Ir al contenido

Buscar en La Comunidad

Mostrando resultados por etiquetas 'lobos'.

  • Buscar Por Etiquetas

    Añade etiquetas separadas por comas.
  • Buscar Por Autor

Tipo de Contenido


Foros

  • Contacto con el staff
    • Novedades / Anuncios del foro
    • Sugerencias
    • Problemas relacionados con el foro
  • Zona general de charla
    • Presentaciones
    • Charla
    • Zona de Humor, Curiosidades y Otros
    • Mascotas Vagos
    • Noticias del Mundo
    • Tecnología
    • Ayuda y consultas de carácter general
  • Zona GNU/Linux
    • Ayuda, consultas y soporte GNU/Linux
    • Distribuciones GNU/Linux
    • Repositorios. Software GNU/Linux
    • Personalización
    • Raspberry Pi
    • Arduino
    • Manuales / Tutoriales / Guías GNU/Linux
    • Programación
    • Noticias GNU/Linux
    • Hablando de GNU/Linux
  • Zona Gaming
    • Juegos GNU/Linux
    • Noticias Gamer
    • Charla Gamer
  • Zona Móvil
    • Ayuda y soporte para dispositivos móviles
    • Apps Móviles
    • Manuales / Tutoriales / Guías Móviles
    • Roms para dispositivos Móviles
    • Noticias sobre dispositivos Móviles
    • Hablando sobre dispositivos Móviles
  • Zona Mozilla
    • Ayuda, consultas y soporte Mozilla
    • Aplicaciones Mozilla
    • Roms Firefox OS
    • Manuales / Tutoriales / Guías Mozilla
    • Noticias Mozilla
    • Hablando de Mozilla
  • Microsoft
    • Papelera del Foro

Encontrar resultados en...

Encontrar resutados que...


Fecha de Creación

  • Start

    Fin


Última Actualización

  • Start

    Fin


Filtrar por numero de...

