Ir al contenido

Buscar en La Comunidad

Mostrando resultados por etiquetas 'Perros'.

  • Buscar Por Etiquetas

    Añade etiquetas separadas por comas.
  • Buscar Por Autor

Tipo de Contenido


Foros

  • Contacto con el staff
    • Novedades / Anuncios del foro
    • Sugerencias
    • Problemas relacionados con el foro
  • Zona general de charla
    • Presentaciones
    • Charla
    • Zona de Humor, Curiosidades y Otros
    • Mascotas Vagos
    • Noticias del Mundo
    • Tecnología
    • Ayuda y consultas de carácter general
  • Zona GNU/Linux
    • Ayuda, consultas y soporte GNU/Linux
    • Distribuciones GNU/Linux
    • Repositorios. Software GNU/Linux
    • Personalización
    • Raspberry Pi
    • Arduino
    • Manuales / Tutoriales / Guías GNU/Linux
    • Programación
    • Noticias GNU/Linux
    • Hablando de GNU/Linux
  • Zona Gaming
    • Juegos GNU/Linux
    • Noticias Gamer
    • Charla Gamer
  • Zona Móvil
    • Ayuda y soporte para dispositivos móviles
    • Apps Móviles
    • Manuales / Tutoriales / Guías Móviles
    • Roms para dispositivos Móviles
    • Noticias sobre dispositivos Móviles
    • Hablando sobre dispositivos Móviles
  • Zona Mozilla
    • Ayuda, consultas y soporte Mozilla
    • Aplicaciones Mozilla
    • Roms Firefox OS
    • Manuales / Tutoriales / Guías Mozilla
    • Noticias Mozilla
    • Hablando de Mozilla
  • Microsoft
    • Papelera del Foro

Encontrar resultados en...

Encontrar resutados que...


Fecha de Creación

  • Start

    Fin


Última Actualización

  • Start

    Fin


Filtrar por numero de...

