Ir al contenido

Buscar en La Comunidad

Mostrando resultados por etiquetas 'Salud Mascotas'.

  • Buscar Por Etiquetas

    Añade etiquetas separadas por comas.
  • Buscar Por Autor

Tipo de Contenido


Foros

  • Contacto con el staff
    • Novedades / Anuncios del foro
    • Sugerencias
    • Problemas relacionados con el foro
  • Zona general de charla
    • Presentaciones
    • Charla
    • Zona de Humor, Curiosidades y Otros
    • Mascotas Vagos
    • Noticias del Mundo
    • Tecnología
    • Ayuda y consultas de carácter general
  • Zona GNU/Linux
    • Ayuda, consultas y soporte GNU/Linux
    • Distribuciones GNU/Linux
    • Repositorios. Software GNU/Linux
    • Personalización
    • Raspberry Pi
    • Arduino
    • Manuales / Tutoriales / Guías GNU/Linux
    • Programación
    • Noticias GNU/Linux
    • Hablando de GNU/Linux
  • Zona Gaming
    • Juegos GNU/Linux
    • Noticias Gamer
    • Charla Gamer
  • Zona Móvil
    • Ayuda y soporte para dispositivos móviles
    • Apps Móviles
    • Manuales / Tutoriales / Guías Móviles
    • Roms para dispositivos Móviles
    • Noticias sobre dispositivos Móviles
    • Hablando sobre dispositivos Móviles
  • Zona Mozilla
    • Ayuda, consultas y soporte Mozilla
    • Aplicaciones Mozilla
    • Roms Firefox OS
    • Manuales / Tutoriales / Guías Mozilla
    • Noticias Mozilla
    • Hablando de Mozilla
  • Microsoft
    • Papelera del Foro

Encontrar resultados en...

Encontrar resutados que...


Fecha de Creación

  • Start

    Fin


Última Actualización

  • Start

    Fin


Filtrar por numero de...