Joined

  • Start

    Fin


Grupo


Página Web


Diaspora


Pump


GNU Social


Google +


Twitter


Facebook


Xmpp


Skype


Steam


Desura


MediaGoblin


Youtube


Vimeo


Picasa


Flickr


Email


Lugar


Intereses

Encontramos 4 resultados

  1. Probablemente habremos oído comentar en alguna ocasión que los lobos y los perros se asemejan bastante y hay quien se atreve a segurar que son exactamente iguales. No obstante, el perro de hoy en día tiene bastantes diferencias respecto a su pariente salvaje más cercano. Y esto es así porque a lo largo de los siglos el hombre ha ido moldeando, con la cría selectiva, el carácter, las aptitudes, la morfología y, en definitiva, todo lo que es el perro, haciendo hincapié en los rasgos más infantiles-juveniles y eliminando otras facetas más instintivas o salvajes. Estos rasgos constituyen lo que se conoce técnicamente como “neotenia”. De entre todas las razas de perros existentes en la actualidad, tenemos individuos que se caracterizan por ser más o menos neoténicos, siendo quizá las razas nórdicas de trabajo, las menos neoténicas. Para hacer posible la convivencia pacífica con los seres humanos, a los perros se les ha ido privando de características asilvestradas, a la vez que se ha buscado que estuvieran predispuestos y mejor capacitados de acara a ser adiestrados. El etólogo canino Raymond Coppinger sostiene que las dos especies son, en muchos aspectos, totalmente diferentes. Este autor también sostiene que la domesticación del lobo no es exclusivamente obra del hombre, sino que antes tuvo que haber algunos individuos que se domesticaron a sí mismos. De hecho, esta es justo la teoría que se baraja a día de hoy en lo referente al origen del perro o, más concretamente, la aparición del primer protoperro. Lejos de las primeras teorías totalmente egocéntricas en la que el hombre era el responsable de todo, robando cachorros de lobo y convirtiéndolos en perros, todos los hallazgos y estudios que existen hasta la fecha demuestran que esta idea es totalmente absurda. Los primeros restos encontrados de perros que convivían con el hombre son de hace miles, es decir, que tras la aparición del homo sapiens-sapiens, poco tiempo pasó desde que el hombre "descubrió" la agricultura y la ganadería, abandonó la vida nómada y surgieron los primeros asentamientos humanos, hasta que el primer ancestro del perro se acercó a él. Estos asentamientos eran una fuente inagotable de desperdicios que algunos cánidos menos temerosos del hombre no tuvieron reparos en consumir, especialmente en épocas donde la caza escaseaba. Algunos estudios apuntan a que fue incluso antes de que los humanos se asentaran cuando se empezaron a ver los primeros cánidos cerca del hombre. Según esto últimos, los ancestros de nuestros compañeros de cuatro patas ya seguían al hombre para aprovechar los restos de la caza, cuando aún eran nómadas y viajaban miles de kilómetros siguiendo las presas. En cualquiera de los dos casos, poco a poco, los descendientes de estos primeros protoperros comenzaron a ser más dóciles, más cercanos y más dependientes del hombre, que posteriormente vio en ellos un aliado que avisaba del peligro, mataba a las alimañas que acababan con las cosechas, ahuyentaban a otros depredadores, defendían el territorio y muchas otras funciones que fueron apareciendo con el tiempo. A partir de este punto, sí que fue el hombre y la selección artificial la que hizo el resto hasta llegar hasta nuestros días. No obstante, en cuanto a quién o uiénes son exactamente los antepasados del perro, no hay una única opinión al respecto. Algunos estudiosos, como Roger Abrantes o nuevamente Raymond Coppinger, sostienen que el perro desciende únicamente del lobo. En cambio otros, como Stanley Coren, han desmontado esta hipótesis y afirman que los antepasados del perro fueron varios individuos de la familia de los cánidos, tales como los chacales, dingos y lobos. Según este último autor, los perros tienen parte de lobo, parte de chacal y parte de dingo, por eso no se puede circunscribir solamente su origen a una sola especie. Robert Wayne, responsable de algunas de las últimas investigaciones en este campo, concluye que los perros actuales no tienen características genéticas que permitan relacionarlos con los lobos que hoy conocemos. En cambio si que tienen muchas similitudes con el ADN de los lobos antiguos de Europa. Esto coherente si pensamos en un ancestro común para ambas especies, aunque contradice hipótesis anteriores en cuanto a localización geográfica, ya que, hasta ahora, la cuna del perro se situaba en Asia oriental. Obviando las diferencias físicas que son más que evidentes, en cuanto a carácter y costumbres también