Joined

  • Start

    Fin


Grupo


Página Web


Diaspora


Pump


GNU Social


Google +


Twitter


Facebook


Xmpp


Skype


Steam


Desura


MediaGoblin


Youtube


Vimeo


Picasa


Flickr


Email


Lugar


Intereses

Encontramos 85 resultados

  1. 14 minutos y 42 segundos de una de las mejores charlas que he visto, no hay palabras que puedan describirla, es un genio expresándolo, simple y llanamente. Dentro de 14 minutos y 43 segundos te aseguro que estarás pensando en todas y cada una de las veces que has interactuado con un perro. http://video-subtitle.tedcdn.com/talk/podcast/2007P/None/IanDunbar_2007P-480p-es.mp4 http://roaming-initiative.com/mediagoblin/mgoblin_media/media_entries/861/sin_nombre.medium.webm :aplauso:
  2. La he nombrado en más de una ocasión pero nunca me había parado a tratar de explicarla y dado que es uno de los pilares básicos de los arcaicos métodos de adiestramiento tradicional y una de las metas más peligrosas que buscan siempre al trabajar con un perro, creo que merece la pena hacer un pequeño inciso en este tema tan particular. En primer lugar debemos entender que, ante cualquier estímulo, un ser vivo reacciona de manera consciente o inconsciente de una forma determinada, aunando lo racional y lo emocional. Por decirlo de una forma sencilla, reaccionamos en función de lo que sentimos y de lo que sabemos. Antes de continuar voy a hacer lo que muchas facultades universitarias y etólogos hacen durante sus clases, poner uno de los peores ejemplos posibles para luego explicarlo. ¿Qué acabamos de ver? Es un método maravilloso que ha conseguido educar a un perro en apenas un día ¿Qué hay de malo en él? Ahora es cuando vamos a explicar detenidamente qué es lo que llamamos indefensión aprendida. Como dijimos más arriba, un perro reacciona ante un estímulo en base a lo que siente y lo que ha aprendido. La indefensión aprendida aparece cuando en la misma situación, el perro se ve incapaz de hacer nada, por más que "luche" se encuentra "indefenso" ante ese estímulo y esa idea queda tan afianzada en su cerebro que llega un momento en que ocurra lo que ocurra ya ni siquiera intenta reaccionar. Esto en los seres humanos se lo diagnosticaría como una depresión profunda, un caso serio que necesita tratamiento cuanto antes. Sin embargo, según el adiestramiento tradicional, estaríamos hablando de un perro "equilibrado", "sumiso", "educado"... Uno de los primeros experimentos que se realizó durante los 60 para comprobar y estudiar los efectos de la indefensión aprendida consistía en unas jaulas con 2 grupos de perros. A ambos grupos se les administraba una descarga eléctrica, pero mientras al grupo 1 se le daba la opción de evitarla, bien saltando una barrera o pulsando un botón, al segundo grupo los dejaban sufrir sin ninguna opción, parando la descarga de forma aleatoria (Realmente eran los perros del grupo 1 los que detenían el transformador al pulsar el botón, pero los perros del grupo 2 no podían saberlo) Después de un tiempo, se colocó tanto al grupo 1 como al 2 en una jaula que contaba con una manera para escapar de la descarga eléctrica, un separador que había que saltar. Tras conectar la corriente eléctrica se observó como los perros del grupo 1 inmediatamente saltaban la barrera para escapar de la descarga. Habían aprendido una forma de evitar el estímulo, al sentirlo sabían qué hacer y reaccionaban en consecuencia. Mientras tanto los del grupo dos simplemente se desplomaban gritando en el suelo, sin moverse, sin hacer nada. Estos perros estaban en un estado de indefensión aprendida. Nunca habían tenido posibilidad de escapar del estímulo, así que aún teniendo ahora los medios para hacerlo, ni siquiera lo intentaban. Para hacernos una idea de lo fácil que es llevar a un ser vivo a un estado de depresión por indefensión aprendida, aquí tenemos un pequeño experimento que hizo una profesora de psicología, no con perros, sino con estudiantes universitarios Como las dos primeras palabras eran irresolubles (estaban indefensos ante ellas) y estaban sometidos a la presión de ver cómo el grupo 1 respondía casi instantáneamente a lo que ellos no podían, al llegar a la tercera palabra tardaron muchísimo en resolverla y muchos ni siquiera lo intentaron. Tres palabras, un papel y cinco minutos, no ha hecho falta más para llevar a un grupo de universitarios a un estado de indefensión aprendida. Ahora quiero que vuelvan al mal ejemplo que pusimos al principio, esta vez sin escucharlo, no hagan ningún caso a lo que dicen, simplemente bajen el volumen y observen atentamente lo que pasa. El primer paso es simple y evidente, reprimir a la perra, impedirle reaccionar, que no pueda hacer nada, que se sienta indefensa (no pueden oírlo, pero llega a decir que ni siquiera le va a permitir que que huela). Para eso basta ahogarla con un collar puesto en una zona muy sensible y retenerla de forma contundente hasta que sea más manejable. Ante este estímulo aversivo la perra lucha, siente miedo, se ve acorralada, está ansiosa, frustrada y ve como todos sus intentos por tratar de salir de esa situación son en vano.Nos fijamos en su lenguaje corporal en este punto, su postura es algo encorvada, tiene la cola entre las patas, mira a todas partes como buscando una salida pero sin fijarse realmente en nada, en sus ojos se puede leer claramente el