la tenencia responsable de mascotas, el civismo y la educación, sin caer en el racismo, las modas y los prejuicios. Y como es habitual, por culpa de los inconscientes de siempre, tanto de un lado como de otro, los pobres perros, que no tienen culpa de nada, son los que lo acaban pagando los platos rotos al verse envueltos en las medidas originadas por la histeria colectiva. Precisamente, hace muy poco y haciendo gala del acostumbrado sensacionalismo de los medios de comunicación, un incidente playa de la concha ha pasado a ser la comidilla de medio mundo y ha vuelto a poner las miradas sobre el consabido tema de los PPP, porque un ""Pitbull"" atacó sin miramientos a un pobre hombre mientras paseaba y acabó convirtiéndose en un infierno para él y quienes lo acompañaban. Aunque ni fuera un Pitbull, sino un cruce de muchas razas, entre ellas el Boxer, ni estuviera atacando a nadie, sino que simplemente se trató de un incidente protagonizado por una perra descontrolada a la que no han enseñado a vivir en sociedad y al irresponsable, alelado, inútil y corto de mollera, que realmente merecería una serie de calificativos muchísimo más despectivos, de su propietario. http://www.youtube.com/watch?v=PAWMZRNswQY Al margen de los comentarios de fondo y al pasotismo generalizado de todos los que miraban pero no hacían nada por ayudar, la actitud de la perra, aunque peligrosa, es evidente que no es con intención de atacar a nadie. No obstante, lo que ha hecho el dueño, que aunque parezca mentira es el de la camiseta blanca, es vergonzoso en muchos sentidos. Y ya está, los medios de comunicación tienen con qué montar un circo y como nos gusta tanto criticar ya tenemos la excusa perfecta para sacar de nuevo a la palestra el tema de los perros peligrosos y si hay que hacerse pasar por el mayor experto en la materia tampoco nos quedamos cortos. ¿Y quién pagará por todo esto? Pues la perra que protagoniza el vídeo, que en realidad es una víctima más y por pura asociación, cualquier otro perro que se parezca o que pase por esa zona mientras este incidente siga siendo la comidilla de las redes sociales y eso si no trae consecuencias peores, como puede ser el endurecimiento de las ya nefastas leyes en contra de los pobres perros para acallar a las enaltecidas masas. Y no es necesario irnos tan lejos para ver cosas así, todos nosotros en algún momento hemos vivido, visto, oído o experimentado algo similar. Sin que haga falta hablar de la irresponsabilidad y/o falta de escrúpulos de muchos propietarios para con sus mascotas, de como muchos no educan perros sino auténticos monstruos y no hace falta más que mirar cualquier estadística de incidentes de cualquier país para darse cuenta que, a pesar de que casi nadie sabe lo que es un Pitbull y muchísimos perros acaban portando esta etiqueta sin serlo, los incidentes registrados por estas razas peligrosas de moda en muy rara ocasión se encuentran en los primeros puestos de la tabla, mientras que otros perros a los que no se los tiene en cuenta aparecen una y otra vez como los artífices de la inmensa mayoría de los incidentes. Sin embargo, a través de los medios nos venden lo que nos venden, porque nada causa mayor furor que los tópicos, el amarillismo y las modas. Sin ir más lejos, hace bien poco tuve que ir al veterinario, aparte de por lo que algunos saben, porque coincidió que tocaban vacunas y si bien de entrada la exploración empezó de forma rutinaria y sin mayor problema, en el momento que tocaba pinchar, se tomó la precaución de utilizar un bozal. Que luego no sirvió para nada, pero que no deja de ser una medida perfectamente normal, el perro está nervioso, tiene miedo, le están haciendo cosas desagradables y al mismo tiempo dolorosas y aún sin intención, puede ocurrir un accidente. Tras el peligroso ejemplar de "lobo atravesado" le tocaba el turno a un chihuahua que, por desgracia para la raza, cumplía fielmente con el estereotipo propio de este tipo de perros: 
 Con lo cual se recurrió al bozal incluso antes de que entrara en la consulta, con el añadido de exigirle a la propietaria que fuera ella misma la que debía colocárselo y controlar a su mascota. La escena que se montó tras esto fue... bueno... se lo pueden imaginar, el agravio sufrido por esta señora hizo que nunca más vuelva a esa consulta, pues a los perros peligrosos que estaban en la misma sala de espera, asustados pero tranquilos y sin hacer daño a nadie, no se les trataba igual que al "angelito" que no hacía más que dar bocados al aire y enfrentarse con todo bicho viviente. Sin embargo, los perros que salieron de allí con el mismo estigma impuesto por la necedad muchos fueron los mismo de siempre, porque los prejuicios y el racismo prevalecen, mientras que el civismo y el raciocinio brillan por su ausencia. Dentro de un tiempo, como ocurrió en décadas pasadas, será otro el que ocupe el lugar del Pitbull como la fuente de todos los males y será a raíz de ser la raza popular del momento, de algún incidente/s particular/es o de estrategias mediáticas, pero independientemente de por qué el resultado será el mismo círculo vicioso. Y mientras tanto y como siempre, el verdadero culpable seguirá buscando a quien señalar con el dedo por sus propios errores. Se ha dicho y repetido hasta la saciedad, pero nunca está de más decirlo de nuevo, los más problemáticos no son los perros sino los Propietarios Potencialmente Peligrosos que hay tras ellos.
×
×
  • Crear Nuevo...