Joined

  • Start

    Fin


Grupo


Página Web


Diaspora


Pump


GNU Social


Google +


Twitter


Facebook


Xmpp


Skype


Steam


Desura


MediaGoblin


Youtube


Vimeo


Picasa


Flickr


Email


Lugar


Intereses

Encontramos 19 resultados

  1. Hace tiempo que tengo una espinita clavada con este tema. O será que soy muy pejiguero… que también Casi siempre, sobre todo en invierno, se hace de noche mientras paseamos y con el tema de ver dónde está la mini monstruo de las galletas y también que otros la vean y con lo que hay en el mercado para este problema la verdad es que no estoy a gusto Sí, sí… ya nos habíamos entendido… Las alternativas más comunes son bastante… cutres, siendo muy generosos. Tanto en fabricantes más o menos serios como en los chinos hay un millón de variantes, que suelen pecar en lo mismo: Autonomía. Las pilas de botón no duran nada y si las salidas son continuas estás todo el tiempo cambiándolas. Durabilidad. De poco sirve la luz si el cierre, las costuras o los Leds se rompen al primer roce, agarrón o salto mortal dentro de un arbusto buscando gremlins. Visibilidad. Que parecerá de perogrullo pero es que los hay que no se ven una mierda. Además, para perros de pelo medio/largo, como aquí la jefa, como sea demasiado fino, en cuanto empieza a moverse, se hunde entre el pelo y nunca más se supo de la luz Luego he encontrado algunos que si que sí, resistentes, con baterías para 12horas recargables con un cable USB, impermeables, Leds RGB con distintas secuencias programables… les falta sacar al perro. Y por 70€ (+ gastos de envío) que cuesta el más barato, bien podría hacer eso y tender la ropa y lavar los platos de paso https://www.youtube.com/watch?v=1iAUHiD6cgk Y ni tanto ni tampoco, un término medio entre chapuza china y tener que pagarlo a plazos Y salvo que me saque dos loterías, mis planes se van por otro camino, empezando por mirar cómo funcionaban algunos de los remedios cutres que tenía por casa para intentar mejorarlos. Con resultados bastante interesantes PERO... ¿Qué coño? Ya que he sacado los instrumentos de matar, no lo vamos a dejar en un led rojo que parpadea y una tira de fibra ¿Verdad? Obviamente, como collar base he usado la cutrada china. Total, no es un collar que vaya a soportar ninguna tensión, la perra irá con su arnés de siempre, únicamente tiene que servir para ponerle y quitarle las luces en el momento que necesitemos, nada más. El primer “prototipo” lo hice sin las baterías, porque a saber qué hizo el chino con ellas pero no llegaron (y el conector del cargador USB tampoco ), así que con las peores tres pilas recargables que he podido encontrar, ya medio pochas y sólo medio cargadas, un poco de cinta aislante y una conejilla de indias que no sabía lo que le esperaba, más de 2 horas se pegó el cacharrito (sin cambiar pilas), alternando todas las combinaciones de luces constantemente, fijas, sin parpadeo, y haciendo mil malabares, y al llegar a casa aún tenía capacidad para dejarme ciego (y a medio barrio también) Además, al llegar, mientras hacía otras cosas, pude ver por el rabillo del ojo como, en apenas una fracción de segundo, la mesa de la cocina se llenaba de luz y color, lo que me hace sospechar que La Increíble y Maravillosa Perra Lámpara está haciendo uso de sus poderes, no para hacer el bien precisamente Y digo yo... Ya que el collar chino está roto, vamos a aprovechar las cositas que tiene dentro, al menos de momento ¡Mira qué bien! Una mini bateria de Litio. No es ni un 10% de las que he pedido, pero para jugar un rato va perfecta. No sé cuánto durará, porque no he tenido tiempo de hacer la prueba real, pero si con una batería que no es más grande que el ancho de un collar, lleva todo el rato que llevo escribiendo encendido y sigue alumbrando perfectamente, con una un poquito mayor podemos tener perra lámpara por semanas. Obviamente no va a durar lo que duraba cuando alimentaba a un sólo LED que parpadeaba, pero teniendo en cuenta que en ese caso la recargaba una vez a la semana (y no sé), con que me dure un par de horas con 15 LEDS que le he metido ahora, me doy con un canto en los dientes Sinceramente, por los 4€ que vale la tira ya hecha, está más que bien. Mira, mira, mira... el collar Chino también tiene un conector/cargador USB, con lucecita de carga y todo. Vamos a puentear la PCB para saltarnos los integrados. Sólo quiero alimentación y carga, no parpadeos Y la cajita de plástico también la aprovechamos, claro que sí. Además es negra, así la M***a y los trozos de cinta aislante no se notan Arrancamos la tira de fibra original y en su lugar, colocamos nuestra tira de LEDS RGB y... ¡Oye! Sabiendo quién lo está haciendo, no ha quedado tan horrible ¿No? Se acabaron las pilas de botón que salen un riñón y si no se agotan en dos días, se oxidan o ni siquiera encienden Pensaba dejar los cables por fuera hasta probarlo en profundidad, pero... ya que estamos, vamos a rematar bien la faena ¿No? Que luego en la prueba de fuego se engancha con algo y se nos van 4€ a la basura :lol: Y porque la modelo no ha aguantado más, porque por falta de secuencias y combinaciones de colores no es Ahora queda la parte más complicada de todas. ¿Cómo voy a meter los altavoces para poder sincronizar las luces con...? https://youtu.be/xhrBDcQq2DM La parte del ritmo no hace falta, La Increíble y Maravillosa Perra Lámpara lo lleva en el cuerpo
  2. Hace ya tiempo comentamos cómo una idea tan extensamente difundida como rapar a los perros para que pasen menos calor en verano no sólo no tenía los efectos que cabría esperar, sino que contribuía a aumentar mucho más la temperatura de sus cuerpos, resultando en un grave riesgo para su salud. En esta ocasión toca hablar de lo que sí resulta saludable para nuestros amigos de 4 patas cuando tienen que enfrentarse a las altas temperaturas del verano. Sobra decir que las primeras recomendaciones a tener en cuenta son las más básicas para cualquier ser vivo y las mismas que serían recomendables para nosostros, beber y siempre tener disponible agua fresca, evitar las horas de más calor, permanecer a la sombra en lugares frescos, etc. Por supuesto, jamás dejar a un perro dentro de un vehículo cerrado, ni siquiera "dos minutos". Los perros, especialmente los que poseen un manto de pelo de doble capa, suelen comenzar con la muda, una de las maneras naturales que tienen para adaptarse a temperaturas más altas, al comenzar el verano o tras el último celo antes de éste. De esta manera, consiguen modificar la configuración de la capa externa para hacer frente a las altas temperaturas del período estival. Debemos entender que el pelo, es el principal protector de la piel y también de un posible golpe de calor. La piel y el pelo cumplen la función de regular la temperatura corporal. También es la principal barrera que impide la transmisión de enfermedades por parásitos como los mosquitos o flebomotos (Leishmanía) Peluquería Los profesionales de esta disciplina son responsables de garantizar, en primer lugar, la salud de nuestros amigos, en segundo su comodidad y en tercer y último lugar también cuidarán el aspecto estético para cumplir con las exigencias del propietario. El procedimiento que nos viene a todos a la cabeza es, por supuesto, un corte de pelo correcto y saludable, es decir: Con una longitud tal que no deje la piel expuesta. Tras el corte sólo apreciaremos pelo, la piel bajo el mando no será visible. Corte y cepillado van juntos. De esta forma se elimina el exceso de subpelo. El uso de maquinillas debe ser mínimo, especialmente por lo dicho en primer punto. El corte será uniforme y el subpelo no superará la capa de cobertura. Otro proceso muy recurrido, sobre todo en perros con manto de doble capa, es la muda artificial. Básicamente consiste en acelerar o forzar lo que supondría un proceso de muda natural, mediante el uso de una serie de herramientas de peluquería. El objetivo principal es eliminar el subpelo acumulado bajo la capa de cobertura, aumentando a aireación y reduciendo así la acumulación de calor. Podría considerarse un cepillado profundo y a gran escala. Podemos clasificarlo en dos tipos: Muda artificial de pelo medio-largo. Se suele realizar con herramientas como el king coat, rastrillos, hoces, deslanadores, etc. El resultado es un manto más fino, compuesto casi esencialmente por la capa de cobertura. Es bastante evidente la pérdida de volumen tras este procedimiento. Muda artificial de pelo corto. Para este proceso se utilizan rastrillos en forma de hoz o manoplas, ya que el pelo no es lanoso sino más parecido a cerdas. Una técnica más laboriosa realizada por peluqueros profesionales es el Stripping. Se lleva a cabo mediante herramientas manuales con pequeñas cuchillas. La idea es arrancar el pelo muerto o muy maduro, principalmente del subpelo. El resultado visual es similar al conseguido con una maquinilla, pero con las siguientes diferencias: Se elimina principalmente subpelo El pelo de cobertura que se elimina se hace de raíz, así que no se debilita. La capa de cobertura no perderá longitud, evitando así que la piel quede expuesta. También el subpelo se quita de raíz, lo que impide que crezca más rápido y por encima del de cobertura. Así se mantiene la estructura correcta del manto y las funciones de cada capa. Existe el mito de que al perro le duele mucho, pero realmente no es así. La pega real es que es un proceso muy, muy, muy lento, por lo tanto mucho más caro y estresante para el perro (El peluquero que no se atreva a quejarse ). En casa Todo empieza siempre en el hogar. Mantener una buena rutina de cepillado, algún baño cuando sea necesario y, en general, todo lo relacionado con la higiene y salud de nuestro perro. Al cepillar vamos retirando poco a poco el exceso de subpelo acumulado, tal y como en una muda artificial pero en este caso "de andar por casa". Ocasionalmente, también puede ser beneficioso bañarlo después (y si te pregunta, esto te lo recomendó otro, yo no tengo culpa ), para terminar de eliminar los restos de restos de pelo muerto que puedan quedar y también para hidratar el manto y piel (usando el champú, gel o acondicionador adecuados para ello). En perros cuyo pelo tienda a enredarse, nos desharemos también de los nudos, facilitando la labor al profesional de la peluquería y evitando vernos obligados a tomar medidas no tan saludables por culpa de nuestra dejadez. Dispositivos de refrigeración Y no, no estamos hablando de neveras y aire acondicionado, sino de algo más "personal". Existen en el mercado multitud de soluciones para ayudar a nuestro perro a sentirse más cómodo durante épocas de calor, ya sea dentro de casa como durante los paseos. Chalecos y collares Del mismo modo que existen abrigos y chubasqueros para que nuestros perros puedan afrontar los inclemencias del tiempo durante el invierno, también existen sus versiones opuestas. Prendas diseñadas para mitigar el calor. Aunque existen multitud de soluciones, las más comunes suelen estar basadas en tres conceptos bastante similares: Prendas humedecidas que disminuyen la temperatura interior gracias a la evaporación. El chaleco/collar se empapa y se coloca sobre el perro. El agua acumulada entre las capas de material se irá evaporando, disminuyendo así la temperatura interior, mientras el perro permanece seco. Es el mismo efecto que tendríamos en un botijo. El problema principal de este método es que para evaporar el agua es necesario el calor y/o la luz solar directa, por lo que no funcionarán demasiado bien en entornos donde no se den estas condiciones De forma y aspecto muy similar, pero un peldaño más arriba, están los chalecos de gel. El principio sigue siendo el mismo, un tejido húmedo que refresca al perro, pero en este caso es un gel refrigerante el que se activa con el gua. Son más duraderos, el efecto es más eficiente y funcionaría en cualquier entorno, pero sus componentes pueden ser tóxicos si se ingieren. Si nuestro perro es propenso a comerse la ropa que le ponemos, esta solución no sería muy recomendable. La tercera opción es la que probablemente nos sea más lógica, pero al mismo tiempo la que ha demostrado ser más aparatosa y no demasiado eficiente. Agua u otros fluidos congelados son una forma muy tradicional de enfriar las cosas y meter unas cuantas barras refrigerantes en un chaleco/collar después de haberlas dejado un buen rato en el congelador, nos pueden servir para "enfriar" a nuestro perro, Mantas Puede sonar a contradicción, pero al igual que en el caso de los chalecos, las mantas refrigerantes están diseñadas para refrescar a nuestros perros. Ideales para que se sienta a gusto durante la hora de la siesta. Consideraciones generales Las hemos nombrado un poco por encima nada más empezar el post, pero nunca está demás recordarlas con más detalle. Aunque podría sonar ilógico, los perros con un manto de pelo de doble capa, como ya hemos dicho más arriba, suelen tener un buen mecanismo de regulación de temperatura, no así los braquicéfalos (chatos), pues los perros no transpiran como los humanos. Su mecanismo de termorregulación se limita, básicamente, a la transpiración a través de la boca y en menor medida, a través de las almohadillas. Las recomendaciones a tener en cuenta, de manera general, son las siguientes: