Ir al contenido

Buscar en La Comunidad

Mostrando resultados por etiquetas 'ansiedad'.

  • Buscar Por Etiquetas

    Añade etiquetas separadas por comas.
  • Buscar Por Autor

Tipo de Contenido


Foros

  • Contacto con el staff
    • Novedades / Anuncios del foro
    • Sugerencias
    • Problemas relacionados con el foro
  • Zona general de charla
    • Presentaciones
    • Charla
    • Zona de Humor, Curiosidades y Otros
    • Mascotas Vagos
    • Noticias del Mundo
    • Tecnología
    • Ayuda y consultas de carácter general
  • Zona GNU/Linux
    • Ayuda, consultas y soporte GNU/Linux
    • Distribuciones GNU/Linux
    • Repositorios. Software GNU/Linux
    • Personalización
    • Raspberry Pi
    • Arduino
    • Manuales / Tutoriales / Guías GNU/Linux
    • Programación
    • Noticias GNU/Linux
    • Hablando de GNU/Linux
  • Zona Gaming
    • Juegos GNU/Linux
    • Noticias Gamer
    • Charla Gamer
  • Zona Móvil
    • Ayuda y soporte para dispositivos móviles
    • Apps Móviles
    • Manuales / Tutoriales / Guías Móviles
    • Roms para dispositivos Móviles
    • Noticias sobre dispositivos Móviles
    • Hablando sobre dispositivos Móviles
  • Zona Mozilla
    • Ayuda, consultas y soporte Mozilla
    • Aplicaciones Mozilla
    • Roms Firefox OS
    • Manuales / Tutoriales / Guías Mozilla
    • Noticias Mozilla
    • Hablando de Mozilla
  • Microsoft
    • Papelera del Foro

Encontrar resultados en...

Encontrar resutados que...


Fecha de Creación

  • Start

    Fin


Última Actualización

  • Start

    Fin


Filtrar por numero de...