existe un mundo de diferencia entre las dos especies, basta con hacer una comparación muy sencilla para darse cuenta. Lobo Perro Regurgitación Regurgitación con sentido apaciguador Temerosos del hombre cercanos al hombre Autosuficiente Depende del hombre Cerebro de menor tamaño Cerebro de mayor tamaño Dientes más grandes y fuertes Dientes más pequeños y débiles 1Carnívoro estricto 1Carnívoro NO estricto Animal gregario, social Animal gragario, social no sólo con los de su especie 2Aullido como elemento vital de comunicación 2Aullido como elemento esporádico con diferentes sentidos Es extremadamente raro que ladren Ladran de manera habitual Un único celo al año Dos celos al año (habitualmente) Poca incidencia de conductas de juego en edad adulta Alta incidencia de conductas de juego en edad adulta (neotenia) No es susceptible de ser adiestrado Muy adiestrable 1 Si bien es cierto que el aparato digestivo del perro es diferente al del lobo y es capaz de asimilar ciertos nutrientes que no son parte de la dieta de un carnívoro, la base de su alimentación siguen siendo las proteínas de origen animal. A pesar que muchos fabricantes de comida para perros sigan insistiendo en cebarlos con cereales como si fueran gallinas. 2En relación a esto, existen algunas razas de perros que utilizan el aullido o un “semiaullido” como medio habitual de expresión, en sustitución del tradicional ladrido. Podemos mencionar, por ejemplo a los Beagles, Harriers, el perro cantor de Guinea, etc. En el perro, este sonido lo produce de forma esporádica, en raras ocasiones y con un significado distinto la de su pariente próximo, pues lo suelen hacer cuando están solos. Sin embargo en el caso del lobo este sonido constituye un medio de comunicación importante, es algo muy común y forma parte de sus relaciones sociales. Así pues, sólo queda decir, que si se encuentran alguno de aquellos que siguen insistiendo que un chihuahua de menos de 2Kg es exactamente igual a un lobo Gris de más de 50Kg, de piden de mi parte el número de su camello, porque yo también quiero probar un poco de eso
  2. Desde La Manada. En apoyo al lobo ibérico, nos llega un artículo muy interesante sobre un tema del que se habla mucho pero del que se dice muy poco, o al menos muy poco que sea mínimamente veraz.
  3. Los que ya me conocen sabrán que no es ni mucho menos la primera vez que abordo temas como éste y, seguramente, no será la última. Si bien es algo que no tiene nada que ver con la temática del foro en ningún sentido, me he levantado con ganas de escribir y qué mejor que hacerlo sobre esto. Como dije hace bien poco, los perros son perros y los seres humanos no hacemos más que demostrar que también somos lo que somos y si para unas cosas andamos superavanzados, para otras seguimos en la edad de piedra. Tal y como reza el título nos centraremos en el que es, sin lugar a dudas, el mejor amigo del hombre, aunque no sabría decir por qué, ya que nosotros rara vez somos sus amigos. Al menos eso es lo que se empeñan en inculcarnos y en lo que se basan las teorías de adiestramiento arcaicas, o como se le conoce en el mundillo, "adiestramiento tradicional" Según este planteamiento, que se remonta no al siglo pasado sino mucho más atrás, los perros no son más que lobos que viven en nuestras casas, sus relaciones se basan en una jerarquía lineal simple, con un "Alfa" dominante y sus vasallos "omega", con lo cual todos los rituales y técnicas de adiestramiento se centran en convertir al perro en un sumiso vasallo y a nosotros mismos en dominantes Alfas, invirtiendo para tal propósito toda la fuerza que haga falta. Dicho así suena una barbaridad, pero luego en la televisión, con una musiquita pegadiza de fondo y un par de vídeos muy bien editados, el showman de turno nos dice "sé el líder de la manada" y nos lo creemos a pies juntiyas. Porque claro... si es algo que sale por "la tele"... no vamos a desconfiar de su veracidad ¿Verdad? Para ponernos en situación y tirando un poco de historia, fue a finales de los 60, principios de los 70, cuando un afamado biólogo estadounidense llamada David Mech, realizó el estudio que confirmaría la teoría de las jerarquías de Lobos, haciendo populares los términos Alfa, omega y la tan recurrida "dominancia" Los libros que publicó Mench por aquel entonces fueron Best Sellers, incluso a día de hoy es raro quien no haya oído mencionar alguno de estos términos o esté familiarizado, al menos vagamente, con las teorías que en ellos se citaban. Un par de años más tarde, el mismo David Mech retomó la labor de estudiar a estos majestuosos cánidos, cosa que sigue haciendo todavía y tras encontrar grandes errores en su primeros estudios, que dieron lugar a posteriores