Agua fresca siempre disponible para que pueda hidratarse y refrescarse. Lugares frescos y a la sombra, evitando largas exposiciones al sol. Los coches estacionados son una trampa mortal. Incluso con las ventanillas bajadas, la temperatura interior sube enormemente en apenas unos minutos. No dejes a tu perro dentro de uno de estos hornos. Nosotros llevamos siempre calzado, nuestros perros no. Algo tan común como cruzar el asfalto de una calle en un día soleado (o cualquier otra superficie caliente) puede ser una tortura para nuestro perro, que se dejará las almohadillas en el intento Es de sentido común, evitar las horas de más calor, realizando los paseos a primera o última hora del día cuando las temperaturas son más bajas. También planificaremos nuestras salidas y excursiones, buscando lugares frescos y a la sombra. Playa, piscina, estanques, ríos... si a tu perro le gusta el agua y siempre garantizando su seguridad, no pierdas oportunidad y llévale a pasar un rato agradable a alguno de estos lugares. Pero cuidado con los mosquitos, porque también son amigos de frecuentar estas zonas. Cepillados, peluquería, dispositivos de refrigeración. Estamos hablando precisamente de eso, así que no tienes excusa para no recurrir a ellos Ojo con los golpes de calor. Estaremos siempre pendientes del estado físico de nuestro perro. Debemos estar atentos a signos como: Pereza y desgana para moverse Respiración rápida y/o costosa Mucosas de las encías y conjuntiva que se tornan de color azulado. Temblores musculares y/o tambaleo Vómitos Aumento del ritmo cardíaco Si aún así nos vemos en la tesitura de tener que enfrentarnos a un golpe de calor, debemos dirigirnos al veterinario sin demora. Mientras lo hacemos procederemos de la siguiente manera: Intentaremos bajar la temperatura corporal de nuestro amigo llevándolo a un lugar fresco, aplicando frío en zonas como la cabeza, cuello, ingles o axilas. Podemos poner al animal bajo un chorro de agua. Le daremos agua pero no le obligaremos a beber. Si es incapaz de tragar, nos limitaremos a humedecerle la boca. Podemos ayudarnos con un ventilador o pasar cubitos de hielo por la nariz, las axilas y por los lados del cuello. Para todos las recomendaciones anteriores debemos tener presente que el cambio de tempera no debe ser brusco porque podemos producir más daños o incluso irnos al extremos opuesto provocándole una hipotermia. Pero sin duda alguna lo que debe primar ante todo es el sentido común. De esta forma podremos pasar un verano agradable junto a nuestro mejor amigo de una manera saludable
  3. Cómo combatir el calor es un tema recurrente en estas fechas, especialmente cuando se trata de nuestros peludos y, aunque ya hablamos sobre este tema el año pasado, no está de más ir ampliando la información para estar siempre al día De entrada he de decir que el chaleco de Aqua Coolkeeper del que hablaré a continuación me tenía a medio camino entre la expectación y el escepticismo, ya que aunque de entrada parece prometedor, apenas hay información en la red y muchas de las imágenes son burdas manipulaciones mal hechas. Incluso en la web oficial se ven cosas que que no lo dejan en muy buen lugar que digamos. Con Paint y manejando el ratón con el culo, me habría quedado mejor que esto Sin embargo, aunque no haya podido conseguir casi ninguna información previa, mucho menos opiniones reales acerca del chaleco, finalmente me han convencido para darle una oportunidad y creo que ahora me toca hacer lo que nadie ha hecho y es escribir un pequeño resumen acerca de lo que es, cómo funciona y, por supuesto, dar mi opinión al respecto que iré ampliando conforme vaya haciendo más pruebas. A primera vista el empaquetado es bastante profesional, parece el típico equipamiento de piscina, pero al mismo tiempo con un toque veterinario. Aunque pensándolo fríamente, es más bien su página web impresa en una caja, tal cual No voy a poder enseñar una imagen propia del empaquetado, tal y como estaba recién abierto, porque he cometido el error de mojarlo antes de sacarle la foto (las ansias me han podido) y ahora por mucho que quiera ya no podré empaquetarlo exactamente igual, pero tengo que decir me ha sorprendido mucho lo pequeño que era el chaleco cuando estaba en la caja. Parecía un pañuelo doblado dentro de una bolsita transparente, tengo camisetas técnicas que abultan mucho más. Así que pueden imaginarse mi cara cuando al abrir la caja me encuentro con semejante miniatura . Cada talla lleva una etiqueta distinta, con una medida y un tiempo, que nos indican lo que tarda el chaleco en absorber toda el agua que necesita para funcionar y lo que aumentará cada celda de gel en anchura cuando esté lleno. En mi caso pone 30 segundos y 0.5cm y creo que puedo afirmar sin temor a equivocarme, que ha pasado la prueba con nota ¡Qué manera de absorber agua! En cuanto a las proporciones del chaleco, son, ciertamente, extrañas. Teniendo un Bulldog en la caja me puedo hacer una idea de por dónde han ido los tiros a la hora de diseñarlo. Supongo que en cierta manera estoy condicionado por la forma del Hurtta que he estado utilizando hasta ahora, que cubría todo el cuerpo. Ahora, al ver como el largo apenas sobrepasa la mitad del lomo (la talla XXL sólo llega a 60cm de longitud), no consigo hacerme a la idea, me sigue pareciendo demasiado pequeño lo mire por donde lo mire. Aún así, en lo referente al diámetro, las medidas son correctas, se ajusta perfectamente al contorno del perro y si optas por coger una talla más de la que indica, probablemente le quede demasiado suelto y "baile" sobre el lomo. El coolkeeper consta de dos partes: El manto superior, que se puede colocar simplemente metiendo la cabeza del perro por la abertura y ajustando el ancho del cuello con el velcro. Y la tira inferior, que cubriría la parte del esternón. Se puede quitar y poner, ajustándola con los dos enganches laterales y el mismo velcro con el que unimos el cuello. La primera prueba que he hecho ha sido muy mala porque al final me han surgido otros asuntos y todo ha sido deprisa y corriendo, así que no puedo dar una opinión del todo sincera sobre el "primer contacto" con el chaleco. Habiendo probado previamente un chaleco similar pero sin gel, la primera impresión en cuanto a efectividad fue muy similar. En un día muy caluroso hay una gran diferencia entre llevar el chaleco y no llevarlo y, aunque ya digo que la prueba no ha sido en las condiciones que me habría gustado, quizá sí que exista una pequeña mejoría en cuanto a desempeño. He visto como no "huía" tanto del sol, se paraba más a oler las cosas, pero también puede ser que justo hoy, que llevaba el chaleco nuevo, me he fijado más y otros días no lo he hecho. En resumen, la conclusión inicial es que sí, no hace magia, pero parece que aún teniendo una menor superficie de contacto, funciona bien. Esto último tiene especial interés en cuanto a confort, ya que al ser menos aparatoso se ajusta mejor al perro y no molesta tanto como un chaleco de cuerpo entero. Queda por ver si esta reducción de tamaño resta o no efectividad al invento, pero para eso habrá que hacer muchas más pruebas. 
 El segundo día fue diferente, tanto porque tuve a bien leerme las instrucciones para saber cómo se usa el chaleco, como por la mejor planificación para hacer las cosas medianamente bien de una vez por todas :-D. Partimos con el chaleco bien lleno de agua, un rato en la nevera antes de salir para que estuviera aún más fresco. Lo único que hice durante el trayecto fue echarle las cuatro gotas que me dejaba el bicho cada vez que paraba a echarle agua (aunque era más bien por no desaprovecharla, en ningún momento fue necesario hacerlo) y después de casi tres horas de paseo entre caminos de tierra y pinos (sol y sombra) seguía cargado y relativamente frío. Lo que significa que tuve que lidiar con otro problema porque se entusiasmó demasiado y estuvimos perdidos en mitad de la nada más tiempo de la cuenta
Vuelvo a insistir en que no es mágico, no se me ocurriría pararme al sol con ella a las 2 de la tarde "a ver qué pasa", Para un paseo normal o una salvajada como la que me hizo la loca ésta, ayuda bastante. Tanto es así que poco menos que tuve que traerla de vuelta a rastras porque ella estaba muy a gusto entre los pinos cuando era casi la una de la tarde. La tercera prueba ha sido más urbana, entre parques y avenidas, aunque ha coincidido un día con algunas nubes, bastante más llevadero que los anteriores. De todas formas, 28ºC a la sombra no nos los quita nadie. Se ha tumbado en el césped a coger sol, creo que con eso he dicho bastante, aunque con lo rara que es, cualquiera sabe... En este caso, el pasar de una sombra a la siguiente no se lo ha quitado nadie, porque si bien debajo del chaleco se está perfectamente, el suelo no está bajo el chaleco y el sol no perdona. No pierdan de vista las almohadillas por mucho chaleco mágico que lleven equipado, porque eso también se nota. Pero bueno, aún sin alcanzar la perfección debo declarar esta tercera prueba positiva, al igual que las otras. Lo he notado incluso en el consumo de agua, no ha parado a beber casi nada y lo que falta de la botella, casi todo ha ido a parar al chaleco. 
 Como era de esperar, también existen algunos "peros", que quien me haya leído en otras ocasiones ya conocerá. El gel que se encuentra en el interior del chaleco es un compuesto químico que no debe ser ingerido bajo ninguna circunstancia. Aunque en principio el compuesto no es nocivo, su capacidad de absorción de líquidos del refrigerante puede ser muy perjudicial para el organismo. Esto es algo a tener muy en cuenta, especialmente con perros propensos a destrozar su "ropa", aunque en cualquier caso ni este ni ningún otro chaleco similar debe utilizarse sin supervisión.
  4. Aunque no se han popularizado y es muy poco probable que veamos uno por la calle, los llamados collares inteligentes para mascotas están a la orden del día y cada vez son más los que ponen a la venta sus modelos. Kyon Pet tracker a primera vista, no es diferente a otros collares que ya hemos visto, aunque eso sí, mucho más compacto y con una autonomía que por ahora nadie ha alcanzado. La apuesta de Kyon tiene el aspecto y tamaño de un collar convencional y con una batería que promete 30 días de funcionamiento, además de una pequeña pantalla LCD integrada, Tracker GPS, sensores de humedad, temperatura, actividad.... Hasta aquí todo muy prometedor, pero si comenzamos a mirar más detenidamente las especificaciones, el interés inicial se convierte rápidamente en un ¿Pero qué clase de hierba chunga se han fumado? Y para ilustrarlo, empecemos con el que, a mi ver, es la función estrella de este collar. El modo SHHHT El collar cuenta con un potente emisor de ultrasonidos que nos permitirá chistarle al perro a distancia con sólo pulsar un botón. Se acabó el gastar saliva y desinflarnos, basta un pequeño movimiento de dedo y ¡Voilà!. Si esto nos supo a poco, el modo SHHHT tiene un hermano mayor, el modo PACIFIER, que no es otra cosa que el modo SHHHT pero mucho más fuerte y pensado para provocar... digo... evitar peleas de perros. Pero es que todavía hay más, porque si bien los anteriores ponen a nuestro alcance un chistador profesional a distancia, también tenemos la opción de chistado automático. Si nuestro perro se queda sólo en casa, con el SHHHT automático y el micrófono incorporado en la base de carga, no se atreverá ni a respirar. Y como no podía ser de otra manera, el modo PACIFIER también tiene una opción de chistado automático. Ésta es capaz de comunicarse con los collares inteligentes que lleven otros perros y, en caso de apreciar una clara incompatibilidad de tamaños/razas, empezar a chistar de manera preventiva. Para relajar un pocos los ánimos, en último lugar tenemos SENSE, que mediante una serie de algoritmos especiales, midiendo las lecturas de los sensores (temperatura, humedad y acelerómetro) nos permitirán saber qué piensa nuestro perro. Y sí, así mismo es como lo han explicado En vista de cómo es el collar a nivel técnico, quiero pensar que la gente que está detrás son ingenieros bastante capaces, no etólogos, que con toda su buena fe se han dejado aconsejar por la gente equivocada o no se han dejado aconsejar en absoluto. Si aprovecháramos toda la tecnología presente en el invento de manera adecuada, podría ser un producto redondo. Pero si todos los esfuerzos se centran en cómo reventarle los tímpanos al perro de mil formas distintas, está claro que por ahí van muy mal. Ahora mismo se encuentran haciendo campaña de Crowdfunding en Kickstarter, precisamente por eso es que he conocido el collar, así que veremos en que termina todo y si dentro de unos años vemos o no chistadores automáticos jodiendo perros por la calle.