Joined

  • Start

    Fin


Grupo


Página Web


Diaspora


Pump


GNU Social


Google +


Twitter


Facebook


Xmpp


Skype


Steam


Desura


MediaGoblin


Youtube


Vimeo


Picasa


Flickr


Email


Lugar


Intereses

Encontramos 4 resultados

  1. Todos hemos oído hablar del estrés, de sus efectos, de cómo se ha convertido en uno de los grandes males de la sociedad moderna pero realmente ¿Qué sabemos acerca del estrés? El estrés es una respuesta fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación de alta demanda. Prácticamente cualquier cosa que ejerza algún efecto sobre el perro le generará estrés en mayor o menos medida. Tenemos que diferenciar en este sentido entre eustrés y distrés Eustrés Consecuencias positivas para el sujeto sometido a estrés Distrés Consecuencias negativas para el sujeto sometido a estrés Tendemos a centrarnos sólo en el segundo tipo, olvidándonos del primero que, lamentablemente, está más presente de lo que imaginamos. En sí el estrés no es ni bueno ni malo y es, sin ninguna duda, necesario. Es la herramienta que nos permite anfrontar los cambios, nos mantiene alerta, nos mantiene "vivos" (en todos los sentidos). No podemos vivir sin estrés, el gran problema que se nos presenta es que hay que tener "medios" para gestionarlo adecuadamente. Un perro puede (y debe) enfrentarse a continuas situaciones que le provoquen estrés, siempre y cuando tenga tiempo y medios para recuperarse de ellas. Bien es cierto que cada individuo es un mundo y el estrés que puede soportar y lo rápido que se puede recuperar de él varían enormemente de un perro a otro. Para hacernos una idea orientativa, el cortisol, liberada de manera natural en respuesta al estrés (entre otras hormonas) tarda una media de 20 a 30 minutos en volver a niveles basales después de un incidente de estrés puntual. En un entorno de estrés constante, los niveles de cortisol nunca terminarían de bajar y se produciría un efecto acumulativo hasta llegar al punto de sufrir estrés crónico, o como se le conoce normalmente, ansiedad. Tanto en los casos de distrés, alta exigencia, atmósferas nocivas, técnicas de "educación"/"adiestramiento" inadecuadas... como de eustrés, excitación contínua, juegos fuera de control, acciones repetitivas, compulsivas (pelota, pelota, pelota)... podemos llegar, por situaciones que nosotros como dueños provocamos, junto a una mala gestión del estrés (por diversos factores, tanto físicos como ambientales), a un problema de ansiedad que de lugar a fobias, estereotipias, agresividad, comportamientos destructivos... reduciendo tanto la calidad como la esperanza de vida de nuestro amigo de cuatro patas. Sobra decir que para un perro que ya presente estos problemas el estrés es crítico a la hora de no empeorar los síntomas y hacer lo posible por ayudarle a drenar la ansiedad, uno de los primeros pasos para enfrentarse a sus problemas. En la gestión del estrés entran en juego innumerables factores, uno de los más desconocidos o ignorados es uno del que hablamos hace muy poco, la castración. Tanto la testosterona en los machos como los estrógenos en las hembras, han probado tener la función de ansiolíticos naturales que segrega el propio organismo. Un individuo sin los órganos sexuales que producen dichas hormonas no tendrá este mecanismo para hacer frente al estrés y, por tanto, su nivel de tolerancia frente a este probablemente será menor y su tiempo de recuperación mayor que el de un individuo "entero". Yerkes Y Dodson ya ilustraron con su ley la importancia de mantener un nivel adecuado de estrés y su relación con el rendimiento, el aprendizaje y, bueno, en cierto modo con la felicidad al fin y al cabo. Conocemos de sobra el lado derecho de la curva, cuando el estrés es más del que puede ser gestionado, cuando aparece la ansiedad y con ella todos los efectos negativos que tanto tenemos, hasta un punto que de continuar esa situación podemos llegar al "bloqueo". El lado izquierdo es el gran olvidado, sin estrés hablamos de apatía, de depresión ¿Por qué hacer algo si no merece la pena, si no supone ningún reto? Y justo entre esos dos, el punto óptimo donde se es plenamente funcional, donde el nivel de aprendizaje y la motivación son óptimos. Nuestra influencia es determinante en todos los aspectos, creamos perros ansiosos y reactivos por el alto nivel de estrés al que los sometemos. No se trata ni mucho menos de eliminar completamente el estrés de la vida de nuestro amigo, eso es imposible y, como ya hemos dicho también sería negativo, principalmente porque el día que se presente una situación mínimamente estresante, no sabrá cómo gestionarla adecuadamente y, evidentemente, ya sabemos lo que ocurre en el caso contrario. Debemos buscar el punto medio, no ser nosotros una gran fuente de estrés para nuestro, ni tampoco aislarlos en una burbuja para (sobre)protegerlo, en el punto "medio" está la clave que le