teorías que se oponen a las primera, condenando la idea de las jerarquías lineales simples y directas y desechando términos tales como Alfa u Omega, pues dejan de tener sentido. Sin embargo, aún con el propio creador de las teorías que dieron lugar a los métodos de adiestramiento basados en la dominancia tratando de enmendar sus errores y que la ciencia siga avanzando en este sentido, apenas ha cambiado nada en más de 40 años Pero quizá, lo más importante no sea saber qué es lo que las teorías actuales nos dicen sobre cómo es el comportamiento de los Lobos sino por qué se cometió este terrible error al realizar los primeros ensayos. Aquí voy a adelantarme a los acontecimientos para aclarar una cuestión importante y es que los perros y los lobos son especies distintas separadas por miles de años de evolución y que física, psicológica y socialmente se parecen más bien poco. Si me he parado a aclarar este punto es porque las teorías tradicionales lo hacen, pero es más que sabido a día de hoy que lo que se aplica para los lobos (Canis Lupus), difícilmente es extrapolable a sus parientes más cercanos los perros (Canis Lupus Familiaris). No obstante, si hiciéramos la comparación entre un chimpancé y un ser humano y el hecho de que existe una diferencia inferior al 1% entre el ADN de ambos, todo el mundo se sorprendería por la gran diferencia que supone ese pequeño porcentaje. Mientras que luego nos venden que un enorme lobo gris Americano y un diminuto Chihuahua son exactamente lo mismo y nos lo creemos sin rechistar. A lo que íbamos. El gran error que cometió David Mech en sus primeros ensayos fue tratar de estudiar a los lobos de forma totalmente artificial, juntando individuos de diferentes manadas y procedencias en un recinto cerrado, siendo los humanos los que controlaban todos los aspectos, sin permitir que los lobos interactuaran libremente y de manera natural. Estos individuos, manipulados por el hombre y "obligados" a luchar por los pocos recursos que les proveían fueron los coautores de las teorías que todos conocemos. Conforme la ciencia y los métodos avanzaron, pudo eliminar todas estas barreras iniciales y observar interacciones reales de lobos en la naturaleza y en manadas de verdad, dándose cuenta de lo mucho que se habían desviado sus apreciaciones iniciales de lo que verdaderamente ocurre. Una vez nos hemos puesto al día con la historia (más o menos) para tener una visión global de la situación, vamos a lo que nos interesa que es nuestros amigos los perros y lo que tienen que sufrir día a día por nuestra culpa. Ya hemos tirado abajo gran parte de los mitos que sustentan el adiestramiento tradicional, pero nos sigue quedando por discutir el que sea quizá el término más utilizado, el menos específico y, con diferencia, el más polivalente, la dominancia. Todos los hemos oído, si lo hace es por dominancia, si no lo hace es por dominancia, si sube, si baja, si avanza, si no avanza... todo se puede explicar con este término mágico que tendrá un significado u otro según a quién o en qué situación preguntes. Aunque ya hemos dicho que no es lo correcto, si nos atenemos a la definición, un perro "dominante" se presenta como un sujeto tranquilo, sereno, que evita o ignora los estímulos menores y nunca reacciona con agresividad sin motivo pues está completamente seguro de sus posibilidades, pudiendo controlar cualquier situación sin provocar altercados de manera gratuita. (Podemos leer entre líneas que dominacia implica también "dominio de sí mismo") Y ahora pregunto ¿Cuántos perros de los tachados instantáneamente como "dominantes" se ajustarían a esa descripción? (Que repito, tampoco sería del todo veraz pero es la que más se acerca) Pongo la mano en el fuego que por más que intenten hacer memoria no recordarán ningún caso. Pero es que el método de reducción de rango y la sumisión por dominancia es sencilla, machacar a un perro hasta que no pueda más, se rinda y sea "sumiso" es incluso excitante, nos hace sentir en la cima, los reyes, los "líderes", dándonos un subidón de autoestima a costa del que se supone es nuestro mejor amigo. Por otro lado, la paciencia que hay que tener para entenderlo y actuar en consecuencia para de verdad ayudarlo o hacer que entienda lo que queremos de él es complicado ¿Por qué perder el tiempo en tratar de entender lo que nuestro amigo nos quiere decir si con una patada en el momento exacto hará que nos respete como su "líder"?