  5. No es la primera vez que hablamos de un gadget "futurista" diseñado para nuestros amigos que suelen estar a medio camino entre la genialidad y el snobismo. En esta ocasión hablamos de un collar diseñado por una empresa Australiana con amplia experiencia en la creción de collares y correas luminosos y que pretende reinventar el concepto de collar para perros. Para ello, siguiendo la tónica habitual, han iniciado una campaña de crowdfunding en Kickstarter. Buddy es una collar o más bien un "smartcollar" luminoso que nos permite estar permanentemente conectados a nuestro perro. Posee multitud de sensores, GPS, Leds RGB programables, acelerómetro de tres ejes, sensor de temperatura, pantalla OLED, Bluetooth, Wifi, y se plantea la inclusión de algunos más, como un cardiofrecuencímetro. Por supuesto, el collar cuenta con software propio y muy completo para tener el control total de Buddy desde nuestro smartphone y toda la información recogida por los sensores de éste en la palma de la mano. La gente de Squeaker dogs lo definen como la unificación de todas las tecnologías actuales disponibles para nuestro perro en un único gadget ultraresistente y cuya batería puede darnos una autonomía de hasta 14 días. El precio de salida del primer modelo oficial que, según las previsiones de la empresa, estaría listo a mediados de 2016, está fijado en 180 $ USD, lo cual hace que sea un precio verdaderamente atractivo para un dispositivo de estas características, aunque sin dejar de ser un gadget no apto para todos los bolsillos. Desafortunadamente, aunque el collar promete mucho, tanto en características como en precio, la campaña de financiación no marcha nada bien y a falta de menos de una semana para que finalice el plazo aún les falta recaudar la mitad de lo que se habían propuesto. Esperemos que, aunque no consigan los fondos ahora en Kickstarter, encuentren la manera de poder comercializar finalmente Buddy y, quién sabe, quizá de aquí al año que viene alguno de nuestros amigos peludos va por la calle fardando con su nuevo smartcollar https://d2pq0u4uni88oo.cloudfront.net/projects/1989430/video-577222-h264_high.mp4 https://www.kickstarter.com/projects/squeakerdogs/buddy-the-dog-collar-reimagined
  6. La Ehrlichiosis canina, comunmente conocida simplemente como Erliquia, es una enfermedad de perros y gatos (también humanos) causada por una bacteria llamada Ehrlichia canis. Se transmite a través de parásitos, en la inmensa mayoría de los casos garrapatas, pero también puede darse el caso de transmisión por la picadura de mosquitos y ciertos tipos de platelmintos. El parásito, al picar a un animal infectado con al enfermedad absorbe no sólo su sangre sino también la bacteria y al cambiar de anfitrión se la trasmite través de su saliva, propagando así la enfermedad. Otro factor de contagio es la transfusión de sangre de un perro infectado a otro sano, pero ya hablaríamos de intervención humana directa en la propagación de la enfermedad. La Erliquia puede ser detectada muy fácilmente realizando un análisis de sangre (No uno convencional sino específico), pero llegar a diagnosticarla se vuelve una tarea muy complicada dada la inespecificidad de sus síntomas que, además de variados, dependen, entre otras cosas, de la virulencia de la cepa, la salud del animal, las condiciones... Además de esto, se considera una enfermedad "silenciosa", porque si bien tras la picadura del portador, que en el caso de las garrapatas se estima que deben estar adheridas entre 5 y 20 horas para suponer un riesgo real de contagio, los síntomás se manifestarían entre 8 y 20 días después de manera aguda, en muchos casos la enfermedad permanece latente durante meses o incluso años (fase subclínica) o la levedad de los síntomas hace que pase desapercibida para nosotros, presentándose algunos de ellos de manera tímida a lo largo del tiempo, para finalmente, en un momento en que el perro se encuentre más debil de salud, hacer acto de presencia de forma repentina, en lo que ya se consideraría la fase crónica de la enfermedad. Entre los síntomas que pueden apreciarse, aunque ya hemos dicho que son bastante inespecíficos, afectan a múltiples órganos y se presentan de manera irregular en el tiempo, se encuentran: Depresión Letargo Falta de coordinación Cojeras Rigidez en la marcha (por depósitos de inmunocomplejos en las articulaciones) Fiebre Anorexia (no quiere comer) Pérdida de peso (principalmente por lo anterior) Hemorragias (especialmente nasales) Petequias (Difíciles de detectar bajo el pelo) Linfadenopatía (agrandamiento de los ganglios linfáticos) Inflamación de las articulaciones Encefalitis Problemas respiratorios Mucosas pálidas Edema de las extremidades Convulsiones espontáneas Signos neurológicos. Distensión y dolor abdominal por aumento del bazo Cambios de comportamiento y ánimo. Uveítis (inflamación de la lámina intermedia del ojo) Mucosas pálidas. Fiebre Edema escrotal etc, etc Es por esto que en el diagnóstico deben tenerse muy en cuenta aquellos animales que presenten un cuadro clínico compatible con algunas de las alteraciones mencionadas, especialmente si tiene un historial previo de infestación por garrapatas y/o se encuentra en áreas endémicas de Ehrlichiosis (normalmente zonas cálidas). En ocasiones puede ser necesario realizar una aspiración de médula ósea para detectar la enfermedad en la fase subclínica ya que es principalmente a ésta y a las células del sistema inmúnológico a quienes ataca la enfermedad. Afortunadamente, el pronóstico de un perro afectado por erliquia es muy favorable ya que es curable en cualquier fase de la enfermedad con un tratamiento basado principalmente en antibióticos y corticoides y aunque la duración de éste varía (normalmente son 6 u 8 semanas, pero dependerá de lo avanzada que esté la enfermedad, los órganos afectados y el estado del animal) y puede requerir otros tratamientos adicionales para combatir alguno de los síntomas puntuales (Recuperar el apetito, combatir la anemia, mitigar el dolor...), salvo en casos donde la enfermedad haya degenerado tanto que el perro esté en fase terminal, la recuperación total es más que probable y el paciente empieza a manifestar un mejoría evidente pasadas 24 o 48 horas en los casos de perros en fase aguda. Los perros en fase crónica siguen teniendo un pronóstico muy favorable en cuanto a la curación de la enfermedad, pero la recuperación de los daños producidos por ésta en los órganos afectados, la depresión del sistema inmunológico (Recordemos que la erliquia ataca a la médula ósea) que lo haría vulnerable a otras enfermedades, el bajo número de plaquetas que podría ser decisivo en caso de presentarse hemorragias... hacen que, en definitiva, el pronóstico en fase crónica depena de las características de cada caso particular. No obstante el tratamiento debe ser seguido a rajatabla (ya que podríamos crear resistencia al antibiótico de no ser así) y una vez curado (Algo de lo que nos cercioraremos con nuevos análisis) nada impide que pueda volver a infectarse (Aún no existe vacuna aunque se ha hecho algunos avances) así que habría que hacer especial hincapié en la prevención para que no sufra de nuevo una picadura.
  7. En esta ocasión vamos a dejar un poco de lado la línea habitual de artículos en los que tratamos temas directamente relacionados con el perro para movernos en un plano paralelo en el que, por una vez, hablaremos de nuestra seguridad. Realmente no es algo para lo que exista una fórmula universal ni un infalible esquema de actuación que nos sacará siempre del apuro. Lo único que podemos aseverar es que si alguna vez llegas a encontrarte en una situación de este tipo, ten por seguro que estás en problemas. La primera recomendación y la más obvia es que nunca deberíamos llevar a ningún perro a un estado tal que sienta la necesidad de atacarnos, pero como eso no siempre depende de nosotros, vamos a centrarnos en algunas recomendaciones que pueden salvarnos si tenemos la suficiente sangre fría como para ponerlas en práctica de manera satisfactoria. Estadísticamente, se producen más y peores ataques durante la noche. La falta de visibilidad hace que nos metamos sin darnos cuenta en lugares donde no deberíamos estar y la oscuridad también juega un papel importante haciendo que el perro se sienta amenazado. Es por esto que la primera recomendación será pasear siempre de día con buena iluminación y, en caso de tener que salir de noche, ir con cuidado de dónde nos metemos. La segunda recomendación también es bastante obvia, pero también resulta la más complicada de cumplir, pues en una situación de este tipo, mantener la calma en todo momento no es tarea fácil. Echar a correr puede precipitar el ataque, así como los movimientos bruscos, gritos y cualquier acción que pueda hacer pensar al perro que somos una amenaza aún mayor de lo que ya creía. Aunque en situaciones de estrés extremo es muy probable que el perro no se percate de gran parte de las cosas que suceden a su alrededor, debemos hacer un esfuerzo por exhibir todas las señales de calma posibles. No avanzaremos hacia él, sino que retrocederemos despacio, sin mantener contacto visual, apartando la mirada, ladeando la cabeza e incluso colocándonos de costado, nunca de frente hacia el perro. Otras señales de calma que podrían resultarnos de utilidad serían bostezar, la versión humana de olfatear el suelo, que es hacer ver que prestamos atención a cualquier otra cosa (mirar el móvil, juguetear con la ropa...) Sobra decir que cualquier intento por nuestra parte de asustarlo para disuadirlo o ahuyentarlo sólo empeoraría la situación. En caso que nada de lo anterior nos ha dado resultado, estamos, irremediablemente, en un grave aprieto. Si tenemos a nuestro alcance algún elemento que podamos utilizar de "pantalla", como un paraguas, un bolso, mochila, etc, podemos ponerla entre el perro y nosotros, pero nunca de forma amenazante. La idea es que sea un obstáculo que nos pueda dar unos segundos extra recibiendo el ataque por nosotros en caso de necesidad. Al mismo tiempo podría hacernos parecer más "grandes", haciendo así que el perro se lo piense mejor antes de llevar a cabo el ataque. Un zapato, chaqueta, bolso... puede ser también algo que podamos utilizar para que el perro muerda en lugar de a nosotros, aprovechando ese margen de tiempo que acabamos de ganar para movernos hasta un sitio seguro, que será principalmente uno al que el perro no pueda acceder, el interior de un coche, vivienda, edificio, cercado... o en su defecto un lugar elevado al que no pueda encaramarse, el techo de un coche, un árbol, un muro... Poniéndonos en el peor de los casos y si no contamos con nada con qué protegernos o entretenerlo ni lugar alguno donde refugiarnos o, si no hemos podido siquiera llegar a planteárnoslo porque ya nos ha embestido, los puños permanecerán siempre cerrados y con nuestros brazos nos protegeremos el cuello, la cara y el pecho. De tener que recibir una mordida, el antebrazo o la espinilla son los lugares donde las lesiones resultarán menos graves. Una mordida en el muslo podría dar lugar a una hemorragia considerable. Cuanto más firme y sólida sea la mordida menos daños se producirán y es aquí cuando mantener la calma se vuelve vital. Debemos tener la suficiente sangre fría como para resistir la tentación de apartarnos o liberarnos, porque con eso sólo conseguiremos causar más daños. Si el perro no nos suelta y tiramos para soltarnos, desgarraremos nuestra propia carne en el intento. El agua o los sprays (pimienta para defensa personal o incluso un desodorante) podrían resultar de utilidad como elemento de último recursos para conseguir que el perro nos suelte. Si contamos con ayuda, la otra persona podría intentar que el perro nos deje levantándolo por las patas traseras. En el 90% de los casos, al llevar a cabo esta acción, el perro abrirá la boca para centrarse en la amenaza que le ataca por la espalda. No obstante es una acción peligrosa ya que el perro girará para lidiar con su nuevo "atacante". Cualquier intento de separar al perro con métodos violentos sólo conseguirán afianzar aún más la mordida o dar lugar a agresividad redirigida. Como ya dijimos en un primer momento, no hay ninguna receta 100% efectiva que podamos seguir, pero la calma será siempre el pilar de todo. Probablemente al vernos inmersos en una situación de este tipo no nos paremos a pensar en todo lo que hemos dicho, pero quizá sí que podamos recordar algo que nos pueda ser de ayuda.