permitirá a nuestro amigo ser, y me tomaré la libertad de utilizar en esta ocasión un término tan vejado, un perro EQUILIBRADO. A lograr este fin nos ayudarán varias cosas: Primero, entender a nuestro perro, hacer caso a sus señales para saber cómo se encuentra, qué necesita y actuar en consecuencia. No podremos hacer nada o actuaremos incorrectamente si no sabemos qué estresa a nuestro perro, cuándo y en qué medida (Obsesionarse tampoco, que ya me los veo venir ) En segundo lugar, proporcionarle vías que le permitan drenar todo el estrés acumulado, paseos de calidad, en los que pueda oler, socializar, correr, saltar... desahogarse siendo él mismo. La rutina es importante para un perro, lo predecible no es estresante, da seguridad saber que tenemos un momento para comer, para salir, para dormir... Pero cuidado, también necesitamos algo que nos active, mantener una rutina de horas de paseo no significa hacer exactamente lo mismo y pasar siempre por los mismo lugares, tener experiencias nuevas que nos ilusionen para no aburrirnos. El ejercicio, pero no el físico, sino el mental, los olores nuevos, los juegos, los retos (sin pasarse de exigencia). El esfuerzo físico también sirve para reducir el estrés al segregar nuestro cuerpo endorfinas mientras lo realizamos, pero NO es un fin en si mismo, éste se realiza mientras paseamos, mientras jugamos, mientras afrontamos retos... el ejercicio por el ejercicio, sin motivación, sin diversión, es otra fuente de estrés, no una forma de reducirlo Y por supuesto "entrenar", el umbral de tolerancia puede aumentar o disminuir y está en nuestra mano que nuestro perro aprenda poco a poco a gestionar mejor situaciones más estresantes (y una vez más lo diré, siempre sin pasarse ) P.D. Quiero hacer un último inciso con una de las herramientas de las que ya hablamos en una ocasión, la thundershirt (y análogos), así como fármacos ansiolíticos y otros remedios en ese sentido debido a una situación que he podido constatar recientemente. Aunque el uso continuado de la thundershirt, no en el resto de casos, no es de por sí peligroso ni tiene efectos secundarios a priori, como ya dijimos en su día, esta herramienta se enfoca en reducir la ansiedad, en ayudar a nuestro perro a gestionar parte ese estrés que antes no le era posible mientras trabajamos con él para superar el problema que le aqueje. Sin embargo, llegados a un punto en que la terapia está completa o próxima a finalizar, podemos pecar de ser un poco "paranoicos" y llevar su estado más allá de lo que pretendíamos, hasta desde muy avanzado en el margen izquierdo de la gráfica, hasta el extremo opuesto en el lado izquierdo. Bien es cierto que es preferible trabajar más cerca de la ausencia de estrés que a la inversa, pero también tengamos en cuenta que estamos trabajando y un perro demasiado apático no aprenderá ni responderá tan rápido como uno adecuadamente motivado.
  2. La última vez que tratamos el tema de la reactividad, hablamos de una terapia muy conocida y que en los últimos años ha dado muy bueno resultados. El método desarrollado por Grisha Stewart bajo el nombre de Behaviour Adjustment Training (B.A.T. o A.C.A si lo traducimos al castellano) y que fue explicado en el tema anterior ha sido revisado por su creadora este mismo año y, por lo tanto, toca reciclarnos para estar al tanto de las novedades. La idea general del método no ha cambiado, se sigue buscando la desensibilización progresiva ante un estímulo mediante exposiciones cortas y controladas, acercando y alejando al perro del detonante y reduciendo la distancia a éste según vaya progresando y ganando confianza. La principal diferencia entre el BAT y el BAT 2.0 es que ahora dichos acercamientos tienden a realizarse de una manera más natural, dejando que el perro se acerque a su ritmo, desde cualquier dire3cción y trazando su propia trayectoria y no en línea recta como hacíamos antes. Aunque a simple vista puede sonar más simple, para poder llevar la terapia a buen término se requieren de ciertas habilidades y conocimientos sobre lenguaje Canino. NO se trata de dejar al perro a su aire y que pase lo que tenga que pasar, no olvidemos que estamos tratando de ofrecer una experiencia lo más natural posible pero de manera progresiva y SIEMPRE bajo control. Llamada, vínculo, atención Manejo ejemplar de la correa, elementos de trabajo correctos, cómodos, que no provoquen más estrés del necesario Puestas en escena seguras, naturales y fáciles de controlar Habilidades con la correa Como ya dijimos, es necesario contar con el material adecuado a la hora de poner en práctica el B.A.T. 2.0. EN lo que se refiere a la sujeción, optaremos por un arnés, de los que se atan al lomo. Los arneses de pecho los dejaremos para practicar los paseos en los que NO estemos poniendo en práctica la terapia de desensibilización. La correa debe ser lo suficientemente larga para trabajar con