miedo y se ven claros signos de ansiedad. Pasan unos minutos y gracias a una estupenda edición de vídeo podemos ver a la perra paseando perfectamente con ellos. Maya está "educada", por tanto deberían haber cambios significativos en su lenguaje corporal, pero si nos fijamos ¿Qué vemos? Pues vemos exactamente lo mismo que vimos antes pero con menos intensidad física por parte de la perra. Su estado emocional no ha cambiado, sigue sintiendo el mismo miedo, la misma ansiedad, pero ha dejado de luchar porque ahora sabe que no le va a servir de nada, está indefensa. Ha llegado al estado de indefensión aprendida. Tenemos un nuevo corte y... no contentos con el resultado inicial, deciden llevar la represión a un nuevo nivel y no sólo irá contenida por la correa sino que tendrá un sobrepeso considerable que limitará sus movimientos. Dicho simple y llanamente, la van a apretar hasta que reviente. ¿Qué cambios apreciamos en su lenguaje corporal? Sólo uno, ahora además de lo anterior la perra está sometida a un estrés físico importante. Este otro vídeo muestra uno de los más brutales ejemplos de técnicas que buscan la indefensión aprendida y, casualmente, el protagonista es el mismo En éste vamos a ver de todo, desde toques, gritos, bozales, tirones hasta el más que famoso y destructivo Alpha Roll y, como él mismo dice, lo que busca es encontrar el límite del perro para romperlo y no importa cuanto tarde en hacerlo, lo machacará hasta llegar a su "sumisión", otro eufemismo de lo que nosotros ya conocemos, porque no hace otra cosa que llevar al perro a un estado de indefensión aprendida. A los 51 segundos de empezar el vídeo tenemos una muestra de lo que se llama prepotencia, ego desmedido y no tener ni p*** idea de lo que se está haciendo. Buen bozal, de lo contrario ahora no tendría dedos. Como "buen" ""profesional"", ahora se lo ha tomado como algo personal y el castigo se vuelve más que desproporcionado. Apenas un minuto y ya tenemos el Alpha roll. Luego, a los 2 minutos 35 segundos, observamos que su postura para, según nos cuenta, "relajar" al perro le ha provocado poco menos que una taquicardia, lleva casi 10 minutos luchando, jadea como un loco, le falta el aire y mantiene la boca abierta para poder transpirar (lo que para nosotros sería sudar como un cerdo) a causa del estrés que ha padecido. A simple vista, la perra del primer vídeo pasea "bien" por la calle, pero internamente su estado emocional no ha cambiado para mejor, seguramente todo lo contrario y, por suerte o por desgracia, la indefensión aprendida puede superarse y los perros lo hacen. Esto significa que tenemos una perra que no ha aprendido nada, su estado emocional es peor que cuando empezamos a trabajar con ella y únicamente está "contenida". Con el agravante que antes nosotros éramos su apoyo, su guía y ahora nos convertimos en parte del problema. Hemos deteriorado el vínculo afectivo que nos unía a nuestro perro y a partir de ahora se lo pensará dos veces antes de confiar en nosotros. Con el perro del segundo vídeo el pronóstico es aún peor porque la forma de llevarlo a ese estado de depresión profunda ha sido mucho más destructivo. Tras este "tratamiento" se presentarán dos casos muy típicos. La indefensión aprendida será superada y el perro volverá a hacer lo mismo o algo peor, pudiendo ser incluso una bomba de relojería si lo que hemos contenido eran reacciones "explosivas" y/o agresivas. Lo que provocará un desconcierto en el propietarios porque: O La solución que plantea el adiestramiento tradicional a este efecto secundario es, ni más ni menos, repetir el mismo proceso una y otra vez, aumentando su intensidad si hiciera falta, para mantener al perro deprimido, insensible y "contenido". Algo que dicho en la jerga del mundillo sería: Para rematar el asunto, este "ejercicio" consiste principalmente en una única cosa de la que ya hablamos anteriormente, hemos visto en el 2º vídeo y conocemos perfectamente sus consecuencias. Para mantener el estado de indefensión aprendida lo que hacemos es Castigar al perro. Para que "aprenda"
  3. Esta historia, de la que no quiero dar detalles para no estropearla, participó hace ya tiempo en un concurso de relatos y, ciertamente, toca justo la fibra que tiene que tocar Yo avisé
  4. Este decálogo representa lo que cualquier casa con mascotas debe hacer saber a los visitantes que acceden a ella. Es simplemente Genial . Aunque se trata de una lista popular, he de decir que la imagen y el texto, tal cual están presentados, proceden de doogweb y si he quitado la marca de agua es porque estaba puesta en muy mal sitio
  5. Armado de infinia paciencia y 52 cámaras, el realizador y youtuber Devin Super Tramp nos trae su último proyecto en el que están involucrados nuestros mejores amigos de 4 patas. El making Off ya nos hace darnos cuenta del trabajo que tuvo que suponer no sólo el apartado técnico, que según nos cuentan tomada más de media hora la preparación para cada toma y que tuvieron que hacer los armazones a medida para cada ocasión, sino también la colaboración de las estrellas Pero tras ese gran esfuerzo, el resultado es, a falta de una palabra mejor, impresionante P.D. Sí, el creador del limpialenguas extraño es el patrocinador