  8. Alba Benítez, fundadora de SimiperroHABLARA, ha escrito un artículo que se aleja completamente de lo que suelo compartir en relación a educación/salud canina pero que realmente ha hecho que se me encienda no una sino un millón de bombillas, no sólo porque el contenido es, para mí, toda una revelación, sino porque es algo que me resulta extrañamente cercano. Charles Figley fue quien puso nombre, en 1995, a un mal que afecta significativamente a todos aquellos que trabajan en el cuidado de otros, intentando mejorar su futuro, viviendo en primera persona su sufrimiento durante el proceso. Éste fue acuñado como "Compassion Fatigue" (Fatiga por Compasión o Desgaste por Empatía). Es un concepto dentro de la Psicotraumatología asociado con el "coste" de cuidar de otros que padecen sufrimiento físico o emocional y se considera una forma de estrés traumático secundaria. Aunque también se da entre los profesionales de la salud humana, es más acusado si cabe entre aquellos que trabajan en y por el bienestar de otros animales, ya sean veterinarios, etólogos, educadores, voluntarios o simplemente personas implicadas o relacionadas con el perros, gatos, etc, aquellos cuya empatía e implicación suelen hacer que sean más capaces y, al mismo tiempo, mucho más propensos a sufrir este tipo de trastornos. Este tipo de personas son más proclives a sufrir fatiga por compasión al no existir una vía de comunicación directa con aquellos a su cuidado (A un humano puedes explicarle cuál es su situación y cómo hay que actuar para ponerle remedio ¿Cómo hacer eso con un perro o un gato?), estar en muchas ocasiones obligados a lidiar con otros "humanos" que no tienen las mismas prioridades en relación al bienestar (Propietarios irresponsables, organismos que sólo velan por sus intereses... ) y en otros simplemente por compartir con pacientes y propietarios el dolor y preocupación de la situación que están atravesando. El burn-out (estado de agotamiento físico, emocional y mental causado por involucrarse en situaciones emocionalmente demandantes durante un tiempo prolongado), es un proceso progresivo más que un estado que afecta negativamente la resiliencia (capacidad para recuperarse de situaciones adversas) pudiendo llegar a una fase crónica. Éste último puede hacernos más susceptibles de sufrir fatiga por compasión que, por el contrario, es un estado de aparición abrupta y aguda, avisándonos imperativamente que hay que realizar cambios importantes cuanto antes. Los signos clínicos más comunes de la Fatiga por compasión se engloban en tres grupos cuyos síntomas coinciden con los del estrés post-traumático. Re-experimentación (revivir, recordar constantemente situaciones dolorosas con una gran carga emocional) Actitudes de distanciamiento y embotamiento psíquico Hiper-activación (arousal): estado de tensión o alerta permanente, y reactividad. Este mal silencioso puede llevar a la depresión y el pasado Septiembre se cobró la vida de la doctora Sophia Yin, una de las grandes profesionales en el ámbito del comportamiento canino de nuestro tiempo, que se quitó la vida a los 48 años, en uno de los puntos álgidos de su carrera, pillando por sorpresa al mundo y abriéndonos los ojos sobre la importancia de este mal. De hecho, observando diferentes estudios realizados en EEUU o Reino unido, los veterinarios y trabajadores de refugios de animales tenían la tasa de suicidio más alta (llegando al cuádruple) en comparación con trabajadores de otros colectivos profesionales. Los que me conocen, a estas alturas ya habrán atado cabos y sabrán por qué he sentido la necesidad de publicar esto http://simiperrohablara.com/2015/04/29/fatiga-por-compasion-desgaste-por-empatia-burnout/ http://mys.matriz.net/mys17/17_5.htm
  9. El último Consumer Electronics Show nos ha dejado nuevos gadgets para nuestros amigos de cuatro patas, uno de los más interesantes ha sido el Motorola Scout, al que la prensa ha dado el nombre de el "smartphone para perros", aunque sinceramente deben estar hablando de otro scout y no el de Motorola porque de teléfono no tiene absolutamente nada, así que haremos casos a los que sí lo han visto de cerca y lo han definido como lo que verdaderamente es, un nuevo concepto que por ahora se conoce como "smartcollar" . Embebido en un práctico collar, el scout permite localizar a nuestra mascota en cualquier momento gracias a su GPS incorporado y registrar toda la actividad que éste ha ido realizando, así como monitorizar su estado de salud en tiempo real (Ritmo cardíaco y "algunas cosas más sin dar mucho más detalle") y un altavoz incorporado por si en algún momento nos apetece decirle algo . El modelo Scout 5000, algo más grande y pesado que su hermano menor, el Scout 2500, incorpora estas funciones y una cámara de vídeo que permite grabar a una resolución de 720p y poder ver, también en tiempo real, lo que está haciendo el perro en un momento determinado. El envío de los datos así como la transmisión del vídeo en streaming se realiza a través de la conexión wifi de nuestro hogar o, en caso de encontrarse en el exterior, mediante conexión 3G (que evidentemente habrá que contratar aparte con la teleoperadora de turno) y podemos visualizarlos cómodamente en nuestro smartphone (El perro tiene el collar, nosotros el teléfono, no al revés, no se me confundan señores de la prensa ;D) El precio de lanzamiento en Estados Unidos será de 199$ para la versión 5000 y un poco menos (¿Cuánto?) para su versión más peuqña, ligera y sin cámara, la 2500. Se pondrá a la venta para el público general en Junio de este mismo año. Al margen el las pijerías, la localización, el tracking GPS y la monitorización del perro mediante un simple collar es una idea bastante interesante y si los precios son correctos, llega a resultar tentador
  10. Desde Freedogz nos hacen llegar un artículo interesantísimo disponible en varios idiomas (español incluido) que nos relata con bastante detalle qué ocurre bajo el collar de un perro. http://www.freedogz.be/equipment/image/data/pdfs/posters_ES_web.pdf Incluso la propia Turid Rugaas en su día ya nos explicó este mismo tema http://www.freedogz.be/equipment/index.php?route=information%2Finformation&information_id=20
  11. Todos hemos oído hablar del estrés, de sus efectos, de cómo se ha convertido en uno de los grandes males de la sociedad moderna pero realmente ¿Qué sabemos acerca del estrés? El estrés es una respuesta fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación de alta demanda. Prácticamente cualquier cosa que ejerza algún efecto sobre el perro le generará estrés en mayor o menos medida. Tenemos que diferenciar en este sentido entre eustrés y distrés Eustrés Consecuencias positivas para el sujeto sometido a estrés Distrés Consecuencias negativas para el sujeto sometido a estrés Tendemos a centrarnos sólo en el segundo tipo, olvidándonos del primero que, lamentablemente, está más presente de lo que imaginamos. En sí el estrés no es ni bueno ni malo y es, sin ninguna duda, necesario. Es la herramienta que nos permite anfrontar los cambios, nos mantiene alerta, nos mantiene "vivos" (en todos los sentidos). No podemos vivir sin estrés, el gran problema que se nos presenta es que hay que tener "medios" para gestionarlo adecuadamente. Un perro puede (y debe) enfrentarse a continuas situaciones que le provoquen estrés, siempre y cuando tenga tiempo y medios para recuperarse de ellas. Bien es cierto que cada individuo es un mundo y el estrés que puede soportar y lo rápido que se puede recuperar de él varían enormemente de un perro a otro. Para hacernos una idea orientativa, el cortisol, liberada de manera natural en respuesta al estrés (entre otras hormonas) tarda una media de 20 a 30 minutos en volver a niveles basales después de un incidente de estrés puntual. En un entorno de estrés constante, los niveles de cortisol nunca terminarían de bajar y se produciría un efecto acumulativo hasta llegar al punto de sufrir estrés crónico, o como se le conoce normalmente, ansiedad. Tanto en los casos de distrés, alta exigencia, atmósferas nocivas, técnicas de "educación"/"adiestramiento" inadecuadas... como de eustrés, excitación contínua, juegos fuera de control, acciones repetitivas, compulsivas (pelota, pelota, pelota)... podemos llegar, por situaciones que nosotros como dueños provocamos, junto a una mala gestión del estrés (por diversos factores, tanto físicos como ambientales), a un problema de ansiedad que de lugar a fobias, estereotipias, agresividad, comportamientos destructivos... reduciendo tanto la calidad como la esperanza de vida de nuestro amigo de cuatro patas. Sobra decir que para un perro que ya presente estos problemas el estrés es crítico a la hora de no empeorar los síntomas y hacer lo posible por ayudarle a drenar la ansiedad, uno de los primeros pasos para enfrentarse a sus problemas. En la gestión del estrés entran en juego innumerables factores, uno de los más desconocidos o ignorados es uno del que hablamos hace muy poco, la castración. Tanto la testosterona en los machos como los estrógenos en las hembras, han probado tener la función de ansiolíticos naturales que segrega el propio organismo. Un individuo sin los órganos sexuales que producen dichas hormonas no tendrá este mecanismo para hacer frente al estrés y, por tanto, su nivel de tolerancia frente a este probablemente será menor y su tiempo de recuperación mayor que el de un individuo "entero". Yerkes Y Dodson ya ilustraron con su ley la importancia de mantener un nivel adecuado de estrés y su relación con el rendimiento, el aprendizaje y, bueno, en cierto modo con la felicidad al fin y al cabo. Conocemos de sobra el lado derecho de la curva, cuando el estrés es más del que puede ser gestionado, cuando aparece la ansiedad y con ella todos los efectos negativos que tanto tenemos, hasta un punto que de continuar esa situación podemos llegar al "bloqueo". El lado izquierdo es el gran olvidado, sin estrés hablamos de apatía, de depresión ¿Por qué hacer algo si no merece la pena, si no supone ningún reto? Y justo entre esos dos, el punto óptimo donde se es plenamente funcional, donde el nivel de aprendizaje y la motivación son óptimos. Nuestra influencia es determinante en todos los aspectos, creamos perros ansiosos y reactivos por el alto nivel de estrés al que los sometemos. No se trata ni mucho menos de eliminar completamente el estrés de la vida de nuestro amigo, eso es imposible y, como ya hemos dicho también sería negativo, principalmente porque el día que se presente una situación mínimamente estresante, no sabrá cómo gestionarla adecuadamente y, evidentemente, ya sabemos lo que ocurre en el caso contrario. Debemos buscar el punto medio, no ser nosotros una gran fuente de estrés para nuestro, ni tampoco aislarlos en una burbuja para (sobre)protegerlo, en el punto "medio" está la clave que le permitirá a nuestro amigo ser, y me tomaré la libertad de utilizar en esta ocasión un término tan vejado, un perro EQUILIBRADO. A lograr este fin nos ayudarán varias cosas: Primero, entender a nuestro perro, hacer caso a sus señales para saber cómo se encuentra, qué necesita y actuar en consecuencia. No podremos hacer nada o actuaremos incorrectamente si no sabemos qué estresa a nuestro perro, cuándo y en qué medida (Obsesionarse tampoco, que ya me los veo venir ) En segundo lugar, proporcionarle vías que le permitan drenar todo el estrés acumulado, paseos de calidad, en los que pueda oler, socializar, correr, saltar... desahogarse siendo él mismo. La rutina es importante para un perro, lo predecible no es estresante, da seguridad saber que tenemos un momento para comer, para salir, para dormir... Pero cuidado, también necesitamos algo que nos active, mantener una rutina de horas de paseo no significa hacer exactamente lo mismo y pasar siempre por los mismo lugares, tener experiencias nuevas que nos ilusionen para no aburrirnos. El ejercicio, pero no el físico, sino el mental, los olores nuevos, los juegos, los retos (sin pasarse de exigencia). El esfuerzo físico también sirve para reducir el estrés al segregar nuestro cuerpo endorfinas mientras lo realizamos, pero NO es un fin en si mismo, éste se realiza mientras paseamos, mientras jugamos, mientras afrontamos retos... el ejercicio por el ejercicio, sin motivación, sin diversión, es otra fuente de estrés, no una forma de reducirlo Y por supuesto "entrenar", el umbral de tolerancia puede aumentar o disminuir y está en nuestra mano que nuestro perro aprenda poco a poco a gestionar mejor situaciones más estresantes (y una vez más lo diré, siempre sin pasarse ) P.D. Quiero hacer un último inciso con una de las herramientas de las que ya hablamos en una ocasión, la thundershirt (y análogos), así como fármacos ansiolíticos y otros remedios en ese sentido debido a una situación que he podido constatar recientemente. Aunque el uso continuado de la thundershirt, no en el resto de casos, no es de por sí peligroso ni tiene efectos secundarios a priori, como ya dijimos en su día, esta herramienta se enfoca en reducir la ansiedad, en ayudar a nuestro perro a gestionar parte ese estrés que antes no le era posible mientras trabajamos con él para superar el problema que le aqueje. Sin embargo, llegados a un punto en que la terapia está completa o próxima a finalizar, podemos pecar de ser un poco "paranoicos" y llevar su estado más allá de lo que pretendíamos, hasta desde muy avanzado en el margen izquierdo de la gráfica, hasta el extremo opuesto en el lado izquierdo. Bien es cierto que es preferible trabajar más cerca de la ausencia de estrés que a la inversa, pero también tengamos en cuenta que estamos trabajando y un perro demasiado apático no aprenderá ni responderá tan rápido como uno adecuadamente motivado.
  12. Hola. Adjunto dos enlaces a dos páginas web que se dedican a analizar los piensos para los perros. Están en inglés. Una de ellas es: Dog food Advisor Y la otra: Dog Food Analysis Saludos.