¿Verdad? Y aquí toca hacer una nueva puntualización, porque si bien queda muy bonitos vendernos aquello del "líder de la manada", nosotros ni somos perros, ni nos comunicamos como los perros ni nos comportamos como los perros, así que podremos no saber qué nos consideran ellos exactamente, pero parte de la manada de perros podemos tener claro que no, porque repito, no somos perros. Algo bastante lógico y a la vez tan difícil de ver. Lo cierto es que si bien pueden existir casos de perros que se podrían etiquetar de "dominantes" son muy raros e irónicamente es más raro aún que se los llegue a identificar como tal. Aunque me gustaría tocar todos los puntos, como simple entusiasta tampoco tengo autoridad, medios y/o conocimientos para hacerlo de manera correcta y tampoco quiero que esto se convierta en un libro en lugar de un post. Los perros no sólo no utilizan la "dominancia" (entiéndase agresividad/imposición en esta ocasión) como método social predominante o para ascender en esa supuesta jerarquía que nos hemos inventado, eso sólo lo haría un animal muy concreto y ese es el ser humano. Y una cosa hay que dejar clara, si necesitamos reafirmar nuestra posición como "lider" continuamente mediante el uso de la fuerza, no sólo no estamos dominandoo/liderando nada, sino que dejamos claro que somos individuos muy inseguros. El puesto de líder, lejos de lo que podría parecernos a nosotros como humanos, es una enorme responsabilidad y en condiciones normales no aportaría ningún beneficio adicional que empuje a un miembro de la manada a luchar por alcanzarlo, vivirá, comerá y estará expuesto a los mismos peligros que cualquier otro miembro de la manada pero además tendrá una serie de tareas "extras" asociadas a su puesto. Con lo cual, cualquier lobo (o perro aunque ya hemos dicho que no es correcta esta comparación) que se precie no tendrá mayor interés en "dominar" nada. Creo que sobra decir que las herramientas utilizadas para el adiestramiento clásico con la intención de llevar a cabo la reducción de rango, collares de ahorque, de castigo, de impulsos eléctricos, de ultrasonidos... (Tranquilos, que según los expertos no duele) Así como las famosas técnicas de "toques", tirones, empujones, alpha rolls... No sólo tienen consecuencias físicas sino que es aún peor en el aspecto psicológico. Estas técnicas tienen principalmente como objetivo provocar el miedo y llegar a la indefensión aprendida no educar a nuestro perro y mucho menos ayudarlo a superar lo que sea que los esté atormentando. Con todo lo que hemos visto hasta ahora y me perdonarán por ser tan franco ¿Por qué cojones seguimos con el aversivo método tradicional?¿Queremos educar a nuestro perro o traumatizarlo?¿O es que de verdad necesitamos ese subidón de autoestima que nos da dominar (avasallar) a nuestro perro para sentir que controlamos algo? Dicho esto, también reconozco abiertamente que en su momento también fui parte de esta corriente "educacional", con todo lo que ello implica, pero afortunadamente pude darme cuenta de lo que suponía, viendo como mi amigo no sólo no aprendía nada sino que conforme él sufría yo me alejaba más y más de él en lugar de acercarme, haciéndole pasar una vida de perros, nunca mejor dicho. Pero cambiamos, aprendemos y mejoramos y con ello también mejora la relación entre hombre y perro, aunque lamentablemente, a pesar de que los perros parecen entender perfectamente lo que pensamos y sentimos, nosotros apenas hemos arañado la superficie en lo que respecta a entenderlos a ellos. A sabiendas de todo lo que hemos dicho y que parece tan evidente (o no) después de escucharlo de boca de otra persona o leerlo aquí ¿Por qué tenemos que ceñirnos a ejemplos tan malos como el que pondré a continuación y que sólo agravan los problemas con nuestros amigos?¿Seguro que nuestro objetivo al hacer esto es educar? Porque sinceramente lo pongo muy en duda. Muy Holliwoodiense, con su musiquita de fondo, planos rápidos y postura de supermachote, pero después de ignorar totalmente los avisos y abusar de ella de esa manera era casi imposible que la perra no acabara explotando. Ella actuó de forma lógica y muy "correcta" en esa situación, fue el factor humano el que falló, por no decir que fue el causante. Pero es lo que vende y lo que muchos dueños, desconocedores de lo que verdaderamente está haciendo, imitan cuando interactúan con sus perros. Como quien compra un artículo de la teletienda, soluciones mágicas y rápidas que, a pesar de ser tan maravillosas curiosamente no consiguen venderse por ningún otro medio. La gran diferencia es que un perro no es un objeto que puedas devolver a la tienda o tirar a la basura cuando a los 3 días de uso se rompa. Mientras, en otros canales, ignorados por la mayoría y ninguneados por los "expertuchos" que han surgido hasta de debajo de las piedras a raíz de programas como el anterior, hay verdaderos expertos, con formación y experiencia de sobra que realmente saben lo que están haciendo