  6. Como ya comenté en el artículo sobre las mascotas que sufren de ansiedad debida al miedo a los ruidos fuertes, existen un gran número de alternativas a la hora de enfrentarnos a estos problemas y tratar de dar dar una mejor vida a nuestra mascota. Si bien existen todo tipo de soluciones comerciales y aunque según voy escribiendo este tema me siento más y más como un actor de anuncio de la teletienda finalmente me he decidido a probar por mí mismo la camisa para el tratamiento de la ansiedad Thundershirt. El diseño de esta camisa ejerce una presión suave, constante y uniforme sobre el torso de la mascota. Esta presión en la piel libera hormonas calmantes del tipo endorfinas y oxitocinas. Es el mismo principio en el que se basan los trabajos por presión del Doctor Temple Grandin utilizados en el tratamiento de cuadros de ansiedad en pacientes con autismo y por profesores de niños con necesidades especiales para una amplia variedad de trastornos de la conducta. En el campo de la veterinaria también se ha hecho uso de la presión para relajar al ganado antes de alguna exploración o para la administración de vacunas. Dicho de manera simple, nuestra mascota, ante esa presión uniforme y constante se siente "arropada", protegida y esto a su vez hace que la ansiedad disminuya a la vez que aumenta su confianza. Sí, lo sé, hasta ahora suena a "engañabobos" pero lo más interesante de este "invento", que parece tan simple pero hasta ahora nadie había pensado en ello, es que no habría efectos secundarios. No se trata de un fármaco o una herramienta punitiva como las utilizadas en el adiestramiento tradicional ¿Por qué no darle una oportunidad?. La forma en que está confeccionada hace que se ajuste perfectamente a la figura del perro, por lo que no hay inconveniente en llevarlo por largos períodos de tiempo. La mayor preocupación podría ser el calor durante los meses de verano, pero se trata de una mezcla de spandex, poliester y algodón bastante fina, así que en teoría no tendría que ocasionar demasiadas molestias en ese sentido. Llegados a este punto hay que tener las cosas muy claras. La magia no existe, no podemos esperar que un simple trozo de tela elástica bien moldeada solucione instantáneamente todos los problemas de nuestra mascota, de la misma forma que una droga que la deja fuera de combate sólo nos vale por unas horas y las soluciones "tradicionales" que lo único que hacen es agravarlos aún más. Aunque algunos distribuidores así lo anuncien, no hablamos de una solución en sí misma sino una buena herramienta que nos permitirá llegar a la solución de manera más sencilla. Por tanto, ese efecto antiansiedad, esa seguridad extra que siente nuestra mascota cuando lleva este invento puesto nos dará una base más sólida sobre la que trabajaremos después para solucionar el problema, que en este caso sería cualquier tipo de trastorno relacionado con el estrésy la ansiedad: Miedos en general: ruidos, otros perros, personas, bicicletas, viajes en coche, etc Trastorno de ansiedad por separación Estados de excitación, hiperactividad, nerviosismo Estados de estrés general En algunos casos también se vende Thundershirt como una "solución" para los casos de agresividad, cosa que no es cierta o al menos, no del todo. Al igual que el resto de trastornos que tienen su origen en el miedo, el estrés o la ansiedad, efectivamente este invento sería una ayuda en casos de agresividad (más bien reactividad) por miedo o por hipermotivación, en los que disminuir el nivel de ansiedad será efectivo, pero de resto lo que tendremos es una mascota agresiva y con camiseta (si es que llegamos a ponérsela). Una vez hemos expuesto la teoría y dejado las cosas claras (a ver si me gano la comisión o no... digo.... ), vamos con la parte práctica: La gran pregunta que está en el aire desde que empecé a escribir esto es ¿Esa cosa funciona? La respuesta a esa pregunta es complicada y llevo muy poco tiempo probando el invento, además de contar sólo con unas pocas mascotas "de prueba" para esta experiencia. Pero si tuviera que emitir un juicio ahora y por las pruebas que he tenido la oportunidad de realizar la respuesta sería, sin ninguna duda, Sí. Dependerá de cada perro y el nivel de estrés que esté manejando en ese momento, pero el efecto "apaciguador" se nota en muy poco tiempo. En mi caso, por suerte para ambos y por desgracia para el experimento, Kira es sobradamente tranquila, así que después de un rato con ella puesta y dicho de manera clara, estaba como si se hubiera fumado un porro, así que o el señor Grandin dio en el clavo o voy a tener que hablar seriamente con ella porque yo también quiero :lol:. No obstante, como ya he dicho, la verdadera prueba será a largo plazo y con casos mucho más complicados. Lamentablemente no ha sido una compra por el mero placer de experimentar Tampoco ha sido algo casual, ni mucho menos al azar. Hace tiempo que vengo comprobando los resultados de teorías similares basadas en la presión y la ansiedad, aunque más bien centradas en aumentar el área de aplicación para reducir los efectos negativos, no en tratar de ejercerla de forma uniforme para conseguir efectos positivos. A lo que viene todo esto es que son chorradas, sí, pero son inocuas, simples y verdaderamente funcionan. No es necesario ser un profesional para aplicarlas y pueden servir de mucha ayuda. El resto de conclusiones irán llegando después, según vaya teniendo más experiencia con la camiseta. Lo mismo al final acabo poniéndome yo una y todo Prueba de seguimiento 1: Antes de empezar Alaska Malamute de 6 años, mala socialización, sometida a estrés constante y baja actividad. Muestra claros signos de ansiedad y es reticente a ser "manipulada" 1 Semana después Clara mejora general, llegando a compartir el espacio con personas y gatos sin problema e incluso a incitar el juego. 2 Semanas depués http://roaming-initiative.com/mediagoblin/mgoblin_media/media_entries/828/Kira-ron.medium.webm