  13. Éste es un tema que plantea muchas dudas a los propietarios de perros, especialmente en los casos donde pasear con ellos supone algún tipo de problema o cuando el animal tiene alguna necesidad especial, como suele ocurrir con mucho perros braquicéfalos (chatos), de avanzada edad o convalecientes. El gran problema es que existen multitud de opiniones y recomendaciones que se contradicen entre sí, dejando a muchos dueños o futuros dueños con más dudas que respuestas. Por ello creo que, además de los artículos anteriores cuyo objetivo era principalmente la concienciación y los métodos educativos modernos, esta vez vamos a centrarnos no en la teoría, sino en las herramientas para ponerla en práctica. Si bien lo ideal sería que nuestros amigos pudieran pasear con libertad, el ritmo de vida actual, las leyes y otros muchos motivos impiden en muchas ocasiones que puedan hacerlo, así que nos guste o no, en alguna ocasión tendremos que recurrir a los siguientes utensilios que vamos a ver y que describiremos con detalle para que los conozcan a fondo. Collar convencional El elemento clásico, el más conocido y el más utilizado por la mayoría de dueños de perros. Si bien un collar adecuado a las características físicas del perro, con el diámetro y anchura correctos puede ser útil y acertado para pasear con perros educados o que pasearán normalmente sueltos, llevando la correa en muy pocas ocasiones, para un uso continuado y especialmente para casos en los que los perros tienden a tirar de la correa, el collar no es una buena opción porque concentra toda la presión en una zona muy sensible del perro, su cuello. Una presión intensa y prolongada o brusca puede ocasionar lesiones por traumatismo, por asfixia o por interrupción del riego sanguíneo, pudiendo dejar graves secuelas en el perro. Collar de Ahorque/Ahogo Como su nombre indica, este collar tiene la función de asfixiar. Para ello cuenta con una o varias anillas que hacen que sea corredizo y al tirar de él se estreche oprimiendo el cuello del perro. Si con el anterior ya dijimos que existían riesgos, en este caso aumentan exponencialmente, pues no sólo se coloca en el cuello del perro sino que su función principal es comprimirlo todo lo posible. Esta herramienta no debería ser utilizada jamás para ningún fin. Collar Martingale Aunque usualmente es utilizado con la misma función que el anterior, pero teniendo un "tope" a la hora de ahogar al perro, esta función conocida como semiahorque está muy lejos del objetivo real de este tipo de collares. Los collares tipo Martingale están pensados para cerrarse hasta la talla real que utilizaría el perro. Es decir, que mientras no se ejerce presión el collar irá suelto, libre, de forma que no estropee el pelo ni sea un incordio para aquellos con cuello más sencible. Y en el momento en que aparezca tensión en la correa, se cerrará convirtiéndose en un collar normal, ajustado alcuello de nuestro perro de manera eficiente sin ahogarlo. Es muy común verlo en perro de cuello fino y largo como galgos o lebreles. Collar de Castigo (Mal llamado de adiestramiento) Antes de hablar de esta herramienta, empezaré por algunas curiosidades en torno a ella. Resulta muy curioso que a raíz de lo que he escrito en paréntesis, frase muy utilizada por los educadores y adiestradores caninos modernos, muchos defensores de los métodos punitivos, con muy mala idea y resquemor, presenten esta herramienta como: Otra de las cosas que muchos desconocen y por extraño que parezca deja en buen lugar al creador de este artefacto, es que el collar de pinchos se diseñó originalmente para colocarse con las púas hacia fuera. Su función era la de proteger el cuello de los perros de los ataques que podían sufrir por parte de animales salvajes mientras cuidaban el ganado, cazaban, etc. Sin embargo, haciendo gala de lo que es verdaderamente el ser humano, apareció el típico listo de turno que empezó a usarlo del revés para mortificar al perro y así ha seguido usándose. Este collar no sólo limita el aporte de sangre/oxígeno al estrecharse sino que se clava en la piel del perro, ocasionando heridas de gravedad en muchos casos, aunque los fabricantes insistan en que la punta de las púas están romas. Si los dos anteriores están desaconsejados, este está doblemente prohibido, es horrible en todos los sentidos. Collar de impulsos O cómo valernos de la tecnología para modernizar las torturas. Este tipo de herramienta presenta de entrada un gran inconveniente y es que son muy caros, lo que afortunadamente suele disuadir a muchos de comprarlo. Este collar viene en diferentes versiones, cada cual con sus particularidades, propinando al perro una descarga eléctrica, vibraciones de alta intensidad, pulverizaciones de algún producto que le resulte desagradable... El quiz de la cuestión es proporcionar un castigo al perro de manera inmediata y a distancia, habiendo incluso collares que se activan de forma automática cuando el perro realiza la acción que queremos evitar (ladrar, abandonar un recinto, saltar...). La idea tras este invento, aparte de poder castigar al perro aunque no esté a nuestro alcance, es que este castigo no sea asociado a la figura del dueño. De esta forma y según nos cuentan los fabricantes de este tipo de productos, el vínculo afectivo no se vería afectado y los resultados estarían asegurados. A esto sólo puedo decir que un castigo aversivo es lo que es, por mucha tecnología que haya implicada y como ya hemos dicho con anterioridad, los métodos punitivos tienen graves consecuencias Arnés Por fin llegamos a donde teníamos que llegar. Tecnología en favor del bienestar animal y la educación todo en uno. Y como es habitual, vamos a tirar abajo algunos mitos populares que producen rechazo a la hora de utilizar arneses para llevar a nuestras mascotas y que mayormente no tienen nada de ciertos. Antes ya dijimos que para perros braquicéfalos, que por su condición ya suelen tener problemas respiratorios, el arnés es casi que obligatorio. Un perro que tiene problemas para coger aire en condiciones normales no debe llevar nunca algo que le dificulte aún más la respiración y aquí no hay discusión posible. Para el resto de casos, los arneses se han relacionado siempre con el trabajo de tiro, con los trineos, por tanto el saber popular nos dice que un perro al que se le coloca un arnés tenderá siempre a tirar, porque para eso sirve un arnés y el perro lo asimilará (mágicamente) así. Es por esta razón que muchos "expertos" desaconsejan el uso de arneses o restringen su uso sólo a razas muy pequeñas, argumentando que debido a la fuerza que hay que hacer para controlarlos por la tendencia a tirar que estos producen, con razas de mayor tamaño sería inviable o directamente imposible. La explicación a este mito es muy sencilla y es que si un perro ha sido educado para tirar o se ha acostumbrado a hacerlo, va a tirar ya lleve collar, arnés o un traje de sevillana. Sin embargo, los métodos de adiestramiento tradicional, basados en el castigo, se encuentran con un problema insalvable con el arnés porque su diseño busca evitar el dolor y el malestar al perro, no sirven para castigarlo y todos los intentos de tratar de "enseñarle" en base al dolor mientras lleva un arnés resultan inútiles. Utilizando métodos educativos modernos y respetuosos con el animal mientras lleva un arnés adecuado lo que conseguimos es un paseo y unas sesiones de aprendizaje agradables, lo que se traduce en una asimilación mucho más rápida de los conceptos y una mayor predisposición para aprender y colaborar por parte del perro. Algo que sería más complicado o imposible de conseguir con herramientas que provocan dolor al animal. Así mismo en lo que se refiere al control, un arnés permite cubrir un parte importante del torso del perro, al contrario de como ocurre con el collar que se limita a una sección muy específica. Además para el perro, el cual simplemente dándose la vuelta, agachando la cabeza y tirando hacia atrás podría quitarse muy fácilmente un collar, le será muchísimo más complicado zafarse mientras lleva puesto un arnés. El arnés es una herramienta que cuenta con numerosos diseños y modelos diferentes según las características del perro al que va destinado y la actividad que va a realizar. Vamos a nombrar algunos de los más comunes aparte del arnés convencional o de paseo del que acabamos de hablar Arnés de cabeza (Ronzal) A este tipo de arnés colocado en la cabeza y siendo el más conocido el de la marca "Halti", se utiliza para educar a aquellos perros con tendencia a tirar de la correa. El principio es bastante simple, cuando el perro tira, como la correa está sujeta a la base de la cabeza, el perro rota sobre sí mismo y acaba mirando en sentido contrario al que quiere ir. Para esto son necesarias 2 correas o al menos dos enganches, tanto por seguridad como por control. Uno iría sujeto directamente al arnés de cabeza, que es con el que realizaríamos el procedimiento "educativo" y el segundo estaría sujeto al collar o al arnés de toda la vida para ayudarnos en el manejo y también como medida de precaución por si el arnés de cabeza se suelta o se rompe. Si bien el principio en el que se basa no es malo de por sí, las continuas torsiones de cabeza sí lo son y en casos donde el problema de tirones sea severo aún más. Salvo que sea para casos realmente complicados, el uso de este tipo de arneses no es muy recomendable y requiere de un trabajo de habituación previo y una técnica de uso muy depurada. Desechando el Halti, el único modelo del mercado que es bastante eficiente, es el Gentle-leader, que fue el primero que salió al mercado. Arnés pectoral Basado en el mismo principio que el caso anterior, esta herramienta soluciona el problema de las torsiones de cabeza colocando el punto de enganche más abajo, en la parte frontal del perro. De esta forma, la presión se reparte por el pecho del animal sin lastimarlo y el efecto es el mismo que el descrito anteriormente, cuando el perro tira acaba dando la vuelta para quedarse mirando en sentido contrario. Esta herramienta sí que podríamos utilizarla para corregir este tipo de problemas de conducta o más bien falta de educación, aunque teniendo bien presente que tras la compra y una vez resuelto el problema ya no nos servirá para nada más. Al contrario que en el caso anterior, realmente no son necesarias 2 correas o dos enganches, pero tanto por seguridad como por control sí muy recomendables. Utilizando ambas manos iríamos guiando al perro con el arnés pectoral y el convencional al mismo tiempo y también contaríamos con una medida adicional de seguridad por si el arnés pectoral se suelta o se rompe. Hay que tener en cuenta un detalle importante y es que para los arneses de pecho existen dos modelos muy diferenciados. El que hemos descrito, fijo y cuya única función es ejercer control y otro muy diferente que se estrecha oprimiendo el pecho del perro y, en muchos casos, haciendo quemaduras en la zona donde desliza el nylon. Este segundo tipo de arnés no es conveniente utilizarlo. Sense-ible o Sense-ation son los modelos más recomendados e, irónicamente, el arnés Gentle-leader uno de los desaconsejados Mushing Posiblemente éste sea el arnés para perros que a todos se nos viene a la mente cuando hablamos de este tema, el arnés de trabajo que utilizan los perros para tirar de los trineos en la nieve. Bikejorking / Skijoring Además del trineo, actualmente también se utilizan los perros de tiro para multitud de deportes diferentes, estando entre ellos el tiro de bicicleta/triciclo o la travesía con skíes WeightPull Al margen de que sea una animalada (en el mal sentido), es la definición más pura de deporte de tiro. Auténticos practicantes de halterofilia canina capaces de arrastra varias veces el peso equivalente a su masa corporal. Canicross Correr con nuestro perro llevado al máximo nivel, una manera perfecta de disfrutar con él y mantenernos en forma al mismo tiempo. Alforjas Un interesante complemento para que los perros más aventureros lleven consigo todo lo necesario para sus travesías por la naturaleza. Salvavidas Diseñados inicialmente para perros de salvamento (En el siguiente pueden verlo) y posteriormente adaptados para que cualquier perro doméstico pueda disfrutar en el agua sin peligro. Policía/Ejército/Rescate Normalmente pondría la imagen de un perro policía con su característico arnés K9, que es seguramente se nos ha venido primero a la mente, pero creo con este Terranova de entre 60 y 70 Kg realizando labores de salvamento en el agua podemos dar el golpe definitivo al mito del arnés :lol: Al igual que este ejemplo existen mil más, perros detectores de bombas, de rastreo, de rescate en la nieve... todos ellos ataviados con su "uniforme" de trabajo característico. Perros de servicio Los vemos en muchas ocasiones siendo de gran ayuda a personas invidentes, con movilidad reducida o necesidades especiales que requieren una atención constante. Estos perros, además de un riguroso entrenamiento, necesitan contar con herramientas que les permitan realizar su trabajo de manera adecuada. Correas Porque ya hemos hablado de los elementos de sujeción, ahora toca hablar de lo que viene a continuación, es decir, las correas. Como norma general, una correa debe ser lo suficientemente larga como para que el perro pueda pasear de manera cómoda (y nosotros también) y al mismo tiempo proporcionar cierta seguridad en los casos que sea necesario hacer uso de ella. Lo ideal sería que no la llevara ningún tipo de sujeción como ya dijimos, pero como en muchas ocasiones es necesario, procuraremos que sea lo más cómoda y adecuada posible. Esto implica que una correa debe tener como mínimo unos 2 metros de largo, siendo lo más recomendable entre 2.5 y 3 metros de longitud. Existen multitud de modelos y materiales diferentes para las correas, así que vamos a hablar