comodidad. una cinta de adiestramiento de 5 metros o más sería lo ideal en este caso. El BAT es una danza entre el perro y el guía, siendo el humano el que planifica y el can el que marca el ritmo. El nexo que los une en esta coreografía es la correa, un elemento de seguridad que a la vez permite comunicarnos con él. En ningún momento debe ser utilizada como herramienta correctiva o aversiva, los movimientos serán suaves y naturales, sin incordiar o estresar al perro. https://www.youtube.com/watch?v=vQB7M2EaeN4 Para profundizar más en lo que son las habilidades con correa que debemos practicar, el propio protocolo BAT 2.0 incluye un anexo muy interesante que se centra exclusivamente en este punto Habilidades con la correa B.A.T. 2.0 Gestión de problemas La teoría es importante y clara, pero la puesta en escena puede reservarnos algunos retos para los que debemos estar preparados de antemano. Al igual que en el B.A.T. original, todo se centra en la distancia umbral. En los nuevos gráficos de apoyo nos lo representan como la orilla de una playa. Debemos conocer las distintas señales y el comportamiento del perro para actuar en consecuencia y no sumergirlo más de la cuenta, de lo contrario estaríamos, nunca mejor dicho, inundándolo y eso sólo empeoraría el problema. Algunas cosas que nos pueden ayudar Pasear en lugares tranquilos cerca de olores interesantes, para que el perro pueda "desconectar". También podemos recurrir a dejar premios para que más tarde los vaya encontrando. Pasear sin rumbo fijo, relajados, sin presiones, valiéndonos del truco anterior si si queremos. Si claramente el perro se muestra estresado, comienza de nuevo, reorganízate y planifica mejor la sesión. No temas pedir ayuda profesional si la necesitas. Para profundizar más en lo que debemos tener en cuenta a la hora de gestionar problemas cuando pongamos en práctica el BAT, también tenemos un anexo muy interesante que nos aclara todas estas cuestiones. Gestión de incidencias para la puesta en práctica de BAT Paseos en el mundo real No todo serán puestas en escena, en algún momento, cuando hayamos trabajado lo suficiente con el perro y éste empiece a responder adecuadamente, tendremos que enfrentarnos al mundo real. Es vital que sepamos ajustarnos a la situación y a los niveles de estrés con los que trabaja o puede trabajar el perro, pero lamentablemente estamos en el mundo real y controlar esto no siempre es posible. La clave es marcar y moverse. Marcar (con un reforzador condicionado) los comportamientos adecuados y seguir con un refuerzo funcional/real Lo más importante, como en otros muchos casos, es anticiparse, valorar la situación antes de que ocurra, intervenir en caso de ser necesario y tratar de reconducir una situación que a priori se presenta complicada para que esté a nuestro favor, variando la distancia hasta el detonante, buscando la calma, de tal forma que el perro pueda enfrentarse al detonante de manera adecuada. Al igual que en los puntos anteriores, también contamos con un anexo que nos ayudará a gestionar las diversas situaciones que se nos presentarán en el mundo real Técnicas de supervivencia, paseos en el mundo real B.A.T. 2.0 Se acabaron los preámbulos hablemos del método como tal y como tenemos suficiente material didáctico y hemos definido ya las bases en el tema anterior, la mejor forma de hacerlo de manera que se entienda fácilmente es recurrir al diagrama de flujo de B.A.T. 2.0 y algunos ejemplos en vídeo, https://www.youtube.com/watch?v=nffhjdQGvLU Y, por supuesto, no puede faltar la guía básica de BAT 2.0 que nos presenta toda la información que necesitamos y conecta todos los puntos anteriores. BAT básico 2.0 en Español De resto recordar nuevamente que no es ninguna vergüenza pedir ayuda, siempre y cuando quien nos ayude verdaderamente sepa lo que se hace. Un problema cogido a tiempo siempre tendrá mejor pronóstico y levará menos tiempo solucionarlo que algo que hemos pasado dejar demasiado tiempo y/o que hemos tratado de manera incorrecta por desconocimiento o falta de medios. http://empoweredanimals.com/
  3. El siguiente texto es un fragmento del libro "Control Unleashed" escrito por Leslie McDevitt y traducido por Mary de Ttouch Hispania Como ya apunta el texto anterior, la reactividad tiene su base en la ansiedad, en situaciones que superan al perro y provocan una reacción desproporcionada de éste. 