  7. Lo siento, pero conforme me adentro en los entresijos del mundo de la educación canina parece que más malos ejemplos me encuentro y, tras ellos, mucha gente que por ignorancia, a veces por puro ego y otras simplemente maldad, tratan a sus mascotas como si fueran sacos de boxeo y no como lo que son. Eso es algo que personalmente me saca de mis casillas y ya que no puedo cambiar la mente de todas esas personas, al menos toca intentar hacer llegar el mensaje a todos los que pueda y así poner mi grano de arena para hacer que poco a poco avancemos en lo que a educación canina se refiere. Y es que hoy trataremos un tema que a los seres humanos nos encanta, pero curiosamente sólo nos gusta cuando somos nosotros los que lo infligimos. En esta ocasión toca CASTIGO Les dejo para empezar la versión resumida. Así el que no quiera leer tanto texto no se irá sin escuchar el mensaje y luego seguiré con un texto un poco más duro de lo habitual, pero es que me está costando dejar la subjetividad a un lado para centrarme en lo que quiero decir. Es verdaderamente curioso cómo viviendo en la era de la información, de los avances tecnológicos, de la globalización, sigamos manteniendo vivos los mismos tópicos, los mitos y las tradiciones absurdas de toda la vida. Y no sólo curioso es que los tópicos se mantengan sino que llegamos a crear algunos nuevos sólo para desechar los avances y seguir aferrándonos a "lo que se ha hecho/dicho siempre". Aquí llegamos a lo que se ha convertido en una moda para los fervientes defensores de los métodos punitivos y es algo que usan casi como su segundo comodín, pues el primero sería la dominancia y de ese ya hemos hablado largo y tendido. Supongo que habrán escuchado a alguien decir alguna vez que somos unos inconscientes porque "humanizamos a los perros". Esta inocente frase, que en un principio se utilizaba para hacer notar que no debemos tratar a nuestras mascotas como niños, pues no tienen las mismas necesidades y tampoco entienden las cosas como nosotros, se ha convertido en la excusa perfecta para maltratar física y psicológicamente a nuestras mascotas porque, como no son humanos y no los podemos tratar como tal, los tratamos, nunca mejor dicho, como perros. Irónicamente, tras esa "no humanización" de los perros viene el castigo, una de las formas favoritas de """educación""" utilizadas en exclusiva por los seres humanos. Como ya dije en una ocasión, es muy humano disfrutar aplicando un castigo, una droga que nos impulsa a tratar mal a los demás, nos hace sentir poderosos, no permite descargar nuestras frustraciones, hace subir nuestra autoestima... y que muy rara vez produce los resultados esperados. Pero a pesar de que sabemos que es así, seguimos erre que erre aplicando castigos y olvidándonos de lo más importante, la educación. Y ya si hablamos de las últimas tendencias, del "sé líder y domina a tu perro", apaga y vámonos Lo cierto es, y no se sorprendan por lo que voy a decir, que es IMPOSIBLE imponer o aplicar un castigo correctamente. Podemos intentarlo un millón de veces y nunca conseguiremos hacerlo bien. ¿Por qué no es posible aplicar correctamente un castigo? En primer lugar para que un castigo sea efectivo como tal debe ser inmediato, tiene que llevarse a cabo en el preciso instante que sucede la acción que queremos "corregir", no antes, ni después. De lo contrario el individuo no podrá relacionar directamente la acción con las consecuencias de la misma. Todo castigo debe ser justo, las consecuencias son directamente proporcionales a la acción a corregir. Si nos extralimitamos o nos reprimimos, no estaremos aplicando un castigo adecuado y es extremadamente difícil acertar en este sentido. El castigo debe ser consecuente, no vale con castigar una única acción. Hay que intervenir todas y cada una de las veces que se produzca el comportamiento indeseado. Algo verdaderamente complicado a menos que seamos omnipresentes. ¿Somos capaces de cumplir estos tres simples requisitos?¿Podemos estar siempre presentes para aplicar el correctivo correcto en el momento justo todas las veces que ocurre lo que queremos corregir? Como ya he dicho la respuesta es simple. NO Sin embargo lo hacemos, llegando a casos extremos en los que la obsesión por corregir lo que no queremos (Menudo ego desmedido el nuestro) nos pasamos todo el tiempo esperando a que el perro haga algo mal para castigarlo, llegando incluso a incitarlo si hace falta. Y se ven mucho dueños así, gente que va por la calle con un "Shhh, shhh, shhh" en la boca todo el tiempo que parece se van a desinflar, los típicos "No, no, no" acompañados de manotazos y patadas que salen por la tele, las escenas con gritos y reprimendas sin sentido en las que el perro no entiende una p** a mierda (con perdón) pero tras las cuales los dueños parecen quedarse muy a gusto. ¿Qué