pero a los que nadie hace caso. Mismo panorama, diferentes métodos, tocando otras posibles situaciones, explicando varias maneras de conseguir nuestro objetivo y rematándolo con información proveniente de un veterinario, todo en apenas 5 minutos de tiempo que es lo que les dan en la cadena de TV ¿Hace explicar la inmensa diferencia entre un contenido y otro? ¿Entonces por qué seguimos los consejos del primero que no es más que un show no educativo y no del segundo cuyo fin sí es tratar de transmitirnos algo? De hecho, me consta que algunas facultades de veterinaria y en cursos de adiestramiento suelen utilizar la secuencia mostrada en el primer vídeo como ejemplo de lo que Nunca se debe hacer. Aparte, incluso el adiestramiento en positivo a día de hoy empieza a estar "anticuado" y ya se empiezan a ver nuevos métodos más completos como el adiestramiento cognitivo emocional. Así que dejémonos de programas absurdos de televisión, soluciones mágicas y maltratos sistemáticos, nuestros mejores amigos, con todo lo que nos dan, merecen por nuestra parte mucho más que eso ¿Por qué no dejamos de buscar soluciones fáciles (malas) o tratar de convertir un ser vivo en un autómata o una figurita de porcelana y nos tomamos más en serio nuestra relación con ellos? No tenemos que esperar y castigar todas las acciones de nuestro perro que arbitrariamente consideramos "malas" por mucho que el adiestramiento que se usaba hace 50 o 100 años así lo diga, acabaremos mucho antes y con mejores resultados si le enseñamos a hacer las cosas bien desde el principio. ¿Por qué castigar sin razón cuando podemos simplemente educar? Todos los días se ven por la calle perros sufriendo estos métodos, aguantando estoicamente lo inimaginable y aún con todo, siendo siempre fieles y dándonos todo y más y por mera ignorancia o necedad en más de un caso, no los tratamos con el respeto que se merecen. Hay que asumirlo, los mayores problemas no están en el lado del perro sino al otro extremo de la correa, somos nosotros los que tenemos que cambiar y hay que empezar a hacerlo cuanto antes, ya está bien de métodos centenarios. Igual que hemos aprovechado los avances de la ciencia en otros muchos aspectos de nuestra vida, hagamos uso de los conocimientos que ahora tenemos y demos una vida digna, larga y placentera a nuestro mejor amigo.
  4. Las mujeres lobas no son la versión femenina de los famosos hombres lobos. No se transforman en monstruos cada luna llena olvidándose de quiénes son. Las mujeres lobas son aquellas que se sienten identificadas con la esencia de lo agreste, de lo selvático. Pero el hecho de sentirse identificadas no marca el punto final, sino el comienzo. ¿Cómo reconocer a este tipo de mujeres es muy fácil, aún dentro de una gran urbe, rodeadas de asfalto?. Siempre que puedan, las mujeres lobas compartirán su vida con los únicos perros que siguen conservando el espíritu del lobo: los nórdicos. Porque su corazón palpita de alegría al estar en contacto con lo más puro. Así pues, también se sentirán identificadas con su esencia, que es pura e indomable, como lo es la esencia de todo lo más bello: de las cascadas más altas, de las montañas más agrestes, de los picos más escarpados, de los ríos más furiosos, de los mares más embravecidos y de la aurora boreal. Las mujeres lobas son esas que, tras su apariencia totalmente adaptada a esta civilización deshumanizada, siguen conservando el espíritu salvaje al igual que sus lobos (es decir, sus perros nórdicos con alma y apariencia de lobos). Son esas mujeres que aman a los lobos, que los respetan, que no los someten ni dominan porque precisamente su parte indómita es la que más les atrae y cautiva de ellos, y saben que si lo hicieran, ambos perderían su esencia: ellos como lobos, y ellas como mujeres lobas. Son sabias porque han entendido que lo más hermoso de la vida no se puede comprar con ese invento llamado dinero y porque han aprendido a ver el universo en una sola gota de agua. Saben amar y saben danzar porque ven el infinito en la mirada de sus lobos. Y saben que la belleza más profunda reside en algo que no se puede ver, sólo sentir u oír, como sus penetrantes aullidos. Las mujeres lobas son las que corren ferozmente al lado de sus lobos. Y corren descalzas y desnudas por frondosos bosques lejos de toda civilización, dejando sus largas melenas sueltas para que sean mecidas por el viento. ¿Y qué les importa si alguien cree que no es real? Ellas corren, bailan, sueñan y aúllan. Y no les importa la realidad porque su Amor va más allá. Mayka Andreu Licenciada en Traducción e Interpretación Defensora de los derechos de los animales y colaboradora de La Sonrisa Nórdica :ojitos:
×
×
  • Crear Nuevo...