A menudo estos comportamientos son confundidos con agresividad pero es mejor definir esta conducta como “reactividad” frente a determinados estímulos y que termina convirtiéndose en una respuesta agresiva. La reactividad pede presentarse por muchos motivos, los más usuales son: El miedo Ante un estímulo que provoca miedo en el perro existen dos opciones naturales básica, huir del peligro o pasar al ataque. Cuando un perro se ve incapaz de tomar la primera opción, porque no hay salida, porque tiene algún problema físico que le impide correr o lo más común, está atado a una correa que le impide moverse libremente, la única opción que le queda es la confrontación y si el estímulo que tanto miedo le da supera su umbral, se producirá una respuesta reactiva. Falta de socialización Realmente sería una variación de la primera causa pero con un motivo muy concreto y es que el perro no ha sido bien socializado, bien porque se le ha negado el contacto con ese estímulo (niños, adultos, otros perros, gatos, coches...) o porque durante la etapa crítica de socialización tuvo alguna mala experiencia que ha marcado sus posteriores relaciones. Es muy importante que durante los primeros meses de vida del perro toma contacto con todos aquellos estímulos que posteriormente encontrará en su vida adulta para que sepa cómo actuar adecuadamente ante ellos. Madurez Aunque siendo cachorros los perros tiene a ser curiosos por naturaleza y ávidos de entablar relación con todo ser vivo con el que encuentran, una vez alcanzada la madurez pueden volverse más selectivos con sus amistades y en el caso de perros mayores, debido a sus achaques o a alguna enfermedad pueden volverse especialmente gruñones, por lo que las reacciones reactivas se vuelven más frecuentes. Cambios en la vida del perro En todo momento hemos estado hablando de reactividad como una reacción provocada por un estado de ansiedad que supera al perro. Los cambios en la rutina del perro, una mudanza, un nuevo miembro en la familia, factores ambientales y cualquier cosa que pueda provocar ansiedad a nuestro perro contribuirán a que nuestro perro pueda mostrarse reactivo ante algo que antes aparentemente no provocaba en él ninguna reacción, pues la ansiedad ya está presente antes de que el perro se enfrente a cualquier estímulo. Hipermotivación Aquí hablamos de perros demasiado "entusiastas", cuyas ansias por llevar a abo una actividad, coger una pelota, ir a saludar a otro perro, perseguir algo.... acaban tornándose en pura ansiedad y esta ansiedad, al igual que en todos los casos antes mencionados, acaba dando lugar a la reactividad. Técnicas de adiestramiento equivocadas A base de castigos desproporcionados, sometimiento, golpes, herramientas punitivas y otros métodos basados en la nefasta dominancia podemos acabar con un perro con los nervios a flor de piel que seguramente combine varios de los apartados anteriores siendo temeroso, ansioso, mal socializado y, por tanto, una bomba de relojería reactiva. Este tipo de problemas suelen ser complejos y solucionarlos lleva bastante tiempo, pero con un diagnóstico adecuado, paciencia y las técnicas adecuadas podemos hacer grandes progresos a la hora de solucionar el problema. Si bien en casos muy graves la solución al 100% se torna complicada, siempre es posible un nivel de recuperación que permita al perro llevar una vida prácticamente normal. B.A.T. Este método desarrollado por Grisha Stewart en 2011 bajo el nombre de Behaviour Adjustment Training (A.C.A si lo traducimos al castellano) y que está basado en anteriores métodos de desensibilización y contracondicionamiento, se presenta a día de hoy como una de las alternativas más fiables a la hora de recuperar a perros reactivos. Este tipo de terapia busca la exposición controlada y progresiva del perro al estímulo que provoca la reacción que deseamos tratar, acortando o ampliando la distancia del perro al desencadenante para aumentar su tolerancia a éste y que poco a poco vaya ganando confianza al enfrentarlo. Para llevar a cabo el procedimiento , aparte de necesitar la ayuda de un estímulo que haga de "señuelo" durante las sesiones, será conocer cuál es el umbral de nuestro perro, la distancia límite a la que podemos trabajar sin que la situación lo supere. Una vez conocida la distancia que corresponde al umbral, se realizan acercamientos progresivos, cortos y con mucha calma, al señuelo, hasta ese límite donde el perro empieza a verse superado pero sin llegar a serlo. Una vez es consciente del estímulo y tras unos segundos de escrutinio/valoración para parte del animal éste dejará de fijarse en el señuelo y cambiará su actitud. En este preciso instante es cuando introducimos una recompensa funcional, que no es otra cosa que aumentar la distancia alejándonos de ese estímulo que lo estresa dándole justo lo que necesita en ese instante. En este punto, aunque con mucho cuidado, podríamos introducir otro tipo de premios para contribuir al contradicionamiento. En cualquier caso esperaremos a que el perro deje estar estresado y repetiremos el procedimiento, disminuyendo la distancia con el señuelo según el perro vaya habituándose a éste. Aquí es importante ser conscientes que con este ejercicio, aunque muy suavemente, estamos sometiendo al perro a un estrés importante, pues lo que estamos haciendo es hacer que se enfrente al origen de todos sus problemas/miedos/ansiedades. Aún esperando varios minutos