conseguimos con todo esto? Debemos entender que los castigos se basan en el miedo, el dolor y la evitación a estos. Se trata de inhibir una acción o comportamiento, de conseguir que el individuo al que aplicamos el correctivo tenga tanto miedo a las consecuencias que no lo haga. Eso no es enseñar, no estamos transmitiendo ningún conocimiento, no creamos nuevos patrones de comportamiento, simplemente estamos poniendo un límite artificial, un mal parche. En cuanto el castigo o la fuente de este desaparezcan o sean inferiores al estímulo que provoca el comportamiento indeseado, lo más probable es que éste vuelva a suceder igual o, probablemente, peor que antes. En este sentido debemos saber que un castigo mal aplicado (Todos) pueden ser un refuerzo para la acción que queremos corregir. Un ejemplo claro de esto son los casos en los que se trata de modo agresivo los casos de agresividad. ¿Qué conseguimos castigamos de manera contundente con un perro que se muestra agresivo? Pues que nos ataque, que es justo lo que queremos evitar. Y en ocasiones posteriores el perro será aún más agresivo porque anticipará nuestro ataque, entonces el castigo será más fuerte y será el cuento de nunca acabar. Este mismo ejemplo se ve con perros que no paran de ladrar. En este caso el perro ladra, el dueño le grita para que se calle, entonces el perro ladra más y el dueño grita más y no hay quien rompa ese círculo vicioso. Otra cuestión importante es que los perros, al no poder asociar el castigo a la acción que lo desencadena se centran en el único elemento común a todos ellos, TÚ. El dueño está presente en todos los castigos Por tanto, si el dueño no está no hay castigo y como no hay castigo no hay razón para portarse "bien" Y sí, si en alguna ocasión hemos pensado que parece que nuestro perro espera que nos demos la vuelta para hacer algo malo, es que efectivamente es así. Pero hay que puntualizar una cosa, el perro no está haciendo algo malo, porque en ningún momento le hemos enseñado, sólo castigado. Él no sabe que eso es malo, sólo que si nosotros estamos delante corre el riesgo de ser castigado ¿Por qué? Ni la más remota idea, pero por si acaso mejor no hace nada cuando lo miras. Esto último que he mencionado es un punto clave. De la misma manera que el perro es reacio e efectuar según qué comportamientos por miedo al castigo, este miedo también estará presente cuando tratemos de enseñarle (enseñar de verdad) algo nuevo. Por que no sabe qué le puede reportar ese nuevo comportamiento y, en caso de duda, mejor no arriesgarse a ser castigado de nuevo. Esta reticencia totalmente justificada a aprender cosas nuevas, por desgracia, posiblemente acabe con más castigos. Esto puede agravarse tanto que el perro llega a inhibir las conductas más propias de un perro incluyendo sus protocolos de comunicación, deteriorando las interacciones de éste con los humanos y con otros perros, derivando en miedo y ansiedad y esto es algo que puede volverse muy peligroso. Un ejemplo, basado en una experiencia reciente que tuve con una "experta" está relacionada con el gruñido. El gruñido es una valiosa herramienta de comunicación, puede tener múltiple significados y, aunque seamos tan ingenuos de pensar lo contrario, resuelve de manera pacífica muchísimos conflictos entre ellos ¿Para qué matarnos cuando basta un simple gruñido?. Pues bien, el caso va sobre un perro gruñón. Por supuesto, en lugar de intentar averiguar el por qué de ese comportamiento se recurrió al castigo para evitarlo. Tras un buen número de golpes correctivos (doy fe que con saña) se consiguió, efectivamente, inhibir este comportamiento. ¡Muy bien!¡Felicidades! hemos "enseñado" al perro a no gruñir. ¿Cual es el problema? En esta situación tenemos un estímulo, lo que tanto molestaba al perro (fuera lo que fuera), al que le seguía el gruñido (protocolo de comunicación /aviso) y la acción final resultante en caso de que el aviso no fuera suficiente, que es ni más ni menos que pasar al ataque. Con los castigos esta secuencia fue modificada, después del estímulo ya no hay protocolo de comunicación, así que, tras el estímulo desencadenante, tendremos un ataque directo sin ningún aviso. A base de golpes hemos corregido una conducta en principio inocua para convertir un perro gruñón en un peligro en potencia. Repito ¡Felicidades!¡Muy buen trabajo! Ahora toca un castigo aún peor para corregir este efecto secundario que no sabemos por qué se habrá producido ¿No es así? Así mismo, se crean asociaciones que pueden ir más allá, involucrando elementos del entorno, situaciones concretas, individuos... Llegando incluso a convertirse en algo generalizado: Y ahora mismo acabas de pensar en algún perro que conoces o viste alguna vez que muy probablemente pensaba así ¿O me equivoco? Por no mencionar lo más evidente que es que el castigo deja secuelas tanto físicas como psicológicas y en caso de excedernos podemos poner en grave riesgo la salud de nuestro perro. Aquí debemos hacer hincapié en uno de los mitos clásicos del mundo canino: "Mi perro sabe cuando ha hecho algo mal" ¿Cuántas veces hemos lo hemos oído o pensado?