un poco de algunos de ellos. Correas Nylon Posiblemente las más comunes a día de hoy y las que podemos encontrar con mayor facilidad en cualquier tienda. Son resistentes y duraderas y su precio es bastante asequible. Podemos encontrarlas principalmente en dos formatos, las de sección cilíndrica o las de tira plana. Estas correas presentan dos inconvenientes. El primero es que es complicado encontrar correas de la longitud y el grosor adecuados, especialmente cuando se trata de perros grandes. El segundo y principal problema es que el Nylon es un material bastante abrasivo y al deslizarse por la piel produce quemaduras. Algo a tener muy en cuenta ya que es una herramienta que vamos a manipular continuamente. Correas cuero Clásicas y de un material más natural, las correas de cuero tienen la ventaja de no ser abrasivas, así que podemos manipularlas con confianza. Al igual que en el caso anterior puede que no las encontremos en el tamaño y grosor adecuados fácilmente. La principal desventaja de este tipo de correas es que el cuero es algo que a los perros les suele gustar mucho morder, en un descuido podemos quedarnos sin ella Correas metal Sin duda las más resistentes si las cuidamos bien y no son nada abrasivas. Además de presentar el mismo inconveniente que las anteriores, el no poder encontrarlas del tamaño adecuado, estas correas presentan dos problemas. El primero es el peso del metal, algo que puede resultar molesto para el perro y para nosotros. La segunda son los eslabones, que pueden ocasionar más de un tirón al enredarse en ellos el pelo del perro. Y ya si hablamos de las soluciones "rusticas" como las de la primera imagen, nos destrozaremos las manos. Cables de acero Como alternativa a las correas de eslabones metálicos tenemos los cables de acero forrados en material flexible. La longitud en este caso no sería un impedimento ya que con un mosquetón y una empuñadura adecuada (no como la de la 2ª imagen) tendríamos una correa muy resistente simplemente comprando un cable tan largo como necesitemos. La pega sería quizá su relativamente poca flexibilidad pero es una herramienta muy útil para movernos con perros "escapistas" a los que les guste romper correas . Cintas/Correas de adiestramiento Como su propio nombre indica, son correas pensadas para el trabajo de adiestramiento. Son de dos tipos y podemos verlos en las imágenes de ejemplo. La primera es una tira larga de nylon, cuero u otro material que tiene mosquetones a ambos extremos y diferentes anillas que nos permiten enganchar uno de ellos en distintas posiciones para jugar con la distancia de la correa según lo necesitemos. La segunda es básicamente una tira muy larga, llegando a longitudes de 20 metros o más. Se suele utilizar para trabajos que requieran control a la vez que una movilidad muy amplia. Si bien ambas son correas muy adecuadas, la segunda puede ser engorrosa para usarla en el día a día al ser excesivamente larga. Flexi Nuevamente la tecnología nos trae un invento que a primera vista parece una maravilla, pero que tiene muchos inconvenientes. La idea de una correa extensible es llamativa y nos da a entender que ofrece libertad al perro y comodidad al dueño, pero esto tiene un precio. Durante ciertas etapas, como pueden ser los primeros meses de cachorro, donde nos importa más que explore y ejerza como lo que es en lugar de ir pegado a nosotros, puede resultar una alternativa interesante a las correas largas sobre todo por lo revoltosos que suelen ser los perros a esta edad. De resto, para el día a día y para tener un buen control y un paseo relajado, no son demasiado útiles. En primer lugar, dado que el mecanismo de recogida y el grosor del cable no pueden ser demasiado voluminosos, los Flexi no sirven para perros de gran tamaño o de poco longitud, sólo para perros pequeños y de tamaño medio (A menos que el Flexi sea gigante y en ese caso resultaría incómodo). En segundo, aunque la correa es extensible y permite que el perro pueda alejarse, el proceso contrario es otra historia y tratar se hacerlo por la fuerza con las manos en un momento de necesidad nos puede dejar quemaduras peores que las producidas por una correa de Nylon. Pero el principal defecto es, precisamente, el mecanismo que recoge el cable y que mantiene una tensión constante que el perro tiene que vencer para moverse. Esto nos da un único resultado y es que el animal aprende que para llegar a cualquier parte tiene que tirar (e irónicamente resulta que no es un arnés ) Correas cortas o "Puños" Como hemos dicho ya, una correa debe permitir movilidad al perro, algo que estos... elementos, porque no llegan a ser correas, restringen al máximo. Con la falsa idea de controlar al perro "en corto", estos "puños" nos obligan a ejercer una fuerza enorme y constante para hacer algo que no sabría definir qué es, pero pasear con un perro no. Nos tropezaremos constantemente con el animal y éste con nosotros, lo frustraremos, muy probablemente acabará convirtiéndose en un ser muy ansioso y, al final, no tendremos ni una pizca de ese control que supuestamente buscábamos. Correas con múltiples ramales No es una correa en sí misma sino más bien una solución para llevar más de un perro a la vez con la misma correa. Al ir atados entre sí lo perros se darán tirones mutuamente, por lo que el paseo no les resultará nada agradable y al ir tan juntos, el roce, los choques constantes y la ansiedad que se genera alrededor de todo esto podría llegar a ocasionar más de una pelea. Es mejor evitar este tipo de herramientas. Correas para actividades especiales Al igual que existen arneses para distintos usos, también las correas asociadas a estos tienen una serie de características especiales. El ejemplo de la imagen es una correa de Canicross con amortiguación para evitar tirones y un mosquetón de liberación rápida para soltar al perro en caso de urgencia. Existen también cables y correas específicas para skijoring, bikejoring, etc. Cada cual diseñada para desempeñar de la mejor manera posible su función Bozales Si bien es algo que jamás deberíamos usar y que a los perros les resulta muy frustrante, por lo que tendremos que realizar un trabajo previo de habituación para empezar a usarlo, hay casos en los que es necesario, bien por cuestiones legales o en momentos de necesidad. Existen dos tipos principales de bozales de los que hablaremos ahora. Bozal Flexible/de tela Fácil de colocar, ajustable y seguro. Los bozales de tela o de nylon son una alternativa fácil y rápida para usar en momentos puntuales, como visitas al veterinario, pero no son aconsejables para usar durante el paseo o por tiempo prolongado ya que impiden al perro abrir la boca para transpirar, haciendo que aumente su temperatura corporal, respiren de manera inadecuada y, en definitiva, suponiendo un riesgo para su salud. Bozal de rejilla Aunque a primera vista su aspecto es más amenazador, estos bozales construidos en cuero, plástico o metal son la solución adecuada para el uso prolongado, ya que no impiden que el perro abra la boca para respirar y transpirar. Eso sí, habrá que elegir un modelo y talla adecuados a las características del perro y que no le produzca rozaduras al llevarlo puesto. La idea es que a pesar de llevarlo esté lo más cómodo posible. Una marca interesante a la hora de hacernos con uno es Baskerville (sí, como la novela de Conan Doyle), con un buen ajuste, acolchado, posibilidad de comer y beber... en fin, una maravilla. Conclusiones En esta ocasión creo que podemos reducirlo a una fórmula sencilla. Para elegir el material adecuado para nuestra mascota, sea lo que sea que estemos planeando utilizar, lo haremos pensando que quienes lo van a usar luego seremos nosotros, no el perro. Si la conclusión a la que llegas es que estarías dispuesto a que alguien utilizara dicha herramienta contigo sin reparos, podemos considerar que es la adecuada. Y puedo asegurar que siguiendo este método los fieles defensores de los collares de castigo pasarían a ser sus más acérrimos detractores en cuestión de segundos Y para más señas, dejaremos que sea la propia Turid Rugass la que nos ilustre acerca de las herramientas de paseo
  14. Hacer ejercicio físico debe ser un entretenimiento que ayude al perro a mantener un estado de salud óptimo. Los paseos serán más o menos largos dependiendo de la estación del año en la que nos encontremos, y también del propio perro. El paseo ideal sería aquel en el que el perro puede interactuar con otros perros: olerse, jugar,... También debe de poder estar un rato suelto, caminando sin correa. Pero si no se puede, por los motivos que sean, es importante que la correa siempre esté suelta, pues si está tensa el perro lo notará y el paseo va a ser un desastre. Pero no hablaremos del paseo, sino de los deportes de competición, como el agility, disc dog, etc. En todos estos deportes es sumamente importante que: Haya motivación. Tanto el perro como el humano deben de estar motivados para practicarlo. Como decía Shiba en otro post: ejercicio por ejercicio... no sirve. El perro tiene que sentir que realmente está jugando; o sea, que sepa que está trabajando sí, pero que es un trabajo divertido, con chuches, con palabras de ánimo, con ''muy bien'', ... esas cosas. Siempre utilizando el refuerzo positivo. Buena salud. Es evidente. Si el animal no está en buen estado de salud, no podrá practicarlo. Ha de estar en su peso ideal. Sobretodo los perros grandes, es muy importante que estén en su peso, pues al saltar, las patas han de soportar todo el peso del perro, además del impacto de la caída. Un perro que tenga sobrepeso podría sufrir fracturas. Cuidados en el hogar. La buena alimentación es muy importante para mantener unos huesos y músculos sanos. Aunque practique deporte, los paseos no tienen por qué suprimirse; lo que sí que se hace es acortarlos, o el día que haya entreno no se pasea, pero... suprimirlos definitivamente no. Lo que no debemos olvidar jamás es que tanto el humano como el perro forman un equipo, y que no somos nada sin el perro. No se trata de ganar o perder, sino de hacer algo divertido con tu mejor amigo peludo. No son pocas las personas que sólo piensan en ganar, algo que les lleva a sobre-entrenar (no sé si existe esta palabra) al perro, a obligarlo a hacer más ejercicio del recomendado. Con esto muchas veces lo que se consigue es que no pueda terminar la temporada, motivo de más para que el humano se frustre y vuelva otra vez a empezar la rueda... hasta que el perro se fractura una pata, por ejemplo. Y eso. Si al perro no le gusta, pues no se le obliga. Pero si le gusta, y a ti también te gusta: a seguir.
  15. Los perros y gatos en su estado salvaje llevan una dieta muy similar. De hecho, casi se podría decir que comen lo mismo: animales. Los dientes de los perros están diseñados para romper entre pequeños y medianos huesos (como por ejemplo, el de las gallinas), mientras que los de los gatos son muy eficaces a la hora de romper huesos finos, como el de los roedores. Ninguno de los dos es herbívoro, sino carnívoros; y en el caso de los felinos si se le da una dieta vegetariana no tardarán en tener graves problemas de salud (enlace: http://www.taringa.net/posts/info/17051658/Gato-casi-muere-por-ser-alimentado-como-vegano.html). Mucho se habla últimamente sobre dar dieta natural a nuestros amigos. Pero ¿en qué consiste realmente? Básicamente se trata de darle carne cruda al perro y/o al gato. El riesgo de que tengan problemas de parásitos es el mismo que el que corremos nosotros a diario, pues se le da carne para consumo humano; es decir, es carne que ha seguido unos controles muy estrictos. MITOS Dar carne a un perro hará que éste se vuelva agresivo y pueda atacarte. Los huesos pueden provocarle la muerte al animal, porque se astillan. No se debe dar carne cruda porque puede tener lombrices y todo tipo de parásitos. El pienso es la alimentación más equilibrada que hay para tu perro o gato. Entre otros. Bueno, vamos por partes: No hay ningún estudio que demuestre que un animal se vuelva agresivo por comer carne. Esto no es lógico. Se podría cambiar la palabra ''perro'' por ''humano''. Cuando un humano lleva tiempo siguiendo una dieta vegetariana, y decide cambiar a la carnívora (u omnívora), no se vuelve agresivo. No tiene sentido. Lo que sí que puede ocurrir es que el perro actúe protegiendo su alimentación, tal y como haría en estado salvaje. Pero es algo que con un correcto adiestramiento se soluciona. En ningún caso se vuelve agresivo por la comida. Los huesos cocinados sí que se pueden astillar. Pero no se les debe dar de este modo. Siempre crudos y que sean del tamaño adecuado para su boca. Como decíamos antes, la carne que se le da a los perros/gatos es la misma que se usa para consumo humano. Sin contar con que, un animal sano, tiene un sistema inmunológico fuerte. De cada vez son más los perros/gatos que tienen problemas debido al pienso. Enlace: http://www.farodevigo.es/portada-ourense/2013/08/28/80-posibles-casos-muertes-perro/867468.html BENEFICIOS Heces más compactas y menos olorosas. Pelaje más suave y brillante. Disfruta comiendo. Por supuesto, hay animales que no aceptan este tipo de dieta, o que les puede surgir algún tipo de reacción alérgica. En ese caso es recomendable utilizar un pienso adecuado para ellos.