entre cada acercamiento, parte de ese estrés es imposible eliminarlo tan rápidamente y se irá acumulando durante la sesión. Es por esto que no podemos prolongar demasiado el tiempo de terapia ni realizar todos los acercamientos que queramos de una sola vez. No hay que tratar de que el perro supere su problema de una sola vez, más repeticiones no significan mejores resultados, la clave es la progresión y seguir el ritmo que marque el perro, sin forzar la situación. Dejaremos la sesión después de un par de intentos y volveremos a intentarlo en otra ocasión, cuando el perro vuelva a estar relajado, incluso esperando un par de días entre sesiones si es necesario para los casos donde la ansiedad es más grave o si el perro no es capaz de librarse de ella tan rápidamente. Así mismo, es importante no sólo realizar la terapia de forma progresiva y con mucha calma, sino tratar de que el perro no se vea sometido a un estrés excesivo en su vida diaria que pueda hacer que empeore su estado. Y como es mejor dejar todo bien claro hay que decir también que intentar reducir el estrés no significa mimar en exceso ni tampoco sobreprotegerlo, es tan mala una cosa como la otra. Con estos ejemplos quiero mostrar dos cosas. En el primer caso se trata de una sesión de B.A.T. con un Border Collie con un señuelo bastante especial, ya que el origen de su reactividad son los caballos Debemos fijarnos especialmente en la distancia a la que trabajan, no es uno al lado del otro precisamente sino bastante lejos, si no es porque el cámara nos lo enseña el caballo ni lo veríamos. Todo buscando la distancia umbral adecuada y sin presionar al perro en ningún momento. Y sobre todo en lo que hemos dicho, ese proceso de acercarse muy poco a poco hasta que el perro se fija realmente en el caballo, reacciona ante ese estímulo y tras esa breve exposición cuando el perro, por decirlo de alguna manera, vuelve al mundo de los vivos, inmediatamente lo saca de esa situación, le da un tiempo y vuelve a repetir el proceso acercándolo un poco más al estímulo. Este otro ejemplo está tomado desde un punto de vista muy especial y es muy muy interesante pues vemos algo que en condiciones normales nos sería imposible apreciar. En apenas 4 segundos, la cara del perro (y también el resto del cuerpo) cuenta toda una historia, en el momento que ve al señuelo cambia completamente su expresión y apenas un segundo después vuelve a su estado inicial (o casi) y es ese preciso instante cuando se introduce la recompensa funcional. Todo esto nos lo perdemos, esa expresión, en este caso de preocupación/miedo y es precisamente lo que debemos tratar de captar para tener éxito en este tipo de sesiones. http://www.youtube.com/watch?v=t593WqLBotk La idea es justo lo que acabamos de ver, empezar con "dosis" muy muy pequeñas, encontrar el punto donde se encuentra el umbral, la distancia a la que el perro empieza a ponerse nervioso pero no llega a reaccionar, dejar apenas un breve instante de exposición a lo que le provoca esa reactividad, que el perro sea consciente de ello y en cuando recupere otra vez su estado de calma, dar la vuelta, dejarle un momento para que se recupere y luego repetir el proceso avanzando un poco más. Debemos tener en cuenta también que, aunque hemos estado hablando de reactividad como una respuesta violenta desproporcionada, los casos cuya respuesta son justo al contrario, perros que huyen, que entran en pánico, que se bloquean ante un estímulo... también pueden ser tratados mediante B.A.T. Además, recordemos que siempre podemos valernos de otras muchas herramientas que están a nuestro alcance para ayudar al perro con la terapia y, puesto que hemos dicho que el estrés y la ansiedad son el origen o pueden agravar el estado del perro, no estaría de más valernos de algún elemento de terapia contra la ansiedad
  4. Como ya comenté en el artículo sobre las mascotas que sufren de ansiedad debida al miedo a los ruidos fuertes, existen un gran número de alternativas a la hora de enfrentarnos a estos problemas y tratar de dar dar una mejor vida a nuestra mascota. Si bien existen todo tipo de soluciones comerciales y aunque según voy escribiendo este tema me siento más y más como un actor de anuncio de la teletienda finalmente me he decidido a probar por mí mismo la camisa para el tratamiento de la ansiedad Thundershirt. El diseño de esta camisa ejerce una presión suave, constante y uniforme sobre el torso de la mascota. Esta presión en la piel libera hormonas calmantes del tipo endorfinas y oxitocinas. Es el mismo principio en el que se basan los trabajos por presión del Doctor Temple Grandin utilizados en el tratamiento de cuadros de ansiedad en pacientes con autismo y por profesores de niños con necesidades especiales para una amplia variedad de trastornos de la conducta. En el campo de la veterinaria también se ha hecho uso de la presión para relajar al ganado