¿Qué hay de cierto en esto? Es una situación común. Llegamos a casa, nos acercamos al perro y notamos un comportamiento extraño en él, está esquivo, no se deja tocar, sale corriendo a esconderse, se va a "su sitio" sin decirle nada... e inmediatamente tenemos una revelación. A partir de ahí surgen las teorías, que mayormente apuntan a que el perro "sabe" perfectamente que ha hecho algo malo y él mismo se "castiga", tiene remordimientos, se arrepiente... Tras haber leído los párrafos anteriores tenemos muy claro que los perros NO entienden los castigos y, por tanto, estas afirmaciones no son posibles. Pero entonces ¿Por qué se comporta así mi perro? La respuesta a esto, lejos de ser tan prometedora como lo que argumenta el mito, es bastante desalentadora. El perro, efectivamente, hizo algo que nuestros cánones humanos consideran "malo". Él no entiende que eso está mal, por eso lo ha hecho sin más. Sin embargo, hay una cosa que sí entiende y ya la hemos dicho antes. Tú eres el elemento de castigo. El perro puede haber perpetrado su concienzudo acto de maldad hace horas, sin embargo sólo se ha sentido "culpable" cuando has llegado donde estaba él. Esto sólo nos demuestra una cosa y es que el perro tiene auténtico terror de lo que su dueño puede llegar a hacerle y sólo con vernos ejecuta una serie de maniobras desesperadas para apaciguar nuestra ira. ¿De verdad ésta es la forma en que queremos educar a nuestro perro?¿Rompiendo deliberadamente el vínculo afectivo que nos une a nuestro mejor amigo?¿Convirtiéndonos en su peor pesadilla? En esta ocasión no va a haber ningún consejo, ninguna conclusión. Si he escrito este tema es para reflexionar, para que cada uno llegue a la conclusión por sí mismo. Nuestros perros se desviven por nosotros ¿De verdad los estamos tratando como se merecen?
  8. Si hay algo a lo que somos adictos, especialmente los hispanohablantes es a las celebraciones, prácticamente todos los días del año celebramos algo y y todas esas celebraciones viene acompañadas de excesos, locuras y un enorme alboroto. Para nosotros, puede suponer una oportunidad única para desinhibirse, para hacer el vago, para salir... pero para nuestros amigos de 4 patas, especialmente para aquellos que sufren de Ligirofobia (miedo a los ruidos fuertes), aunque comunmente se hable de Acustofobia (miedo a los ruidos), lo que engloba las explosiones de los fuegos artificiales, los claxons de los coches, gritos de la gente, etc, pueden suponer una verdadera tortura. Es un mal que afecta a muchísimos perros y que en la mayoría de los casos no se intenta remediar o se hace de muy malas maneras, con lo cual el pronóstico va agravándose más y más hasta pasar de un pequeño susto a una situación verdaderamente peligrosa para la salud de nuestra mascota. Un tratamiento adecuado para la Fobia a los ruidos fuertes comienza por la desensibilización progresiva, que no es otra cosa que hacer que el perro se enfrente a aquello que teme en un entorno seguro y controlado empezando por dosis muy pequeñas en intensidad y duración y conforme el perro vaya cogiendo confianza podremos aumentar el nivel subiendo poco a poco la intensidad y aumentando la duración. En este caso concreto, ya que no podemos disponer de fuegos artificiales con volumen regulable , recurriremos a grabaciones que podemos encontrar en multitud de sitios en la red o incluso CDs recopilatorios de sonidos de todo tipo. Importante: Sesiones cortas, frecuentes pero espaciadas. El perro tiene que contar con tiempo suficiente para asimilar la terapia, recuperarse del estrés al que lo hemos sometido (Sí, no es otra cosa) y estar descansado y sereno para poder continuar. No sirve de nada torturarlo con ruidos durante horas en un sólo día, lo único que conseguiríamos es desquiciarlo aún más. Otra parte viene de mano del contracondicionamiento, que dicho de forma simple es tratar de convertir ese estímulo aversivo en algo positivo para nuestro perro. OJO: Esto no implica que cada vez que suene un ruido vayamos corriendo a "consolar" al perro, esto es un error muy común y produce un efecto totalmente contrario a lo que queremos conseguir, porque nosotros somos una referencia para nuestro perro. Si al oír el ruido empezamos a actuar de manera anormal (nos alteramos y/o vamos corriendo hacia él) le estamos confirmando que, efectivamente, algo muy malo está ocurriendo y eso lo rematamos al "consolarlo", porque con eso no lo estamos tranquilizando sino reforzando ese estado de miedo. En pocas palabras, el mensaje que le transmitimos al perro es: El perro nos tomará como referencia, así que a nosotros, un simple ruido nos da igual, no puede hacernos daño, no cambia nuestro estado de ánimo en absoluto. Pero...mira qué casualidad, cada vez que un ruido suena me entran ganas de hacer algo divertido, se me cae comida al suelo, tiro la pelota... El ruido no desencadena algo malo, sino divertido. En este punto también tenemos que ser realistas, de la misma forma que podemos y debemos tratar esta fobia que afecta a nuestra mascota, quedan apenas unas horas para que empiecen los problemas y la "magia navideña" sólo se da en las películas. A estas alturas lo más que podemos es prepararnos para tratar de minimizar los efectos y paliar los síntomas de la mejor manera posible. Empezaremos por ser conscientes del problema que tiene nuestro perro y del día que es hoy. Bajo ningún concepto pasearemos con él por la calle en los momentos más críticos de la celebración. Elegiremos los momentos de más calma para el paseo y antes de que empiece la