  16. Ya que @@Shizen ha abierto la veda de los temas de salud y nutrición, creo que es un buen momento para compartir algo que me llegó de mano de un conocidoy que seguro que nos ayudará a ajustar mejor la dieta de nuestros compañeros de 4 patas. Hay diferentes ecuaciones que nos permiten calcular las Necesidades energéticas en mantenimiento de nuestro perro (NEEM), mayormente son de la forma: Constante x (Peso Vivo)factor En este caso nos vamos a guiar por la fórmula NCR (National Research Council) que nos dará el resultado bastante acertado de las necesidades de nuestro perro expresado en KiloCalorías No obstante, para ser más acertados en los cálculos tendremos que afinar los parámetros en función del perro, complexión, actividad, raza, condición..., así como aplicar distintos coeficientes según se requiera. (Constante x (Peso Vivo)factor x Coeficiente 1 x Coeficiente 2 x Coeficiente 3 x Coeficiente 4) En cuanto al factor, para la fórmula NCR será siempre de 0,75 Así pues, se dan distintos casos: Tipo de perro Constante Estándar 130 Cachorro 140 Gran Danés 200 Terrier adulto 180 Perros poco activos 95 Perros castrados 95 Perros ancianos 105 Nórdicos 105 Los diferentes coeficientes nos permitirán corregir aún más la fórmula en base a: La raza Raza Coeficiente 1 Labradores, Goldens, Nórdicos 0,8 Cocker, Beagle... (Tendencia a la obesidad) 0,9 Gran Danés, Greyhound... (Tendencia a la delgadez) 1,1 Otros 1 La actividad Comportamiento/Actividad Coeficiente 2 Muy tranquilo 0,8 Tranquilo 0,9 Normal 1 Activo 1,1 Hiperactivo o Terriers 1,2 Perro deportivo o de trabajo corto e inteso 1,2 Perro deportivo o de trabajo de resistencia (5/8 Km día) 1,3 Perro deportivo o de trabajo de resistencia (10/20 Km día) 1,7 Perro deportivo o de trabajo de resistencia (20/50 Km día) 2 Perro deportivo o de trabajo de resistencia (+50 Km día) 2,5 El estado fisiológico Estado Fisiologico Coeficiente 3 Crecimiento entre 1,2 y 2 Gestación entre 1,1 y 1,5 Lactancia entre 2 y 4 Vejez (+7 años) entre 0,8 y 0,9 Castración 0,8 El estado de Salud Estado De Salud Coeficiente 4 Inactividad o reposo forzado entre 0,7 y 0,9 Obesidad 0,6 Hipermetabolismo (recuperación de una cirugía, infecciones, cáncer, quemaduras...) entre 1,1 y 2 El resultado final, tras calcular las necesidades de mantenimiento y aplicar los correspondientes coeficientes es muy útil a la hora de determinar el tipo de alimentación y el valor calórico de la dieta. Es válido tanto para piensos como para alimentación natural. En el primer caso resultará sencillo, simplemente consultar el valor energético en el envase, pero en el 2º será necesario determinar la densidad energética de la dieta, descontado el porcentaje de agua, cenizas y fibras no absorbibles. EJEMPLO Porque sin uno va a ser complicado asimilarlo todo, le tocará a Kira, como siempre, servir de conejillo de Indias. Alaska Malamute, 30 Kg, Adulta, Activa, Observamos las tablas y vemos que por ser una raza nórdica le corresponde una constante de 105 El coeficiente 1, igualmente por ser un nórdico le corresponde 0,8 El coeficiente 2, perra activa, es decir 1,1 El coeficiente 3 no se aplica, no coincide con ninguno de los estados fisiológicos contemplados El coeficiente 4 no se aplica, no coincide con ninguno de los estados de salud contemplados Por tanto la fórmula resultante de todo esto sería: (105 x (30)0,75 x 0,8 x 1,1)=1184,44 KCal Teniendo en cuenta que el pienso utilizado, según nos dice en el envase, aporta 3954 KCal por Kilogramo, haciendo una simple regla de tres 3954 KCal 1 Kg 1184,44 KCal X Kg (1184,44 x 1)/3900=0,29955 Kg Si lo pasamos de Kilogramos a gramos nos da una ración diaria de 299,55 gramos para la situación concreta actual de Kira.
  17. Como se puede observar en la imagen que he elegido para ilustrar este tema, existen innumerables mitos alrededor de un tema tan complejo y mitificado como la castración. Creo que aunque aún no hemos tocado en profundidad todo lo que aparece en la imagen, así de entrada podemos darnos cuenta perfectamente que hay cosas verdaderamente absurdas ¿Contaminación ambiental?¿Extravíos?¿Accidentes?¿Eso qué tiene que ver con la castración? Lo triste de la situación es que en este caso incluso los veterinarios se encargan de perpetuar los mitos y llevar a los propietarios a cometer errores garrafales con la intención de hacer lo correcto. Como son muchas cosas las que hay que tener en cuenta y tampoco es que sea un experto en la materia, veamos si un reciente artículo de Dogs Naturally Magazine, traducido por Mimal puede arrojar algo de luz al asunto Incluso hay más evidencias de que la esterilización / castración puede aumentar el riesgo de la displasia de cadera. Van Hagen et al (Am J Vet Res, feb 2005), encontró que de los perros de muestra con diagnóstico de displasia de cadera, los que fueron castrados seis meses antes del diagnóstico tenían casi el doble de probabilidades de desarrollar displasia de cadera. Curiosamente, un estudio realizado por Dannuccia et al (Calcif Tissue Int., 1986), se encontró que la eliminación de los ovarios de beagles causó un aumento de la remodelación del hueso de la pelvis, que también sugiere un mayor riesgo de displasia de cadera como consecuencia de la esterilización. Ligamentos cruzados Los desgarros del ligamento cruzado también se han relacionado con la esterilización / castración en numerosos estudios. El estudio sobre Golden Retriever encontró que aunque no se registraron casos de desgarro cruzado en los perros sin operar, el 5% de los machos castrados antes de los 12 meses, y el 8% de las hembras sufrieron desgarros. Whitehair et al (JAVMA octubre 1993), encontraron que los perros esterilizados y castrados de cualquier edad tenían el doble de probabilidades de sufrir rotura del ligamento cruzado. Slauterbeck et al también encontró un aumento del riesgo (Clin Orthop Relat Res. Dec 2004). Chris Zinc DVM PhD DACVP explica: Además, la esterilización puede causar una pérdida de masa ósea (Martin et al, hueso 1987), y obesidad (Edney y col, Vet Rec 04 1986). Ambos factores podrían conducir a un mayor riesgo de rotura del ligamento cruzado y de displasia de cadera. Además, los perros esterilizados / castrados son tres veces más propensos a sufrir luxaciones de rótula (Vidoni et al, Wien Tierartztl Mschr 2005). Pero hay aún más problemas relacionados con la esterilización / castración. Esterilización y cáncer Contrariamente a la creencia popular, no se puede esterilizar o castrar el cáncer y, de hecho, este tipo de cirugía aumenta en gran medida el riesgo de muchos tipos de cáncer que afectan comúnmente a los perros. El estudio sobre Golden Retriever miró a las tasas de cáncer y encontró que la incidencia de linfosarcoma fue tres veces mayor en los varones castrados antes de los 12 meses de edad. Es interesante que el porcentaje de hemangiosarcoma en hembras esterilizadas después de 12 meses era cuatro veces mayor que la de las hembras no esterilizadas o incluso en las que lo habían sido en una etapa más temprana. Además, el 6% de hembras esterilizadas después de 12 meses se vieron afectados con cáncer de mastocitos, mientras que hubo cero casos entre las hembras que no habían sido operadas. Estos resultados son similares a otros estudios. El estudio más reciente realizado con Vizsla encontró que las hembras castradas tuvieron tasas significativamente más altas de hemangiosarcoma (nueve veces más) que las hembras intactas. También encontraron que los perros esterilizados / castrados tienen 3.5% más de probabilidades de sufrir cáncer de mastocitos y 4,3 veces más probabilidades de sufrir linfoma. (M. Christine Zink, DVM, PhD et al., Evaluación del riesgo y la edad de aparición de cáncer y trastornos de conducta en Vizslas gonadectomizados. JAVMA, Vol. 244, No. 3, Febrero 1, 2014) De hecho, la incidencia de todos los cánceres en hembras esterilizadas era 6,5 veces mayor y en los machos castrados era 3,6 veces mayor que los perros intactos. También descubrieron que cuanto más jóvenes fueron esterilizados / castrados, más pronto se les diagnostica cáncer. Aguas et al. (Exploración de los mecanismos de las diferencias de sexo en la longevidad: la exposición de ovario por vida y longevidad excepcional en perros) encontraron resultados similares en su estudio de Rottweilers hembra. Los investigadores se propusieron determinar si conservar los ovarios contribuye a la longevidad. En Rottweilers, las principales causas de muerte son el sarcoma y otros cánceres, que representan el 38% y el 73% de las muertes, respectivamente. Después de excluir las muertes por cáncer, las hembras que mantuvieron sus ovarios durante los primeros siete años de vida tenían más de nueve veces más probabilidades de llegar a una edad longeva que las hembras a las que se había esterilizado. Aunque las perras intactas eran más propensas que los machos a alcanzar una edad longeva, esa ventaja se elimino con la esterilización. Esterilización y comportamiento Aunque la esterilización / castración había sido previamente vinculada al deterioro cognitivo e incluso a un riesgo tres veces mayor de hipotiroidismo, lo que a menudo genera cambios en el comportamiento, el estudio Viszla dado una idea especialmente interesante en este aspecto. En el estudio, los perros esterilizados y castrados eran también más propensas a desarrollar trastornos de comportamiento que los perros intactos. Esto incluye el miedo a las tormentas, ansiedad por separación, miedo a los ruidos, timidez, excitabilidad, agresividad, hiperactividad y mordeduras por miedo. Otro estudio encontró que los perros castrados eran más agresivos, temerosos, excitables y menos aptos para el entrenamiento que los perros intactos. (Parvene Farhoody @ M. Christine Zink, Comportamiento y Efectos físicos de la esterilización y castración en perros domésticos, mayo de 2010) Esto es contrario a la creencia popular de que la castración reduce problemas de agresión y otros comportamientos. No hay nada de rutinario en la esterilización / castración Estos descubrimientos también presentan un dilema para los refugios y protectoras que abogan por la esterilización / castración. Aunque la reducción del número de perros en los refugios es un objetivo importante, es más importante evitar que terminen su vida en el refugio. Aunque la mayoría de la gente cree que los refugios están llenos debido a la sobrepoblación, los problemas de conducta son la razón más común por la que los dueños dan a sus perros. Por otra parte, ¿es justo que los refugios carguen a las familias adoptivas con un aumento del riesgo de cáncer y enfermedades articulares? Hay alternativas a la eliminación completa de los órganos reproductivos y esto podría desempeñar un papel importante en la reducción del riesgo de cáncer, enfermedades articulares y problemas de conducta. La extirpación de los ovarios es provocar la "menopausia instantánea", e inmediatamente corta el suministro de hormonas protectoras que, obviamente, están involucradas en muchos más procesos, no únicamente la reproducción. Otras cirugías de esterilización / castración menos invasivas como la vasectomía o el ligamento de trompas tienen menos impacto en las hormonas y el sistema endocrino, por lo que los perros podrán disfrutar de más protección, incluso cuando se esteriliza. Las hormonas producidas por los órganos reproductivos no sólo son esenciales para la reproducción, sino en el desarrollo de la homeostasis, la condición corporal, los niveles de colesterol, los niveles de energía, la continencia urinaria, el tono muscular, la cognición, el comportamiento y, lo más importante, también desempeñan un papel en el sistema inmune. El aumento en el riesgo de muchos tipos de cáncer en respuesta a la eliminación de los órganos reproductores es evidencia de esto. En las hembras, una esterilización parcial o la esterilización conservando los ovarios o la ligadura de trompas son opciones más seguras. En los machos, la vasectomía también puede ser una opción más segura. También hay una inyección de zinc comercializada recientemente. Esperemos que esta investigación anime a más refugios a examinar estas opciones más seguras y menos intrusivas. Por último, si tu objetivo es dar a tu perro una mayor oportunidad de tener una vida libre de enfermedades articulares, cáncer o problemas de comportamiento, mantener a tu perro intacto es sin duda la opción. Si eres reflexivo y lo suficientemente comprometido como para llegar tan lejos en el artículo, sin duda está suficientemente cualificado para mantener un perro intacto. Si tienes un macho simplemente toma medidas para que no pueda pasear libremente cuando hay hembras en celo, en el caso de tener una hembra tendrás que asegurarte de extremar las precauciones y pasear con correa y lejos de los machos durante las semanas que dura el celo. La eliminación de una parte significativa del sistema endocrino de su perro debe ser cualquier cosa menos rutinaria. La investigación continúa para mostrar los resultados condenatorios de la esterilización / castración. Sin duda considerar estas razones para mantener a tu mejor amigo tal y como la naturaleza lo diseñó es lo mejor que puedes hacer en beneficio de su salud. Three Reasons To Reconsider Spay/Neuter
×