antes de alguna exploración o para la administración de vacunas. Dicho de manera simple, nuestra mascota, ante esa presión uniforme y constante se siente "arropada", protegida y esto a su vez hace que la ansiedad disminuya a la vez que aumenta su confianza. Sí, lo sé, hasta ahora suena a "engañabobos" pero lo más interesante de este "invento", que parece tan simple pero hasta ahora nadie había pensado en ello, es que no habría efectos secundarios. No se trata de un fármaco o una herramienta punitiva como las utilizadas en el adiestramiento tradicional ¿Por qué no darle una oportunidad?. La forma en que está confeccionada hace que se ajuste perfectamente a la figura del perro, por lo que no hay inconveniente en llevarlo por largos períodos de tiempo. La mayor preocupación podría ser el calor durante los meses de verano, pero se trata de una mezcla de spandex, poliester y algodón bastante fina, así que en teoría no tendría que ocasionar demasiadas molestias en ese sentido. Llegados a este punto hay que tener las cosas muy claras. La magia no existe, no podemos esperar que un simple trozo de tela elástica bien moldeada solucione instantáneamente todos los problemas de nuestra mascota, de la misma forma que una droga que la deja fuera de combate sólo nos vale por unas horas y las soluciones "tradicionales" que lo único que hacen es agravarlos aún más. Aunque algunos distribuidores así lo anuncien, no hablamos de una solución en sí misma sino una buena herramienta que nos permitirá llegar a la solución de manera más sencilla. Por tanto, ese efecto antiansiedad, esa seguridad extra que siente nuestra mascota cuando lleva este invento puesto nos dará una base más sólida sobre la que trabajaremos después para solucionar el problema, que en este caso sería cualquier tipo de trastorno relacionado con el estrésy la ansiedad: Miedos en general: ruidos, otros perros, personas, bicicletas, viajes en coche, etc Trastorno de ansiedad por separación Estados de excitación, hiperactividad, nerviosismo Estados de estrés general En algunos casos también se vende Thundershirt como una "solución" para los casos de agresividad, cosa que no es cierta o al menos, no del todo. Al igual que el resto de trastornos que tienen su origen en el miedo, el estrés o la ansiedad, efectivamente este invento sería una ayuda en casos de agresividad (más bien reactividad) por miedo o por hipermotivación, en los que disminuir el nivel de ansiedad será efectivo, pero de resto lo que tendremos es una mascota agresiva y con camiseta (si es que llegamos a ponérsela). Una vez hemos expuesto la teoría y dejado las cosas claras (a ver si me gano la comisión o no... digo.... ), vamos con la parte práctica: La gran pregunta que está en el aire desde que empecé a escribir esto es ¿Esa cosa funciona? La respuesta a esa pregunta es complicada y llevo muy poco tiempo probando el invento, además de contar sólo con unas pocas mascotas "de prueba" para esta experiencia. Pero si tuviera que emitir un juicio ahora y por las pruebas que he tenido la oportunidad de realizar la respuesta sería, sin ninguna duda, Sí. Dependerá de cada perro y el nivel de estrés que esté manejando en ese momento, pero el efecto "apaciguador" se nota en muy poco tiempo. En mi caso, por suerte para ambos y por desgracia para el experimento, Kira es sobradamente tranquila, así que después de un rato con ella puesta y dicho de manera clara, estaba como si se hubiera fumado un porro, así que o el señor Grandin dio en el clavo o voy a tener que hablar seriamente con ella porque yo también quiero :lol:. No obstante, como ya he dicho, la verdadera prueba será a largo plazo y con casos mucho más complicados. Lamentablemente no ha sido una compra por el mero placer de experimentar Tampoco ha sido algo casual, ni mucho menos al azar. Hace tiempo que vengo comprobando los resultados de teorías similares basadas en la presión y la ansiedad, aunque más bien centradas en aumentar el área de aplicación para reducir los efectos negativos, no en tratar de ejercerla de forma uniforme para conseguir efectos positivos. A lo que viene todo esto es que son chorradas, sí, pero son inocuas, simples y verdaderamente funcionan. No es necesario ser un profesional para aplicarlas y pueden servir de mucha ayuda. El resto de conclusiones irán llegando después, según vaya teniendo más experiencia con la camiseta. Lo mismo al final acabo poniéndome yo una y todo Prueba de seguimiento 1: Antes de empezar Alaska Malamute de 6 años, mala socialización, sometida a estrés constante y baja actividad. Muestra claros signos de ansiedad y es reticente a ser "manipulada" 1 Semana después Clara mejora general, llegando a compartir el espacio con personas y gatos sin problema e incluso a incitar el juego. 2 Semanas depués http://roaming-initiative.com/mediagoblin/mgoblin_media/media_entries/828/Kira-ron.medium.webm
×
×
  • Crear Nuevo...