fiesta, habilitaremos nuestro hogar para nuestro perro, cerrando puertas y ventanas para minimizar el ruido y evitar posibles escapes si el perro entra en pánico. Cuando el perro empiece a sentir miedo buscará un "refugio" donde sentirse seguro, cobijado, a salvo. Si sabemos de antemano cuál es su refugio habitual podemos intentar hacerlo más confortable, poner cerca su comedero, algo donde pueda echarse cómodamente... Si por el contrario sale huyendo y se mete en cualquier lugar al azar, no debemos intervenir, no intentaremos sacarlo de ahí (Salvo que el lugar elegido suponga un gran peligro para él y que no quede otra opción), como ya dijimos antes NO vamos a ir a consolarlo. Estaremos a su lado, tranquilos y con actitud positiva. Podemos intentar "disimular" un poco los ruidos con otros que le resulten más familiares, el sonido de la televisión, la radio... Eso sí, sin pasarse, no queremos asustarlo aún más. Los remedios farmacológicos, aunque usuales, no son recomendables sin la estricta supervisión de un veterinario. Además de los posibles efectos secundario y el peligro de no acertar con la dosis adecuada, se comercializan diversos productos que dicen ayudar al perro a relajarse en este tipo de situaciones y aunque tras su administración el perro parecerá que acaba de fumar hierba, esta aparente relajación es puramente física, no mental, con lo cual experimentará el miedo de la misma manera pero encima el perro se sentirá débil, tendrá dificultad para moverse, se verá "indefenso". Con lo cual el trauma se agravará enormemente. Otros métodos más naturales incluyen feromonas o la conocida Flor de Batch, cuya esencia ayudará a mantener una atmósfera más agradable y tranquila para nuestra mascotas. Otras herramientas que dan buenos resultados y que no sólo sirven para los momentos claves sino como apoyo durante la terapia son las ThunderShirts o ThunderClothes. Estos chalecos de cuerpo entero ejerce una presión uniforme en todo el cuerpo del perro, lo que es percibido por el perro como una protección, algo que lo cobija, lo que se traduce en relajación, seguridad en sí mismo y una mayor predisposición a la hora de enfrentar sus temores. Evidentemente, hablamos de artículos más caros y que pueden resultar difíciles de encontrar. Tampoco debemos dejar todo el trabajo al chaleco en vista de lo bien que funciona según se lo ponemos. El problema debe ser tratado de la misma manera, no hay que olvidar que se trata de una herramienta, una ayuda, que por muy efectiva que sea no es una solución en sí misma. Por tanto, lo más importante es nuestro propio estado de ánimo, la prevención, la concienciación (Aunque por muchas campañas que se hagan seguirá haciéndose ruido durante las celebraciones ) y sobre todo, no dejar pasar el problema y que nos pille la próxima fiesta. Si nuestra mascota sufre de fobia a los ruidos fuertes, uno de nuestros propósitos más importantes para este nuevo año será tratar de ayudarle a superarlo. Sin más, espero que celebren este 2014 sin mucho ruido y que se diviertan tanto ustedes como sus mejores amigos
  9. Las plataformas de corwfunding se han convertido en los últimos años la manera ideal de poner en marcha ambiciosos proyectos y lanzar al mercado productos al mercado increíblemente innovadores. En esta ocasión, unos investigadores amantes de los perros han querido ir más allá en el ámbito de la comunicación entre nosotros y nuestros mejores amigos y han creado "No more woof", un avanzado sistema de comunicación que sería capaz de interpretar en tiempo real lo que pasa por la cabeza de nuestro perro y traducirlo al lenguaje humano. Este proyecto utiliza una interfaz BCI (brain-computer interface) para detectar (a modo de encefalograma), analizar y traducir las ondas cerebrales de los perros de manera que nosotros, con nuestras limitadas capacidades comunicativas, podemos llegar a entender lo que nos quieren decir. Mediante el estudio exhaustivos de estas señales y las equivalentes conductas y emociones producidas en los perros que forman parte del equipo, han podido calibrar No More woof para poder reconocer y traducir un gran número de patrones cerebrales caninos y poder así asignarles un comando de voz equivalente en nuestro idioma. Uno de los problemas iniciales de "No More Woof" era la enorme capacidad de datos a procesar y la necesidad de tener al perro constantemente conectado a un Ordenador para poder interpretar toda esa información. Sin embargo, el actual prototipo, cuya campaña de financiación ya ha recaudado todo lo que necesitaban en Indiegogo y aún tiene 50 días por delante para seguir recibiendo apoyos, cuenta con un pequeño equipo que es capaz de llevar a cabo esta titánica tarea sin problemas y que no es otro que la archiconocida Raspberry Pi http://www.youtube.com/watch?v=CweAeshjObA http://www.indiegogo.com/projects/no-more-woof
  10. ¡Tú te callas que el post no va contigo! ¿Será posible? Bien, resuelto el problema vamos a lo que íbamos No tiene nada que ver con lo que habitualmente posteamos, pero me ha hecho gracia. Es una de esas cosas que alguien leyó, que otro había puesto, que comentó lo que un día vio.... en fin, esas cosas que nos llegan pero "a saber de dónde vienen" Vamos a leer el testimonio de un pobre propietario de un perro que comparte con nosotros su frustración:
×
×
  • Crear Nuevo...